En la “cyma” de la danza

Yusimí Rodríguez

Bailarina Valeria Alarcón Valderrama

HAVANA TIMES — Una de las compañías danzarias vistas durante el recién finalizado Festival de danza callejera “Ciudad en Movimiento”, fue Cyma, dirigida por Cyntia Moya. Tuve la oportunidad de verlos bailar en la Casa de Benito Juárez, el jueves 11 de abril. Al final del espectáculo, logré acercarme a ellos para conversar, de forma algo intermitente, mientras entraban y salían del camerino para cambiarse de ropas, y se tomaban fotos con al estatua de Benito Juárez.

HT: ¿Habían participado antes en “Ciudad en Movimiento”?

Cyntia: No. Este es nuestro primer viaje a Cuba, y de hecho el primero fuera de Chile como compañía, en los diez años que tiene de existencia.

Cuando vimos la convocatoria nos encantó la idea de llevar la danza a la calle, a los espacios públicos, fuera de los escenarios, sin cobrar. De hecho, en Chile no tenemos teatro. Ensayamos en un subterráneo y actuamos donde aparece, donde podemos; vamos a escuelas, parques. Adaptamos las coreografías a los espacios.  Cuando ocurrió el terremoto, salíamos a la calle con un linóleo, lo desenrollábamos y dábamos la función.

Este evento nos interesaba mucho, pero solo pudimos venir gracias a la Ilustre Municipalidad Curicó. Curicó significa aguas negras, en mapuche.  Tenemos que agradecer enormemente al Alcalde Don Javier Muñoz por creer en el trabajo de los artistas jóvenes, y gestionar el dinero de los pasajes para que pudiéramos venir.

Bailarines de la compañía interpretando “Al fin del mundo”

HT: ¿También les costean la estancia?

Cyntia: Lo más caro son los pasajes. La estancia podemos costearla con nuestros bolsillos. No nos quedamos en hoteles, sino en casas. Desde allá decidimos que queríamos dejar nuestro dinero al pueblo cubano, no a los hoteles. Hemos traído regalos para las personas también.

HT: Hábleme de esta coreografía. ¿Por qué se llama Al filo del mundo?

Cyntia: En realidad, hubo un error al escribir el título en el programa. Se llama Al fin del mundo. La titulamos así porque estamos justamente al fin del mapa. Fue una coreografía hecha justamente para este evento. Nos sentamos y lo discutimos en grupo. Decidimos que queríamos mostrar a los cubanos quiénes somos, y también los problemas que tenemos en Chile. Es una coreografía que habla de los desastres naturales que tenemos, pero también del machismo y la violencia de género que enfrentamos. Hay mucho feminicidio en Chile y queríamos también mostrar eso.

HT: ¿Qué les ha parecido Cuba hasta el momento?

Cyntia: Nos ha gustado mucho el país y la gente. Son muy amistosos, muy abiertos. Pero nos ha parecido un poco rara la policía.

Nuestro amigo Davel es cubano, hijo de un amigo de aquí casado con una chilena. Cuando supimos que íbamos a venir, lo llamé para que nos recogiera en el aeropuerto y nos orientara aquí. Va con nosotros a todas partes, nos guía, nos protege. Sin embargo, la policía lo ha parado ya tres veces y le han pedido su identificación.

Debo confesar que una de las cosas por la que esta compañía atrajo mi atención, es el hecho de que una de sus bailarinas, con bastante protagonismo dentro de la obra, es una joven mucho más robusta de lo que acostumbro a ver en compañías cubanas y extranjeras. Aquí en Cuba, las bailarinas son delgadas, atléticas, estilizadas. Tanto, que muchas personas me han preguntado en ocasiones si soy o he sido bailarina, por mi delgadez.

Toda la compañía, al centro, la directora Cyntia Moya.

Si una niña es gordita y le gusta el ballet o la danza, la familia le dice que debe bajar de peso, para que pueda ser bailarina. De hecho, tenemos una compañía llamada Danza Voluminosa, integrada por personas con más volumen corporal del que tienen los bailarines y bailarinas convencionales. El argumento que he escuchado sobre la casi reglamentaria delgadez de las bailarinas, es que para los varones es muy difícil cargarlas si no son delgadas. Sin embargo, esto no parece ser un problema en el caso de Valeria Alarcón Valderrama, joven de veinticinco años que baila desde los once.

HT: De hecho, se asombró cuando le pregunté ¿si el volumen de su cuerpo ha sido obstáculo en su carrera alguna vez?

Valeria: En lo absoluto. No sé si es obstáculo para quienes me ven, pero yo nunca he pensado en eso.

HT: ¿Nunca te han exigido bajar de peso para que los muchachos puedan cargarte?

Valeria: Nunca, y he bailado con otra compañía. Además viste como los muchachos me cargan.

Cyntia: En Chile hay una ley anti discriminación, que no permite que seas discriminado en la escuela, el trabajo o cualquier esfera, por el color de tu piel, tu sexo, tu religión, tu orientación sexual, si eres gorda, flaca. En este caso, lo importante es el talento y Valeria lo tiene. ¿Te diste cuenta de que es primera bailarina? Además, es coreógrafa y profesora. Esta coreografía, Al fin del mundo, fue creada por ella y Ariel Reyes Becerra, otro bailarín y coreógrafo de la compañía.

El único obstáculo que ha enfrentado Valeria hasta ahora para dedicarse a la danza, es su familia.

Valeria: No les gusta que sea bailarina, porque es una profesión que no deja dinero. No vives de ser bailarín en Chile. Estoy estudiando enfermería, en el quinto año.

Cyntia: Yo le digo que le entregue el título a la familia, para que sean felices, y se ponga a estudiar la carrera de danza.

HT: ¿Nadie gana dinero en Chile como bailarín? ¿De qué viven los bailarines y las bailarinas, entonces?

Directora Cyntia Moya con Davel, el amigo cubano que estuvo acompañándolos durante su estancia en Cuba.

Cyntia: Pues del amor a la danza. No sé de ningún bailarín o bailarina que tenga un salario por bailar. La gente da clases, tiene otro tipo de trabajos. Yo tengo una escuela de danza. Muchos de mis bailarines imparten clases allí, otros son estudiantes, algunos tienen otro tipo de empleo.

HT: ¿Qué significa Cyma, el nombre de la compañía?

Los bailarines me dicen que tiene que ver con el nombre de la directora Cyntia Moya.

Cyntia: También. Pero sobre todo con el significado de la palabra cima. Ese es nuestro propósito, llegar a lo más alto, a la cima de la danza.

HT: Una vez aquí, ¿qué piensa de Ciudad en Movimiento?

Cyntia: Me ha gustado tanto que he pedido el nombre prestado a los organizadores, para realizar uno similar en Chile, con compañías enteras danzando en la calle. Invitaríamos a compañías cubanas también. Creo que sería maravilloso.

HT: Antes de despedirse de mí, reitera su enorme agradecimiento a la Municipalidad de Curicó. 

Cyntia: No podemos dejar pasar la ocasión de volver a dar las gracias Don Javier Muñoz y a la Señora Julieta Maureira Lagos, quien es la Encargada de la Comisión de Cultura.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *