Extrema preocupación en la ONU por crisis de Nicaragua

Alberto Brunori, representante de la ONU para América Central y República Dominicana. Foto: Cortesía

Con las violaciones a los derechos humanos, el Gobierno “se está metiendo a un callejón que los nicaragüenses no merecen”, valora Alberto Brunori, funcionario de la ONU

Por Elmer Rivas (Confidencial)

HAVANA TIMES – La crisis de derechos humanos de Nicaragua es de “envergadura”, y por esa razón existe un fuerte “consenso internacional de que la situación es extremadamente preocupante previo a las elecciones” afirma Alberto Brunori, Representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos para América Central y República Dominicana (OACNUDH). 

“En los años que tengo en Naciones Unidas, no sé de una precandidata y tres precandidatos detenidos en el período de ocho días, a cinco meses de las elecciones. Representa un grave ataque y sobre todo un desentendimiento de lo que han sido las recomendaciones de la Alta Comisionada de la ONU y de toda la comunidad internacional”, asegura. 

Brunori ve con suspicacia el proceso de investigación emprendido por el Ministerio Público de Nicaragua en contra de los cuatro precandidatos presidenciales opositores que han sido encarcelados arbitrariamente, en “un mecanismo de criminalización” para evitar que se inscriban oficialmente como candidatos en la contienda electoral. 

Frente a esta escalada represiva y agudización de las violaciones a los derechos humanos, Brunori afirma que el Gobierno de Daniel Ortega “se está metiendo a un callejón que los nicaragüenses no merecen” en un año electoral sin condiciones.

En respuesta a la crisis de derechos humanos de Nicaragua, Brunori espera que los informes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas ayuden a la resolución de la crisis. “Creo que la comunidad internacional está alineada detrás de la resolución del Consejo de Derechos Humanos. El consenso ayuda a incrementar la presión internacional”

¿Cuál es la evaluación que tiene la oficina del Alto Comisionado de la ONU sobre este recrudecimiento represivo en contra de las libertades y los derechos humanos en Nicaragua

La situación nos parece de extrema preocupación. Tanto la Alta Comisionada como la oficina regional en Panamá hemos tenido que salir varias veces públicamente para hacer llamados a reconsiderar varias de las acciones que se han tomado. 

En este momento se encuentran arrestados cuatro precandidatos presidenciales, también otras figuras de la oposición, y más de 120 reos de conciencia que llevan meses, incluso años en prisión. ¿Ha pasado algo parecido en la historia reciente de la región de flagrantes violaciones a los derechos humanos, civiles y políticos? 

A nosotros de Derechos Humanos no nos gusta mucho las comparaciones de países porque cada país tiene su contexto, su historia, y es difícil comparar tendencias. Pero sí le puedo decir que la situación en Nicaragua nos preocupa evidentemente demasiado, en el sentido que un país de seis millones y medio de habitantes que en 2018 ha tenido 300 muertos, dos mil heridos, alrededor de cien mil personas que han pedido asilo en países extranjeros son cantidades grandes para un país así. La situación evidentemente es de envergadura en temas de violaciones a los derechos humanos. 

Yo no conozco, por lo menos en los años que tengo en Naciones Unidas, de una precandidata  y tres precandidatos detenidos en el período de ocho días a cinco meses de las elecciones. Honestamente yo no lo había escuchado. Sí representa un grave ataque y sobre todo un desentendimiento de lo que han sido las recomendaciones de la Alta Comisionada y de toda la comunidad internacional…

Hay un consenso internacional de que la situación es extremadamente preocupante y en vista a las elecciones, los llamados son múltiples, para que se reconsidere el actuar. 

En dos semanas el Ministerio Público ha entrevistado a decenas de periodistas y ciudadanos bajo una investigación de presunto lavado de dinero de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, y también ha girado órdenes de prisión preventiva contra opositores; ¿Cómo valoran ustedes el trabajo del Ministerio Público de Nicaragua? 

Ciertamente llama la atención que la Fundación es reconocida tanto a nivel nacional como internacional por este rol que ha jugado de defender la libertad de expresión. Entonces llama la atención que a pocos meses de las elecciones cuando además ya cesó sus actividades se abran expedientes por asociación ilícita. 

Y por el otro lado, los tres precandidatos que con comunicados policíacos que parecen hechos de copias de uno del otro, y que introducen el tema del terrorismo y del ataque a la independencia con la ley de la autoderminación de los países… Creemos que estos casos a pocos meses de las elecciones generan suspicacia.

Francamente, por eso nosotros hemos pedido su liberación. Todo pareciera ser un mecanismo de criminalización para evitar que se puedan inscribir porque entendemos que tienen al 28 de julio para poderse inscribir. Y además con la reforma del código penal que extendió la presentación (de los detenidos) ante el juez, y extendió el período de investigación, prácticamente hay 90 días en los cuales se puede no avanzar y no pasa absolutamente nada, mientras las personas están detenidas y encima se le prohíbe tener acceso a los cargos públicos.

¿Se puede ir a elecciones bajo estas condiciones represivas que ustedes mismos han documentado?

Nosotros observamos derechos. En condiciones así nosotros estamos detectando bastantes violaciones a los derechos humanos… Yo creo que hay un consenso en la comunidad internacional de que si sigue este rumbo es muy difícil llegar a elecciones creíbles, transparentes a como ha llamado la Alta Comisionada.

De acuerdo a lo que leo y veo las declaraciones internacionales, se están metiendo (el Gobierno) a un callejón que estoy seguro que los nicaragüenses no merecen.

Entonces necesita realmente un cambio de política, una apertura a las elecciones, y ni OACNUDH, ni las Naciones Unidas se mete en temas políticos, pero sí en garantizar que haya condiciones mínimas para que las elecciones puedan satisfacer si no es a todos, a la mayoría de la población. 

Cuando la oficina de los Derechos Humanos de la ONU presenta un informe sobre la crisis de Nicaragua, los ciudadanos esperan alguna respuesta internacional a la crisis nacional. ¿Qué puede hacer el Consejo de Derechos Humanos de la ONU por Nicaragua?

La ONU hace lo que los Estados miembros logran en términos de acuerdos. Yo creo que sobre Nicaragua ha habido un consenso bastante amplio y ha solicitado el Consejo recientemente a la Oficina y a la Alta Comisionada que mantenga una atención permanente y atenta a la situación de Nicaragua, tanto así que habrá un informe oral en pocos días, después otro en septiembre, y después habrá un informe más completo en febrero. 

Por ende la comunidad internacional está atenta y a través de estas resoluciones incrementan la presión. Cabe mencionar que el comunicado de la Unión Europea es bastante duro, si no hay cambios, incluso se van a considerar medidas más drásticas. Hemos visto que otros países han anunciado medidas drásticas en ese sentido.

Creo que la comunidad internacional está alineada atrás de la resolución del consejo y vamos a ver cuáles son los siguientes pasos. Milagros no hace el Consejo de Derechos Humanos pero ciertamente el consenso de la comunidad internacional ayuda a incrementar la presión internacional, y creo que eso es positivo para Nicaragua y su gente.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *