El futuro de la Ley de Ajuste Cubano

Mayle González (Progreso Semanal)

Foto: wikipedia.org
Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES – Luego de que el 17 de diciembre pasado, Barack Obama y Raúl Castro anunciaran públicamente la decisión de que ambos gobiernos restablezcan sus relaciones diplomáticas después de más de 50 años de rupturas políticas, ha sobrevenido el debate de si es o no posible derogar la Ley Helms Burton y con ello poner el fin al embargo económico y comercial; y de si es o no pertinente mantener la Ley de Ajuste Cubano, que permite a los ciudadanos de la Isla, tengan o no otra ciudadanía, regularizar su status como residentes tras permanecer 1 año y un día en territorio estadounidense.

Abogados y analistas políticos han dejado claro que el desmontaje pleno de ambas leyes dependerá del Congreso norteamericano, aunque el Presidente pudiera tomar decisiones que modifiquen tanto el embargo como la manera en la que hasta ahora se ha aplicado el proceso para acogerse a la Ley de Ajuste.

Entre muchos cubanos llegados recientemente a Estados Unidos y que se encuentran con status de refugiados bajo parole, y entre quienes aspiran a emigrar próximamente, el 17D inauguró también un clima de incertidumbre. Si la Ley de Ajuste Cubano fuera derogada o modificada, ¿cómo quedarían todas esas personas? De cambiar la Ley ¿esas personas que tienen un parole dejarían de recibir los beneficios que esto supone (número de seguridad social, permiso de trabajo, licencia de conducción)? ¿Quedarán indocumentados en 2016?

Según datos ofrecidos por la Séptima División de la Guardia Costera de los Estados Unidos se ha detectado un alza inusual en el número de cubanos interceptados en el mar en las últimas dos semanas de 2014. En diciembre pasado utilizaron esa vía migratoria 481 cubanos, la mayoría, después del 17D. Durante ese mismo mes, en 2013, fueron 222. Reportes de prensa indican que hasta el 5 de enero fueron rescatadas 96 personas más.

Por otro lado, miles de cubanos que entraron a Estados Unidos por puntos fronterizos o vía marítima, se encuentran actualmente bajo parole y aun no aplican para acogerse a Ley de Ajuste Cubano por no tener el año y un día necesarios en territorio estadounidense. Hasta noviembre pasado más de 22 mil cubanos llegaron a este país y optaron por el estatus de refugiado para acogerse a esa Ley.

El 21 y 22 de enero próximos, los gobiernos de Cuba y Estados Unidos tendrán una ronda de conversaciones donde uno de los puntos anunciados es migración. La portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki declaró recientemente que las conversaciones se centrarán en cómo “crear una migración segura, legal y ordenada entre los Estados Unidos y Cuba”. La última reunión de migración entre Estados Unidos y Cuba se produjo en Washington en julio de 2014, mientras se mantenían las negociaciones secretas conocidas el 17D.

José Pertierra.  Foto/archivo: cubadebate.cu
José Pertierra. Foto/archivo: cubadebate.cu

Progreso Semanal contactó vía e-mail con el abogado cubano, residente en Washington, José Pertierra, con el fin de aclarar algunas de estas dudas relacionadas con la Ley de Ajuste Cubano.

PS: ¿Cómo sería el proceso para derogar la Ley de Ajusto Cubano y qué tiempo podría durar este? ¿Puede el Presidente de los Estados Unidos, sin el apoyo del Congreso, modificar y/o regular dicha Ley? ¿Qué tipo de modificaciones pudiera hacer?

JP: La Ley de Ajuste Cubano fue creada por el Congreso de los Estados Unidos en 1966, para amparar legalmente a los supuestos refugiados políticos cubanos que llegaban. Como no existía (hasta 1980) una ley de asilo, no había un mecanismo legal que permitiera tramitarlo. El Congreso inventó la Ley de Ajuste con el propósito de facilitar la legalización de los cubanos que decían ser refugiados.

Dicha Ley le da al Ejecutivo la discreción para permitir que un cubano que haya entrado con visa o con parole al país luego del año y un día, se haga residente permanente de Estados Unidos. En inglés dice que el ejecutivo “may in his discretion” concederle la residencia.

La clave está en las palabras “may” y “discretion”: en castellano “puede” y “discreción”. Esto quiere decir que el Presidente “puede” utilizar su discreción y su autoridad presidencial para conceder la residencia a esos cubanos. O no. No es algo automático, como erróneamente piensan muchas personas -incluso abogados.

Es decir, si el Presidente decide mañana que no es conveniente para los Estados Unidos que los cubanos que hayan llegado con visa o con parole hace más de un año reciban la residencia, entonces con un plumazo el Presidente cambiaría las reglas del juego y se acabaría la Ley de Ajuste como la conocemos hasta ahora. Existiría la legislación, pero como cascarón nada más. Igual que la ley le da al Presidente la potestad para poder, en su discreción, concederle la residencia a los cubanos, también dice que el Presidente tiene la potestad para, discrecionalmente, negársela. Esto se llama autoridad presidencial y es el mismo poder que utilizó Obama para licenciar una serie de actividades comerciales y financieras que anteriormente estaban prohibidas debido al bloqueo contra Cuba.

La otra variante es que el Congreso decidiera eliminar la Ley de Ajuste como tal. Ese proceso sería más largo y engorroso. Tendría la Cámara de Representantes que aprobar la derogación de la ley en comité y posteriormente en el pleno de la Cámara. Lo mismo tendría que hacer el Senado. Entonces el Presidente tendría que firmar el proyecto de ley. Sería mucho más rápido inhabilitar la ley a través de autoridad presidencial, porque eso lo pudiese hacer Obama con un plumazo. Derogar la Ley por la vía legislativa tardaría un año, si hay voluntad política en el Congreso; y muchos años, si los legisladores están divididos sobre el tema. El Congreso estadounidense está contaminado por una politiquería que ha paralizado el proceso legislativo en general. No creo que esos politiqueros estén dispuestos en el próximo futuro a tomar cartas en el asunto.

Si la Ley de Ajuste es inhabilitada próximamente, será el Presidente el que lo haga. No el Congreso.

PS: Si la Ley de Ajuste Cubano fuera derogada o modificada, ¿cómo quedarían las personas que están en el tránsito de su estatus legal, de no haber cumplido el año y un día en el momento del cambio?

JP: No me sorprende que muchos estén pensando que la Ley de Ajuste cubano pueda ser derogada. Incluso algunas personas influyentes han hecho declaraciones sobre esto. Por ejemplo, la exjefa de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba, Vicky Huddleston, diez días después del anuncio de Obama, pidió en el New York Times que la Ley de Ajuste se derogara para poder “fomentar una migración segura y ordenada, además de salvar vidas”.

Es una ley anacrónica. También es una ley dispareja, porque solamente les otorga residencia permanente a los cubanos. El resto de los indocumentados quedan fuera. Finalmente, es una ley que estimula la inmigración ilegal en los Estados Unidos. Washington siempre ha estado preocupado de que brote una ola de balseros hacia el país, y esta ley incita a las personas llegar a tierra firme estadounidense de una manera o de otra.

Es imposible predecir exactamente qué pasará si la Ley de Ajuste es derogada o modificada. Por supuesto es lógico asumir que quedarán fuera de su amparo aquellos que aún no han solicitado la residencia en el momento en que la ley sea derogada. Pero prefiero no especular, porque el Presidente tiene la potestad para decidir los detalles de cualquier cambio que decida hacerle a la implementación de la ley. El Presidente puede anularla, modificarla, ampliarla o simplemente dejarla en pie. Tiene esa potestad. Supongo que la Ley de Ajuste será uno de los temas de conversación entre Cuba y Estados Unidos en La Habana, cuando ocurra la reunión que está programada para el 21 y 22 de enero.

PS: La Ley de Ajuste Cubano permite a los refugiados regularizar su status a residentes temporales y luego de 5 años a ciudadanos americanos, de ser derogada dicha Ley ¿pudiera interrumpirse el proceso de la ciudadanía para quienes tienen la residencia? ¿Por qué?

JP: Después de que una persona reciba la residencia permanente en los Estados Unidos, no tiene que preocuparse. La residencia es por definición “permanente”. También el carril hacia la posible naturalización en el futuro, es seguro. Los que tienen que preocuparse son los que aún no han recibido la residencia, cuando ocurra cualquier cambio.

PS: Se ha reportado un mayor número de cubanos arriesgándose en travesías marítimas para alcanzar las costas de Estados Unidos, durante las últimas semanas ¿Considera usted que la Ley de Ajuste Cubano pudiera continuar vigente por mucho más tiempo?

JP: No lo sé. Todo es posible en la viña del señor. Por ejemplo, no pensé que el bloqueo pudiera continuar vigente por mucho tiempo, y duró 54 años. Igual que el bloqueo, la Ley de Ajuste cubano no le conviene a los Estados Unidos. Estimula la inmigración ilegal. Tampoco les conviene a los cubanos que piden visas para visitar familiares en los Estados Unidos. El hecho de que exista una ley que premia a los que se quedan ilegalmente en el país milita contra uno de los elementos claves para poder calificar para la visa de visitante: que uno prueba que tiene un domicilio en Cuba al cual piensa regresar. Si el cónsul estadounidense piensa que el solicitante se quedaría en EEUU al otorgarle una visa de visita temporal, entonces está más apto para negarle esa visa. Sin la Ley de Ajuste, el consulado otorgaría más visas a los cubanos. Finalmente, muchos cubanos han fallecido tratando de cruzar el estrecho de la Florida en embarcaciones precarias para poder acogerse a la Ley de Ajuste y encontrar el efímero sueño dorado en los Estados Unidos.

Hay otras maneras de emigrar legalmente a los Estados Unidos que hasta ahora no han sido posible para los cubanos debido al bloqueo. Por ejemplo, las visas H-1B y L-1 para profesionales. También el proceso llamado certificación laboral permite que se les otorgue la residencia a las personas cuya labor es solicitada por una empresa en los Estados Unidos. Hasta ahora esas vías para emigrar no han estado disponibles para los cubanos, debido a las restricciones del bloqueo. Cuando esas restricciones vengan abajo, será posible que algunos de los que desean emigrar puedan hacerlo sin tener que arriesgar sus vidas y las de sus hijos.


13 thoughts on “El futuro de la Ley de Ajuste Cubano

  • el 22 abril, 2016 a las 10:39 pm
    Permalink

    Necesito saber si es cierto que estando en pleno proceso de residencia por la ley de ajuste cubano, si antes de que me otorguen la residencia salgo de eeuu me penalizan 10 años sin poder entrar a territorio estadounidense. Gracias!

  • el 23 enero, 2015 a las 4:59 pm
    Permalink

    Leer completamente: “salida definitiva” es algo que aplicaba hace muchos años a los que salían del país (incluso en cierto momento tenían que renunciar a la ciudadanía cubana). Eso un día se dieron cuenta que no era útil pues dejaban de lucrar con esas personas que posiblemente no podían regresar luego. En los últimos tiempos le aplicaban a los niños, para que los padres lo pensaran 2 veces cuando se quisieran ir.

    Los mayores cuando salían, les aplicaban algunas técnicas “negativa de regreso” (los que salíamos por más de 11 meses y 29 días), deserción (le tenían un nombre más técnico), Permiso de Residencia en el Exterior.. y la “salida definitiva” para los menores de edad. Cuando yo salí a fines de los 90 aplicaban esas palabrejas.

    Ya no salían las personas definitivamente. Es decir, no era que salías de tu pais para no volver.
    Luego incluso hasta habían quienes se arriesgaban a regresar “Yoanny es un caso de negativa de regreso que regresó y simplemente se quedó” Me comentan que no son pocos (pero tampoco la mayoría) los que un día deciden regresar y nada… los ponen en la cola de los que regresan como dijo yoanny en un post una vez.

    Desde el 2013 es? Cambiaron e hicieron público la ley o reglamento o decreto-ley para la migración. Ahora la negativa de regreso (que es el caso digamos más atemorizante para su época) ya no ocurre a los 11 meses y 29 días, sino cuando llevas más de 24 meses fuera y no has pagado las “cuotas” que te piden luego de superado ese tiempo. E incluso implementaron un procedimiento público para “regresar”.

    No dudo que está mal, muy mal, por ejemplo que nuestros hijos no podamos hacerlos nacionales cubanos por nosotros estar en negativa de regreso, o que tengamos que hacer un proceso para retornar a tu país luego de estar un tiempo (eso algunos países le llaman avecinarse, o retomar los derechos ciudadanos). Pero bueno, irá cambiando.

    Ahora incluso le han puesto en 3 y 2 a los que implementan le lay de ajuste cubano, pues el cubano puede regresar a cuba luego de más de 24 meses, tiempo suficiente para acogerse al ajuste, y abusar de la ley que se suponía que era para los cubanos que en su momento salían con salida definitiva. Digo abusar pues sacan su residencia y muchos regresan a Cuba o viven entre Cuba y USA (son muchos los casos). Entonces, algo hay que ajustar a la ley para que sea realmente efectiva con quien la merece.

  • el 15 enero, 2015 a las 5:06 pm
    Permalink

    Ño candela!!!

  • el 15 enero, 2015 a las 3:45 pm
    Permalink

    En realidad ni una ni otra a mi me va afectar, a ninguna de las dos las necesito. Por mi, los Castro pueden decidir que desde este viernes los cubanos tienen el “permiso” para viajar a Cuba sin pasaporte, que yo no lo voy a hacer. Para mi los que tienen que desaparecer de Cuba es la tirania Castrista.

  • el 15 enero, 2015 a las 2:41 am
    Permalink

    ¿Y qué tal si desaparecen las dos al unísono… Algo así como “ni pa’ ti, ni pa’ mí…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *