El actor/dramaturgo cubano Yunior García

Por Helson Hernandez

Yunior Garcia Aguilera. foto por Hellen Murray, royalcourttheatre.com

HAVANA TIMES, 23 oct. — Yunior García Aguilera es actor y uno de los creadores del Teatro cubano actual. “Mi país y su gente son las preocupaciones que me obsesionan”, comentó a HT en nuestra entrevista.

HT: Graduado de actor y además título de oro en sus estudios de dramaturgia en el Instituto Superior de Arte (ISA).

Yunior Garcia: Me gradué como actor en 2003, en La boda, de Virgilio Piñera, con puesta en escena de Raúl Martín y Teatro de la Luna. Este fue, casualmente, el primer espectáculo que vi cuando llegué a La Habana en 1999. Pero ya en ese momento no me interesaba solo actuar, quería concebir sobre el papel esos personajes que como actor deseaba encarnar y que a veces no encontraba en el teatro escrito. Fue por ello que decidí completar mis estudios en el ISA, pero esta vez en un perfil diferente, la dramaturgia.

Durante esos cinco años de estudios tuve la oportunidad de combinar la teoría con la práctica. Fundé mi propio grupo en Holguín y cada año probaba en escena los textos que iban naciendo en las aulas del Instituto Superior de Arte. No fui un “alumno ejemplar.” Estrenar una obra cada año, participar en diferentes eventos teatrales y seguir actuando, me hicieron ausentarme de varios turnos, pero los profesores entendían que no estaba perdiendo el tiempo. La ENA (Escuela Nacional de Arte) fue el espacio donde viví el teatro en “la carne,” el ISA me hizo comprenderlo desde una mirada más analítica. Tengo la suerte de haber salido de las academias sin dejar de ser un empírico.

HT: Cómo sucedió la oportunidad para completar sus estudios en Internacional Residency del Royal Court Theatre de Londres?

YG: En 2009 me incorporé al último taller para dramaturgos que ofreció el Royal Court Theatre en La Habana. Posteriormente, Elyse Dodgson, la directora del Departamento Internacional de dicho colectivo británico, me invitó a sumarme a un proyecto de obra que planean estrenar en Londres durante los Juegos Olímpicos de 2012. He estado trabajando en ello desde hace algunos meses con gran entusiasmo, ya que somos cinco dramaturgos de cinco países distintos (Nigeria, EUA, Brasil, UK y Cuba) colaborando en la escritura de un texto único. Participar en este proyecto me abrió las puertas para incorporarme a la Residencia Internacional que cada año ofrece el Royal Court a jóvenes escritores del mundo entero. Esta vez compartí con autores teatrales de otros nueve países.

HT: ¿Qué experiencias interesantes marcaron su estancia en el referido país?

YG: Fue una experiencia realmente enriquecedora. Por una parte, conocer de cerca el quehacer escénico de creadores de Georgia, Lituania, India, Uganda, Alemania, México, El Líbano, Estados Unidos y Polonia. De otro lado, compartir con autores reconocidos como Tom Stoppard (guionista de Shakespeare in love) o David Hare (guionista de Las horas y El lector). Pude contaminarme con la escena inglesa contemporánea y apreciar en el tablado las obras de una autora que es hoy un referente obligado para los jóvenes autores cubanos, me refiero a la casi mítica Sara Kane. Asistí a más de diez funciones teatrales. Y confronté mi obra con el pensamiento crítico de actores, directores y asesores literarios de alto calibre en la escena del Reino Unido. Gracias a todo este vínculo, existe la posibilidad de que el Royal Court estrene dos de mis textos más recientes, además del proyecto en el que ya trabajo para los Juegos Olímpicos.

De la obra "Baile sin mascaras" de Yunior García Aguilera. Foto: cniae.cult.cu

HT: Hemos percibido que a pesar de sus inquietudes en otras actividades no ha descuidado la actuación, podría la labor creativa superar otros intereses profesionales?

YG: Escribir es una tarea que consume más tiempo del que muchos se imaginan, es por ello que me he alejado un tanto de la actuación. Pero recuerdo con especial agrado el tiempo en que estuve bajo la batuta de Raúl Martín. Y más recientemente, tuve la oportunidad de compartir la escena con José Antonio Alonso, fundador de Buendía y actor de reconocido prestigio. Actualmente estoy vinculado a dos colectivos, Trebolteatro en Holguín y Teatro del Caballero en La Habana. No pienso dejar de actuar. Incluso cuando escribo o cuando dirijo lo hago desde la perspectiva del actor. Creo que sigue siendo éste el protagonista absoluto del hecho teatral.

HT: Se ha escuchado decir que los grandes dramaturgos del teatro cubano han quedado en otra generación, como joven exponente de esta zona creativa, tiene algún comentario al respecto?

YG: Es un disparate pensar que los nuevos autores estamos divorciados de las generaciones precedentes.  Si yo asumiera esa postura, sería como reconocer que mis textos morirán en el mismo instante en que escriba la última palabra. Cuando les muestro mis obras a Estorino o a Antón Arrufat, lo hago con el respeto que se les debe a los maestros, pero también con el desenfado de un contemporáneo, sin “novísimas pretensiones.”

HT: Nos gustaría saber su edad y las obras ya publicadas hasta este año de su vida.

YG: Tengo en este momento 29 años. No tan joven como Héctor Quintero o Nicolás Dorr cuando escribieron las obras que los convirtieron en clásicos. Hasta este momento tengo publicados cuatro textos (Baile sin máscaras, Todos los hombres son iguales, Cierra la boca y Sangre). He podido estrenar una decena de textos y eso me convierte en un autor afortunado. Pero aún debo seguir trabajando sin descanso. Queda mucho por hacer todavía.

HT: Cuáles son las temáticas que ha abordado en sus guiones y sus intereses mas urgentes para continuar desarrollando las ideas dramatúrgicas.

YG: En todos mis textos, sin importar cuál sea la temática, está Cuba. Mi país y su gente son las preocupaciones que me obsesionan. Sí es cierto que “no hay nada nuevo bajo el sol,” también lo es que ningún tema está superado o gastado. El contexto siempre es distinto, y la mirada de quien escribe es lo que produce singularidad. No creo en temas vedados, ni en tabúes, ni en censuras. Escribo con absoluta libertad. Creo que a nuestro teatro todavía le faltan muchos personajes, situaciones y conflictos que explotar. Y hay un público ávido de ver reflejadas en la escena muchas cuestiones que permanecen inéditas.

HT: ¿Sus aportes como guionista no se han visto limitados exclusivamente al teatro, pues ha escrito para televisión incluyendo trabajos actualmente en proceso. Qué nos puede adelantar?

YG: Hasta el momento solo se ha puesto en pantalla el telefilme Ni pocos, ni locos, dirigido por el joven realizador Rubén Consuegra.  A su cargo también está la serie para jóvenes SOS, Academia, donde compartí la responsabilidad del guión con un grupo de escritores. Y actualmente escribo, a varias manos, una telenovela que dirigirá Rolly Peña con el título provisional Vereda Tropical.

HT: Según su experiencia, encuentra un escritor limitaciones para desarrollar su historia, cuando se trata de un texto para un medio como la televisión, si lo comparamos con la escena teatral?

YG: La televisión tiene sus reglas. Hay censura para este medio en todas partes del mundo y por motivos diversos. También es cierto que los guionistas no cuentan con el reconocimiento que su labor merece. Un colega me recuerda a cada instante que “el guionista es al primero que llaman y del primero que se olvidan.”  Esto es lamentablemente cierto. Por otra parte, la remuneración no es tan pródiga como algunos pudieran pensar. A pesar de todo, no pienso renunciar tan fácilmente al placer de llegar con una historia a miles de personas, sin que estas tengan que salir de sus casas.  Ese es el aliciente.

HT: Varios premios ya en su corta trayectoria.

YG: No hay nada más polémico que un premio, sobre todo en un campo tan subjetivo como el arte. Y no quisiera repetir lo que todos dicen cuando ganan alguno. Pero es cierto que estimulan. Soy un defensor de los premios, aunque a veces me toque no ganarlos.

HT: ¿Si fuera a crear un guión que reflejara un futuro soñado por usted, cuáles serían los principales argumentos de su historia?

YG: Me fascinan las verdades opuestas, los aspectos en que diversos bandos creen tener la razón. Mi futuro soñado es siempre el presente. La incertidumbre del mañana es la motivación del hoy. El teatro, más allá de los contenidos y las formas, es siempre AHORA.

One thought on “El actor/dramaturgo cubano Yunior García

  • Pr favor soy estudiante universitario y ando en vusca de uno de los textos de yunior garcía para trabajar donde estudio, si alguien puede ayudarme lo agradeceré.
    Leonel@humanidades,unica.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *