Daniel Chile: Joven realizador/actor cubano

By Helson Hernández

Daniel Chile (c)

HAVANA TIMES, 16 nov. — El joven actor y realizador Daniel Chile contó a HT: “aunque tengo la suerte de haberme encontrado, aún sigo buscándome.”  Su cortometraje, “Tunel”, será presentado el XXXIII Festival de Nuevo Cine Latinoamericano este diciembre.

HT: Antes de la realización primero hay que situar a la actuación, ya que sus estudios terminados son precisamente de la referida especialidad artística.

Daniel Chile: Siempre soñé con ser cineasta, es algo que me obsesionaba desde niño. Pero como no existen escuelas de cine al terminar la secundaria (junior high), me di cuenta que no había mejor elección que estudiar actuación. Estudiar en la Escuela Nacional de Arte (ENA) es una de las grandes experiencias que he vivido hasta el momento, porque leí a los más grande dramaturgos antiguos y contemporáneos, comencé a frecuentar las puestas en escena de los directores teatrales de la vanguardia en nuestro país, adquirí una sólida base cultural, y sobretodo, porque aprendí la importancia que tiene la dirección de actores.

HT: Recuérdenos algunos trabajos en la actuación que hayan sido importantes en su aun joven carrera.

DCH: En la escuela interpreté personajes en varias obras que son verdaderos clásicos de la dramaturgia cubana y extranjera como “Mambrú se fue a la guerra,” de Héctor Quintero, “Cuento de Zoológico” de Edward Albee, “La Bella Aurora” de Lope de Vega y “El Largo Adiós” de Tennessee Williams. Mi tesis de graduación fue “Por Gusto,” una obra de Abel González Melo, que tuvo una gran aceptación en todo el público por su originalidad y su intrepidez.

Después tuve la suerte de trabajar con Mario Morales, destacado director teatral de Cuba, en “Los Mangos de Caín” de Abelardo Estorino; todo un clásico de las tablas cubanas, y en otra excelente obra como “Rosa Fuentes” de Reynaldo Montero.

HT: Considera que la actuación se va alejando de sus intereses profesionales, teniendo en cuenta que está tomando el camino hacia la labor de Director?

DCH: Nunca se deja un camino para entrar en otro, y en este caso los caminos confluyen. No actuar sobre las tablas no significa que abandono la actuación. Después de la experiencia de mi cortometraje “Túnel” me siento más actor que antes, porque me dio la posibilidad de dirigir a talentosos actores jóvenes de mi generación como Yaniel Castillo, Amanda Fariñas y Ariel Albónigar; y actores de connotado prestigio como Broselianda Hernández y Renecito de la Cruz.

En cuánto a la dirección, ya estando en el segundo año de la Escuela Nacional de Arte, participé en un Taller de Lenguaje Cinematográfico donde rodé varios ejercicios explorando en la puesta en escena y puesta en cámara, mientras bebía de la mejor cinematografía mundial en la Cinemateca del ICAIC.

Terminando la ENA realicé mi primer cortometraje “Tres Puntos,” y desde ese momento no he parado de pensar a tiempo completo en el cine. Pienso que donde me siento seguro, donde puedo desarrollarme, mostrarme y expresarme como artista, es en la realización cinematográfica, sin que esto signifique un abandono definitivo de mi condición de actor.

HT: Su padre es un nombre de gran referencia en la isla en el medio audiovisual. Será acaso una influencia determinante en su futuro profesional?

DCH: Por supuesto, desde mi infancia provengo de un mundo de imágenes. Mi padre, Roberto Chile, solía llevarme a sus filmaciones, y desde una esquina observaba las luces, escuchaba los sonidos, y a veces, hasta contemplaba a través del lente de su cámara lo que después vería con mayor asombro en el televisor de mi casa, una vez terminado el trabajo.

Cada día traía para la casa nuevas películas y documentales por lo que siempre tenía un encuentro excitante y motivador con el audiovisual. Mi padre significó mi primer acercamiento al audiovisual, por lo que siempre será mi más contundente influencia.

HT: Cómo suele ser Roberto Chile en sus valoraciones a la obra de su hijo, y hasta que punto se apoya usted en su padre para llegar a determinados resultados artísticos.

DCH: En cuánto a mi trabajo él es mi principal verdugo en el mejor sentido de la palabra. Mi padre es muy crítico y perfeccionista, y eso ha tenido un significado en mi vida, porque me ha hecho observar mis trabajos y el de los demás con una notable exigencia. Nunca se entromete en mis ideas, ni trata de proponerme otro camino alejado de mis intereses, me aconseja y me critica a partir de lo que quiero hacer, pero respetando el tiempo que me ha tocado vivir.

Es una persona que sabe escuchar y adecuarse a cada contexto y a las diferentes opiniones que se encuentra en el camino, por lo que lo considero un ser humano ejemplar. Sólo los que han estado cerca de él saben de lo que hablo.

Generalmente estoy seguro de lo que quiero contar y cómo lo quiero contar, pero cuando acudo a él me apoya a partir de mis ideas sin imponer ningún concepto, por lo que es una persona con mucho tacto hasta con su propio hijo.

HT: Usted recientemente estrenó un cortometraje llamado “Túnel,” donde la drogadicción motivada por los problemas sociales en los jóvenes es el argumento que mueve su propuesta. Por qué tocar esta polémica zona en su material fílmico?

DCH: En realidad lo que me movió a contar la historia es el tema de la soledad y hasta qué punto puede incidir en la mente de los seres humanos, incluso en su toma de decisiones y de elegir uno u otro camino en la vida. Aunque el tema de las drogas por todo lo que entraña es un tema de mucha fuerza en cualquier trama, mi historia trata sobre dos jóvenes que prefieren huir de la soledad antes de quedarse ahogados en sus propias angustias y transitan por un túnel donde no siempre al final les depara una luz.

Y en este caso, dentro de la trama están las drogas, a cuyo tema llegué por casualidad, ya que necesitaba un conflicto poderoso que separara a los dos personajes en un momento determinado y a la vez los uniera más adelante. Desde el comienzo que apareció el tema comencé a investigar con psicólogos y personas que habían padecido de esa adicción y se convirtió en un camino dramático interesante, donde pude explorar la complejidad y vulnerabilidad de dos personajes como Javier y Deborah.

HT: Tendría relación su historia con la realidad cubana de hoy o es pura ficción?

DCH: Aunque es pura ficción, me atrevo a decir que personajes como Javier y Deborah se deslizan cada día por las calles de La Habana caminando por el puente de hierro, escuchando “Claro de Luna” de Beethoven en su sórdido cuarto, o recostados al muro de su universidad escudriñando en sus adentros en busca de abrigo.

Daniel Chile (i)

Y en cuanto a la problemática de las drogas, siendo Cuba uno de los países con uno de los índices más bajos en ese aspecto, sí existe, y es algo que no podemos obviar, esconder e ignorar, al contrario, debemos asumirlo como una realidad que nos atañe a todos.

HT: El destacado trovador cubano Polito Ibáñez es intérprete del tema que ha escogido para “Túnel,” fue a partir de una propuesta suya para el músico o ya estaba hecha la canción?

DCH: Trabajé en la música original y en la banda sonora con el jazzista y excelente músico Alexis Bosch, quién ya había colaborado en mi anterior cortometraje “Tres Puntos.” Alexis realizó un trabajo encomiable respaldando con su música el drama que viven estos dos personajes a partir de sutilezas y una notable fuerza. Luego que terminó la música nos dimos cuenta que era estupendo concluir con una canción original para los créditos, por lo que inmediatamente pensé en Polito Ibáñez, cantautor que admiro y he seguido desde que estaba en la ENA. Polito vio el cortometraje y al poco tiempo ya tenía listo el tema, el cuál me atrapó porque subraya implícitamente algunos puntos significativos de la historia.

HT: Se podrá ver este material audiovisual tan interesante en los medios televisivos cubanos, o en proyecciones públicas?

DCH: El cortometraje inauguró el 8vo festival de las artes del ISA, donde también significó la tesis de graduación para la actriz Amanda Fariñas, quién interpreta el personaje de Deborah. Fue una noche especial porque acudieron jóvenes de las facultades de Artes Plásticas, Música, Artes Escénicas y tuvo una buena acogida. También lo hemos mostrado en el espacio La Utopía, y en el Centro Cultural Bertol Bretch. En cuánto a la televisión cubana, ya fue trasmitido por el Canal Habana en el programa Breves Estaciones. Espero que pronto se presente en los festivales nacionales que se avecinan y que constituyen fructíferos espacios para difundir la obra de los nuevos realizadores.

HT: Ahora cuáles son las siguientes ideas de Daniel Chile?

DCH: Seguir trabajando en este complejo universo del audiovisual, y aunque no me considero un guionista, sino un realizador que escribe, estoy escribiendo otro argumento, que será el punto de partida para mi próximo cortometraje de ficción, que espero poder rodar el año próximo. Mientras, sueño, trabajo, estudio, aprendo y, aunque tengo la suerte de haberme encontrado, aún sigo buscándome.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *