“En Cuba tu mente no puede avanzar…

…porque estás centrado en tu supervivencia”

La periodista Náyare Menoyo, realizadora del documental ‘Leonardo Padura, una historia escuálida y conmovedora’, con el que ganó el Premio Internacional de Periodismo Rey de España. (EFE/Zipi)

Náyare Menoyo ganó el Premio de Periodismo Rey de España con un documental sobre el escritor Leonardo Padura

Por Yaiza Santos (14ymedio)

HAVANA TIMES – Náyare Menoyo (Baracoa, 1995) realizó Leonardo Padura, una historia escuálida y conmovedora como proyecto de graduación de la Universidad de La Habana, donde estudió Periodismo. Lo hizo, cuenta a este diario, “sola, sola, solita”, con una cámara que le prestó su facultad y la ayuda de un camarógrafo amigo suyo, que hizo el trabajo gratis.

El documental, estrenado fuera de concurso en el Festival de Cine de La Habana en 2019, acaba de recibir uno de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España -el de Televisión- entre cuyos galardones está también el Don Quijote que ganó otro cubano, Carlos Manuel Álvarez, director de la revista independiente El Estornudo.

“Tiene el valor de ser una pieza de televisión presentada por la Facultad de Comunicación de La Habana en la que se dicen cosas que en Cuba no se pueden decir”, opinó el jurado en su fallo. “Es un trabajo con limitaciones que refleja una altura y elegancia notables”.

Sobre él y sus proyectos conversó con 14ymedio Menoyo, que vive en Madrid y arranca en otoño un master en la Universidad Complutense.

14ymedio: ¿Cómo se acercó a Padura para hacer el documental?

Náyare Menoyo: Yo conocí a Padura primero como escritor, porque empecé a leer sus libros, y cuanto más leía, más me gustaba. Luego, estudiando periodismo, a pesar de que es un escritor que tiene poca visibilidad dentro de los medios cubanos estatales, los profesores siempre lo ponían como ejemplo, no de buen escritor sino de un buen periodista, y recomendaban muchos de sus textos.

Padura no sale en la televisión. Si se anuncia que se va a transmitir alguna entrevista, el día que se va a transmitir finalmente no se pone, dicen que hubo fallas técnicas, el programa se perdió

Como a mitad de la carrera, hicimos una revista como proyecto final para una asignatura y para el número que presentamos, sobre la emigración, a mí se me ocurrió que podíamos entrevistar a Padura, porque por esos días estaba la película Regreso a Ítaca, de la cual es guionista. Ahí fue mi primer acercamiento personal.

Busqué en la base de datos de Etecsa y lo llamé. Le pedí disculpas por llamarlo a su casa pero es que yo no tenía otra manera de contactarlo. Él me respondió con una cubanía tremenda que no me preocupara, que no pasaba nada, que en su casa era donde trabajaba, donde recibía a la gente y que fuera para allá, que él me daba la entrevista.

De ahí, la carrera siguió y descubrí que a mí me gustaba mucho la televisión y dije: yo me voy a graduar con un documental y se lo voy a hacer a Padura. Porque este es el único momento que tengo para hacerle un documental a este escritor y decidir la mayor cantidad de cosas posibles de las que quiero decir. Yo sabía que en Cuba en otro momento, y menos cuando saliera de la universidad, que tenía que hacer el servicio social, no iba a poder.

También me daba mucha rabia que un escritor como él fuera tan poco simpático para un sector de las personas que dirigen la cultura cubana. A pesar de ser Padura Premio Nacional de Literatura, y a pesar de ser un escritor reconocido en el mundo entero, a la Feria del Libro no se llevan casi sus libros, no se programan presentaciones suyas y es casi imposible encontrar un libro suyo en las librerías. Padura no sale en la televisión. Si se anuncia que se va a transmitir alguna entrevista, el día que se va a transmitir finalmente no se pone, dicen que hubo fallas técnicas, el programa se perdió… Cincuenta mil historias. Ese era mi aporte: visibilizar su obra.

También quería, más que poner al escritor premiado, hacer un documental con un corte biográfico, acercarlo a esos lectores que lo conocen y que saben quién es pero que no tienen la posibilidad de verlo en ningún espacio.

Evidentemente no es un documental que ataca al Gobierno, no es un documental que habla directamente de nada político

P. Usted se quejó amargamente hace unos días de que ningún representante de la Embajada de Cuba estuvo presente en la ceremonia de entrega de los premios y que ningún medio oficial la ha buscado con motivo del galardón. Sin embargo, el documental no habla para nada de política y, si hay alguna referencia, es velada. ¿Qué explicación encuentra para que la oficialidad ignore el documental y el premio?

R. Qué le puedo decir. La tontería. La tozudez de algunas personas que dirigen Cuba y por eso hay cosas que están tan mal y es difícil que cambien. Evidentemente no es un documental que ataca al Gobierno, no es un documental que habla directamente de nada político. Las cosas que dice no es que yo las quisiera poner sutiles por ninguna razón, sino que salieron así. Mi objetivo no era hacer un memorándum político, sino un retrato personal de Leonardo Padura.

En la Facultad de Comunicación tienen un programa, que se transmite a través del Canal de La Habana, para publicar los trabajos de los estudiantes cuando se gradúan y que no se queden en el mero trabajo universitario, acompañado de una entrevista previa al realizador. A mí me hicieron la entrevista, comentamos el documental, súper bien todo, y se iba a transmitir coincidiendo con la noticia del premio. Anunciaron que se iba a poner, todo el mundo estaba esperando y no se puso el documental. ¿Alguien me llamó para explicarme por qué no se puso el documental? Nadie. ¿Se ha puesto el documental después de tres meses? No se ha puesto. Una amistad me avisó, sin ser la persona que tenía que llamarme, y me dijo que tenía fallas técnicas. Mentira, no tenía ninguna falla técnica, es censura pura y dura.

Ahora, con lo del premio, hay quien dice que puede ser porque estuviera primero Carlos Manuel Álvarez, que es un periodista súper talentoso pero “tiene un discurso enfrentado al régimen cubano”, pero eso también es una justificación, eso también es mentira. Porque cuando el documental tuvo una mención en el Festival de Trieste tampoco salió en ningún medio, tampoco nadie me llamó para hacerme una entrevista.

Una amistad me avisó, sin ser la persona que tenía que llamarme, y me dijo que tenía fallas técnicas. Mentira, no tenía ninguna falla técnica, es censura pura y dura

P. ¿Y cuál fue la reacción cuando se estrenó en el Festival de La Habana?

R. Supuestamente el documental se iba a poner una sola vez, no en concurso sino en la muestra, pero en el estreno la gente tuvo que sentarse en el suelo, hubo gente que se quedó afuera, y lo volvieron a poner. La segunda vez estuvo Padura y, lo mismo, la sala llena, llena. Al final terminamos haciendo tres proyecciones. Yo estuve muy contenta. De lo que esperaba cuando hice el documental, con los recursos que yo tenía, a lo que ha pasado, ha sido tremendo.

P. ¿Por qué decidió venir a España, qué hace en Madrid, cuáles son sus sueños a partir de ahora?

R. Es una pregunta complicada. Yo estoy en España porque en Cuba la situación económica no me satisfacía. En Cuba uno se puede pasar toda la vida trabajando, honradamente y duro, y no tener una casa nunca. O tener cinco o seis trabajos y al final tener el dinero, pero que no haya pollo o aceite. Cuando yo salí de Cuba habían subido los salarios, y el mío era, al cambio, unos 180 euros. Pero el Estado me pagaba en una moneda y las tiendas de comida y de primera necesidad estaban en MLC (moneda libremente convertible), y aunque yo trabajara en la televisión y tuviera un sueldo, yo no podía comprar ahí porque el Estado me pagaba en pesos cubanos y yo no tenía un familiar que viviera fuera y me mandara ese dinero.

En Cuba no es que te mueras de hambre, pero tú no comes lo que necesitas para vivir y ni siquiera comes lo que quieres comer y lo que te gusta; es lo que se pueda. Una supervivencia. Yo no quería vivir toda la vida así. Yo decía: “bueno, ahora mis papás son jóvenes, pero cuando mis papás sean viejitos, ¿cómo yo mantengo a mis papás? ¿Cómo yo les doy lo que ellos necesitan para vivir?

Y profesionalmente, siempre se pueden hacer cosas de las que te sientas orgulloso, pero son con mucho, mucho trabajo, mucho desgaste, y al final estás tan cansada que te coge la rueda y vuelves a hacer lo mismo que dijiste que no ibas a hacer nunca. Porque si tienes que tener cinco trabajos pero estás lleno de preocupaciones, que no tienes el dinero, que tienes que pagar el alquiler, que la casa está mala, que cómo te compras un par de zapatos. Si tienes eso en la cabeza, tú no puedes pensar. Tu mente no puede avanzar, no puedes centrarte en un proyecto, porque estás centrado en tu supervivencia.

Me pareció que España era un buen país para venir por la cultura, por el idioma, porque si en algún lugar yo podría hacer periodismo iba a ser aquí, por las semejanzas culturales. ¡Yo quiero trabajar en Televisión Española! [ríe] Quiero hacer la migración completa, no quiero estar en España escribiendo para un medio cubano porque es como estar ahí en medio del Atlántico. Quiero hacer periodismo pero quiero hacerlo en un medio español. En esa estoy.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *