Estar más cerca del cielo

Dariela Aquique

Marvin Rodríguez Torres

HAVANA TIMES — El Pico Turquino es la más grande altura montañosa, situado en el centro de la Sierra Maestra, la mayor cordillera de Cuba. Allí se encuentran las montañas más altas del país,  los Picos: Real con 1974 m, el pico Cuba con 1872 m y el Suecia con 1734 m.

Los primeros reportes de visitas a su cumbre se remontan a 1915 como curiosidad, aparece como “Tarquino” en un mapa elaborado por el geógrafo flamenco Gerardo Kramer a finales del Siglo XVI.

Mi entrevistado Marvin Rodríguez Torres, un joven fotógrafo de formación empírica, amante de la aventura, acaba de vivir la maravillosa experiencia de escalar al punto más alto de la isla. Sus fotos y puntos de vista conformarán esta interview.

HT: Se dice que subir al Turquino es un episodio titánico, para llegar a él es necesario subir y bajar, a veces por abruptos terrenos, otras por senderos que facilitan el paso. ¿Qué te movió a esta escalada, la afición al senderismo, encontrar un bello escenario para hacer fotos o alguna otra razón?

Campismo La Mula

Marvin Rodríguez: Bueno esta es la quinta vez que escalo el Pico. Yo hace más de cinco años vengo haciendo senderismo periódicamente; había ido a la Gran Piedra,   a los Manolitos. Y la primera vez que decidí subir al Turquino, fue una experiencia muy extenuante, pero lo bastante tentadora como para que lo intentara cuatro meses después. La tercera vez tuvo más carácter de excursión, acampé en el Pico Cuba. La cuarta vez fue con unos amigos argentinos que querían conocer la Sierra Maestra y esta última y quinta vez, ha sido igual con otros amigos brasileños, amantes del senderismo como yo. Así que hacer senderismo es la motivación principal para repetir una y otra vez la experiencia, alcanzar las alturas me hace sentir más cerca del cielo.

HT: Hay dos accesos típicos para escalarlo, uno desde territorio de la provincia de Santiago de Cuba y otro, menos engorroso, desde la provincia Granma. ¿Cuál tomaron tú y tus amigos?

Escalada Anterior.

MR: Las cinco ocasiones que he subido ha sido por Uvero, la senda desde Santiago, realmente la ruta de Granma es menos agreste, pero el objetivo es afrontar las adversidades de la escalada. Creo que el camino por Santiago es más interesante, imagínate que desde que vas por la carretera hasta que llegas al sitio del que empiezas a ascender, ya la travesía es adrenalina pura, el mal estado de una carretera muy peligrosa, por toda la costa, con farallones al borde del mar. También hay mejores vistas, lindas playas. Definitivamente la vía de Santiago es fascinante, una vez que llegas y has subido un promedio de 3000 o 4000 escalones, te parece una práctica de deporte extremo.

HT: ¿Piensas que la paisajística del lugar es un buen motivador para hacer fotos?

MR: Creo que la paisajística es lo que menos interesa, realmente todo es un sendero, el paisaje se torna monótono, con una vegetación de sitios muy fríos, como los helechos. En realidad las fotos que puedes hacer allí son del grupo, del esfuerzo, fotos documentales.

El Sendero

Quizás tienes suerte de enfocar un ave endémica, que no es común verlas. Creo que la paisajística del Turquino no tiene los encantos de Soroa o de Viñales, por ejemplo. No son las imágenes tomadas allí con las que haría mi obra como fotógrafo. Además, el clima no es recomendable para la cámara; ellas sufren la condensación,  hay demasiada humedad.

HT: Cuentan que muchos de los que intentan esta subida, quedan a mitad de camino, abortando la peripecia. ¿Crees que subir al Pico, puede ser una prueba de demostración de aptitudes o capacidades físicas?

MR: Creo que es eso básicamente, mi primera vez, me resultó sumamente extenuante y me tomo 8 horas subir y bajar, y volví para hacer un mejor tiempo, era como una prueba de aptitudes corporales para mí. Realmente la escalada demanda un gran esfuerzo, es una prueba física y de voluntad. Esta vez de 27 habaneros que lo intentaron, solo llegaron 8.

Micro estación biológica

HT: Los alrededores del pináculo, muestran una impresionante naturaleza en la que según algunos apuntes, participa el 50% del endemismo florístico del país y consta de más de 600 especies animales entre aves, reptiles, anfibios o mamíferos, pero fundamentalmente de insectos. ¿Esta ascensión tuvo también móviles ecologistas para ti?

MR: Sí, para mí tuvo móviles ecologistas, el silencio, el contacto directo con la naturaleza, la ausencia de dcontaminación ambiental, la observación de la variedad floral y animal, que es menos variada en verdad que lo que dicen las notas de Ecured (Enciclopedia digital cubana), quizás en la senda por Granma se observe mejor la biodiversidad, pero por esta vía la perpetua humedad, la neblina y el agotamiento te impiden estar muy atento a esos detalles. Sí ves arañas, ciempiés, lagartos, cigarras, cucarachas, a medida que subes solo ves insectos y helechos.

HT: En cualquier parte del mundo, para aficionados al senderismo, escalar  a los puntos más altos de su país, es una experiencia sin grandes contratiempos, sin embargo subir al Pico Turquino, requiere de autorización, la presencia de un guía. Me hablas de esto, ¿a qué crees que se debe?

El brasileño en el Pico.

MR: Bueno es que parece que la pretensión es convertir al Pico en un destino turístico. Empecemos porque este es un viaje que no lo puedes hacer improvisadamente. Tienes que llegar a la base de campismo La mula, con reservación, para los cubanos el precio es 10 pesos MN por noche, para los turistas 10 pesos en CUC y vale aclarar que prestan escasos servicios. Allí tienes que dar tu identificación y cuando llegas a Las Cuevas, pagar la asistencia de un guía y el derecho a una comida (solo para los turistas), ellos pagan 20 CUC, y los nacionales 5 pesos MN.

El guía es uno solo para los diferentes grupos que suban y, por supuesto, no puede estar junto a todos, te dan colchones y un techo de guano y te dicen que si quieres pernoctar en la estación biológica del Pico Cuba (lo que no es más que una casa de madera vacía, sin ni siquiera envases de agua potable) debes de abonar 25 CUC más, por persona, o sea que el derecho a la escalada, el peaje es sumamente caro para turistas. Y no puede considerarse ni siquiera turismo ecológico, porque este tiene otras características y ofertas que aquí faltan.

HT: Este sitio está estrechamente vinculado con la historia de las luchas que librara el Ejército Rebelde en la Sierra Maestra. Por eso principalmente las subidas al Pico son dirigidas por instituciones y organizaciones estudiantiles, de militantes, etc., y no de forma espontánea por amigos o familias. ¿Consideras que el lugar, su acceso, ha sido un tanto politizado?

MR: Estoy seguro que es así, de hecho en mis cinco subidas, todos los grupos que he encontrado son Comités de Base de la UJC o extranjeros, nunca encontré grupos de amigos o familias. Siempre son escaladas en saludo a efemérides patrióticas o políticas. No lo he visto como iniciativas humanas, por gusto a la ecología, al senderismo, siempre he visto planificaciones, donde se pierde ese sentido de la espontaneidad, es algo impuesto y para estos eventos como son dirigidos, sí se pone en función de ellos logística, transportación, equipamiento. Es un compromiso político.

El Pico Turquino

HT: En lo alto del Turquino se encuentra un busto de José Martí que colocara, en 1953, Celia Sánchez. Es obra de la escultora Jilma Madera y en la base del monumento aparece la frase del Maestro: “Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos y sienten con entraña de nación o de humanidad”. ¿Qué sentiste ante el obelisco?

MR: Bueno vale la iniciativa de Celia, pero no sé, allá hay dos bustos uno de Martí, es quizás una alegoría del héroe nacional puesto literalmente en el punto más alto del país y vale, pero también hay un busto de Frank País que ni siquiera estuvo en la Sierra, tal vez estaría mejor encontrar una estatua de Antonio Núñez Jiménez, un explorador, un ecologista. Y en cuanto al texto nada, es como si a los indios se les hubiera ocurrido poner un pensamiento de Tagore en lo más alto del Himalaya.

Marvin es un aventurero, varias fueron las razones que lo llevaron a escalar el vértice más alto de la isla, de senderismo, de ecología, de reto, pero ninguna fue más fuerte que la que mueve a los aficionados a las alturas, estar solo más cerca del cielo.


2 thoughts on “Estar más cerca del cielo

  • el 12 mayo, 2012 a las 12:07 am
    Permalink

    No se aclara en la entrevista que la Sierra Maestra y zonas aledañas, al igual que la Reserva Natural de la Biosfera, en el occidente de la Isla, son zonas declaradas estratégicas por las instituciones militares cubanas, de ahí que se les considere “off limits”, o de acceso restringido para el público general.

  • el 9 mayo, 2012 a las 12:42 pm
    Permalink

    Para información de Marvin Rdguez: Durante la insurrección armada que dirigiera Fidel Castro, Frank País visitó el campamento rebelde en la Sierra Maestra. Era entonces Jefe Nacional de Accion y Sabotaje del M-26-7 y su coordinador en la zona oriental del país. Hay incluso una foto de ese hecho en la que País aparece junto a Fidel Castro. Nos puede o no gustar la idea de que exista un busto de País en la Sierra, pero de que estuvo, estuvo, y no precisamente para practicar el alpinismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *