Cuba necesita siglos para ser una nación consolidada

Por Verónica Vega

La Clinica Veterinario Laika antes de su restauración.

HAVANA TIMES — Como no he vivido los horrores de la guerra puedo decir que mis peores impresiones han sido ver animales abusados y la absurda impunidad del abusador, a quien ninguna ley condena.

Todavía hoy la ausencia de ese sistema penal, indispensable para cualquier nación civilizada, está aún intacta en Cuba.

Sin embargo, quisiera hablar de lo que a pesar de eso se hace a favor de los animales, incluso en pleno corazón de la Habana Vieja, un lugar donde la sobrepoblación carga el ambiente de tensión y despotismo.

Digo esto porque viví allí, y varias de las experiencias de abuso que recuerdo, fueron precisamente en sus calles.

Desde la clínica veterinaria “Laika”, ubicada en la esquina que hacen las calles Picota y Merced, (a unas cuadras de la Terminal de Trenes), el Doctor veterinario y especialista en homeopatía y acupuntura, Fernando Gispert, es el coordinador de estos proyectos: esterilización y desparasitación masiva, círculos de interés para despertar la sensibilidad de niños y adolescentes hacia los animales, o lograr que los ancianos adopten mascotas y se apoyen física y psicológicamente en esta especial relación afectiva…

Pero el mismo doctor Gispert me recuerda que hay otros protagonistas indispensables: las personas sensibles a quienes el sufrimiento de los animales no le es indiferente.

HT: ¿Por qué te interesaste por la medicina veterinaria?

Dr. Fernando Gipert

Fernando Gispert: Bueno, yo de niño veía en la televisión las series como Flipper, y aquellos médicos que llegaban a curar a los animales salvajes, tú sabes, eso se convirtió en mi fantasía: yo quería ser ese salvador, ese héroe. Me criticaron mucho, recuerdo que incluso el director de la escuela habló conmigo porque yo era uno de los mejores expedientes, de esos que se pretendía estudiaran el pre y luego algo como medicina… Pero yo sólo quería ser veterinario.

Estaba tan impaciente que no quise esperar a estudiar la carrera universitaria y me gradué de técnico medio en medicina veterinaria en el politécnico de Camaguey.

HT: ¿Cómo surge el proyecto de fundar la clínica Laika?

FG: Requirió años de mucho esfuerzo fundar esta clínica. La idea partió del Instituto de Medicina Veterinaria, pero no teníamos un local adecuado. Incluso no había nadie que hiciera servicio asistencial a domicilio. Entonces yo me ofrecí. Teníamos un teléfono al que las personas solicitaban el servicio pero mientras tanto buscábamos un local con el apoyo de Eusebio Leal.

Este apoyo fue muy poderoso tanto a favor como en contra, pues en la urgencia de encontrar el local a veces veíamos uno y el Instituto quería habilitar ese mismo, pero el historiador no estaba de acuerdo y nos convencía de que no tenía las condiciones ideales.

Y es que Eusebio Leal ha hecho un trabajo muy serio y tiene gran prestigio, la gente aquí en la Habana Vieja lo quiere mucho. Este espacio que ahora es la clínica era entonces un mercado agropecuario. Por ese tiempo se hizo un mercado en la calle Paula con todas las condiciones, así que ese local (que en su origen había sido una farmacia), quedó disponible. Pero estaba prácticamente destruido.

La Clinica después de su reparación.

HT: ¿Qué instancia financió la reparación?

FG: El Instituto de Medicina Veterinaria pero Eusebio Leal apoyó muchísimo, incluso los jefes de obra eran de la Oficina del Historiador. Yo tuve la suerte de que se me liberara de mi trabajo a tiempo completo para estar allí, así pude estructurar la clínica como quería.

Entre dos albañiles y yo hicimos dos paredes que no había, luego vinieron las instalaciones eléctricas y las del agua… había una muy buena energía, la voluntad de todos los que trabajábamos en esa obra, además la clínica está a pocas cuadras de la iglesia de la Merced, y a pocas cuadras de la casa de Martí, que para mí no es tampoco casual, por su simbolismo.

Era una responsabilidad en todos los sentidos, y aunque la clínica no está a la altura de lo que quisiéramos, intentamos que quedara lo mejor posible.

HT: Pero “Laika” ahora mismo tiene mejores condiciones que la clínica de Carlos III, a pesar de que ésta es más antigua y dispone de mucho más espacio.

FG: Sí, la clínica de Carlos III está muy deteriorada, un poco por irresponsabilidad de las personas y también por otros factores… La sociedad socialista tiene una función muy vinculada a la protección del ser humano pero a la vez hay una gran ineficacia en el funcionamiento económico.

Yo soy de la opinión de que cualquier empresa debería tener acceso al menos al 1 por ciento de las ganancias que produce para su propio mantenimiento. El estado puede tener la voluntad de abastecer todo, pero no la capacidad. Y nosotros si producimos, por ejemplo, 20 mil pesos mensuales, no podemos quedarnos ni con 100 pesos para poder comprar una frazada de piso, detergente, un poco de pintura…

HT: ¿Quién los abastece a ustedes?

FG: El Instituto de Medicina Veterinaria se abastece de lo que compra (con la ganancia de su propia producción) a empresas como la BIOFAN que produce medicamentos muy efectivos. Hay otras empresas pero son en divisas, como la BAYER.

Una campaña de desparasitación masiva.

HT: ¿Y es suficiente?

FG: Por lo menos las vacunas más importantes como contra el papovirus, que es tan desastroso, no nos faltan, como tampoco nos falta la leptospira. Sí hay dificultades con el moquillo hepatitis, por carencias esenciales que tenemos para la producción de estas vacunas. Se recibe importada y es muy cara.

Pero a la vez es una enfermedad que devasta a los perros y yo digo también que a las familias, porque tener un animal que convulsione y eche espuma por la boca es una experiencia muy dolorosa y traumática. La duración de la enfermedad es una agonía terrible y si el animal sobrevive queda con secuelas. Las personas se desgastan en este proceso, se desconcentran, no rinden en el trabajo o en la escuela… No se puede ver al animal aislado de su contexto social.

HT: ¿Ustedes reciben donaciones?

FG: Por suerte, y es algo que respetamos y valoramos. Tenemos mucho control de las donaciones y las ahorramos lo más posible para poder mantener nuestros proyectos. Uno de los fundamentales es el de esterilización, que puede ser selectiva o masiva.

Mira, la clínica se inaugura el 2 de febrero del 2002, y ya en mayo hicimos las primeras campañas de esterilización. Pero en el 2006 nos propusimos hacer una comisión de esterilización. Es decir, involucrar a personas que quisieran recoger a los animales abandonados y crearles condiciones para que pudieran ser esterilizados, que es, a largo plazo, la solución del conflicto de los animales abandonados.

De la campaña de deparasitación.

Al principio fue difícil pero fueron llegando. Personas que se aparecían llorando en la consulta con un perrito que habían recogido, les preguntábamos si estaban dispuestos a apoyarnos y así creamos este grupo de doce personas amantes de los animales aquí, en la Habana Vieja.

HT: ¿Ellos hacen esto con sus propios recursos?

FG: Sí, con sus propios recursos. Y se puede decir que durante los primeros dos años lo dieron todo: recogían a estos animales, los alimentaban y los desparasitaban pagando los medicamentos de su propio bolsillo pues en esos momentos no podíamos ofrecerles los que nos daba el instituto. En la comisión hay gente de todo tipo: intelectuales, ingenieros, artistas, y también gente muy sencilla: parqueadores, amas de casa…

Y tenemos el orgullo de que ya al menos en la Habana Vieja no se ven animales callejeros, hay algunos callejeando pero tienen dueños, sólo que no hemos podido convencerlos de esterilizarlos y crearles la conciencia de que el animal debe estar dentro de la casa.

HT: ¿Pero no hay legislaciones que, por ejemplo, multen a una persona por tener a su perro en la calle o a su perra en período de celo?

FG: Hay legislaciones muy leves, la ley 181 del ministerio de la agricultura estipula la protección de animales y aunque se refiere a animales mayores, como el ganado, como dice “animal”, nosotros lo traspolamos  a otros animales, pero son multas mínimas, 10 pesos, 5 pesos… Además de que hay muy pocos veterinarios inspectores.

HT: ¿Y no existe penalización, por ejemplo, para la zoofilia? Porque yo conozco a una mujer que recogió a una perra que había sido violada.

FG: Eso es horrible, es una salvajada. Yo pienso que sí, debe existir algún tipo de legislación, pero habría que preguntarle a un abogado de experiencia, porque esos casos no son comunes en ningún juzgado.

Mira, nosotros ahora queremos hacer una especie de campaña contra las peleas de perros, que es bestial, los que incitan a pelear esos animales son más bestias que los propios perros.

La sala de operaciones usado por el Dr. Gispert.

En la clínica, particularmente, hemos tenido cierto éxito con esto, con personas que vienen con perros que es evidente los usan para peleas, aunque ninguno se confiesa dueño del animal, aparentemente es de otra persona y ellos sólo quieren salvarlo.

Hay casos en que los hemos atendido gratis porque el animal está en terribles condiciones y ellos nunca tienen dinero… Entonces les hablo y para que tú veas, he podido convencer a muchos de que no lo peleen más.

HT: Recuerdo una frase que te escuché decir, era algo como: “se necesitan siglos de civilización para lograr una nación consolidada…”, ¿era una cita?

FG: No, es una reflexión mía que explica un principio de antropología: una nación necesita etapas para su formación: preámbulo, maduración y consolidación. Incluso muerte. Muchas naciones hoy se conocen sólo por sus hallazgos arqueológicos (Valle de Balik, Troya, Los Horeos…).

Las naciones Euroasiáticas se formaron hace ya miles de años. Pero nosotros tenemos 400 años de civilización y como nación, sólo 150… Comenzamos a madurar hacia 1930. Aun no somos una nación consolidada.

Entre los cubanos hay incluso tendencias anexionistas. Eso no ayuda a ningún país a consolidarse. Las naciones maduras no sienten necesidad de parecerse a nadie.

En los países desarrollados la gente ama a los animales porque les nace, ya están preparados para ello. Si miras 200 años atrás los maltrataban igual que nosotros. Pero nosotros tenemos la oportunidad de no pasar por las etapas que ellos pasaron, podemos catalizar nuestra formación social y saltarnos etapas. Ahora, el hombre es reacio a probar cosas. ¿No nos pasa con los adolescentes? Puedes darles mil consejos que ellos harán lo que les venga en gana.

HT: Quisiera hacerte una última pregunta, ya que la clínica Laika está en la Habana Vieja, y he visto cómo se estacionan los coches de caballos en el Parque Central, a pleno sol, en los horarios de más temperatura, mientras los cocheros están a la sombra… Un cochero me explicó que ellos tienen sitios específicos para parquear y si se ubican en otros les ponen una multa, ¿esto es cierto? ¿No contempla la ley el bienestar y la seguridad de estos animales?

FG: No, lamentablemente, no existe ley en Cuba para el Bienestar Animal (Animal Wellfare) ni Protección Animal, ni siquiera sé si Cuba es firmante de la Carta de Los Derechos de los Animales de 1976 de la ONU. ANIPLANT no ha logrado viabilizar esta ley. Es una organización antigua, pero ha perdido prestigio por sus escándalos de corrupción y desvío de donaciones. Sus críticas al gobierno tampoco la han ayudado mucho.

Campaña masiva de vacunación.

La Comisión Nacional de Bienestar Animal del Consejo Científico Veterinario de Cuba tampoco ha logrado nada, quedando todo en papeleo y cámaras de TV. Los logros obtenidos han sido aislados, y por la voluntad de personas sensibles: artistas famosos, Oficina del Historiador, veterinarios locales, algunas provincias… pero todo de manera individual.

Permitir la presencia de caballos en el Centro Histórico fue una larga batalla ganada hace 20 años por la Oficina del Historiador, ya que no están permitidos animales de tracción ni de abasto en zonas urbanas.  Son regulaciones del Instituto de Medicina Veterinaria y Tránsito, una por la congestión del tráfico y otra por las parasitosis, los ácaros y los olores de los animales.

La oficina del Historiador ganó la batalla excepcionalmente y Tránsito puso las Piqueras de Coches en lugares determinados. En los horarios de mayor temperatura hay sombra en la Plaza de San Francisco, en Prado, en Cuba y Peña Pobre…  Pero hay cocheros desalmados.

Los buenos cocheros buscan otras piqueras.

La idea parece ser que desistamos de tener coches en el Centro Histórico, pero no es la respuesta. Podemos tener animales sanos y limpios trabajando, mantener el control de las heces y el orine. Hay un proyecto, todavía en teoría, de hacer bebederos y techos modernos de acrílico calovar en esas zonas, (incluso desde el XIX existían). Veremos  quién gana.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


11 thoughts on “Cuba necesita siglos para ser una nación consolidada

  • el 7 enero, 2013 a las 12:55 pm
    Permalink

    ARGUMENTOS EN FAVOR DE UNA LEY DE BIENESTAR ANIMAL
    Los animales están desprotegidos a nuestra merced, por lo que suelen ser víctimas de abusos, explotación inhumana y malos tratos, esto los hace vulnerables, por lo que requieren de ser tutelados y protegidos por el Estado.
    Soy Licenciada el Derecho y Especialista en Zootecnia , en estos momentos me preparo en el tema y mi mayor ilusion es poder ver ecrita la ley de Bienestar Animal en Cuba.

  • el 24 septiembre, 2012 a las 6:17 am
    Permalink

    He sido testigo en Cuba de una practica repugnante muy en boga en los ultimos anos. Se trata de personas
    dedicadas a la cria de perros de pelea, mayormente Pitbulls, que como entrenamiento los lanzan en plena calle a la caza de perros mas pequenos y menos fieros o de gatos ofreciendo asi espectaculos de un salvajismo asqueroso donde sus mascotas matan y devoran a los otros animales. Me indigna la impunidad de esos individuos que matan animales publicamente y se pasean con sus perros agresivamente como si la calle les perteneciera. Me pregunto que pasa en Cuba que no se toman medidas al respecto, pues no basta la indignacion publica sino que deben existir y aplicarse leyes para casos de ese tipo. Es nuestra sociedad tan caotica, salvaje y desorganizada? Es necesario denunciar esas practicas y emprender acciones contra ellas o la regresion social sera inevitable.

  • el 18 septiembre, 2012 a las 11:44 pm
    Permalink

    La accion de unos locos, no pueden definir a las naciones. En Europa, como en Canada,USA, Japon, hay leyes en aras de proteger el bienestar de Los Animales. Si alguien hace lo contrario y hallado. Es juzgado .

  • el 18 septiembre, 2012 a las 1:38 pm
    Permalink

    Importante reproducir sus prácticas con la sociedad.
    Incorporar a los niños y jóvenes en la nueva visión del hombre nuevo, que además de buscar la justicia social, debe comprender que el animal es un ser que necesita protección.
    La Violencia está presente en todo el mundo. La crueldad contra los animales igualmente. Nos toca a cada uno de nosotros, de manera colectiva luchar y lograr normas que penalizen estos hechos de violencia.

    Gracias, Fernando, eres nuestro ejemplo.

    Tu colega de Huaycán, Lima, Perú.

  • el 18 septiembre, 2012 a las 8:44 am
    Permalink

    Leyes, efectivamente, no sentimientos, eso de ”en los paises desarrollados las personas aman los animales” es una tonteria mayor

  • el 17 septiembre, 2012 a las 11:08 pm
    Permalink

    En los países desarrollados puedes ir preso por maltratar a un animal. En Cuba puedes ir preso por defenderlos. Intenta organizar una manifestación en defensa de los animales a ver que pasa.

  • el 17 septiembre, 2012 a las 10:03 pm
    Permalink

    Es asombroso el trabajo que realiza este médico veterinario en cuba, lo felicito y tenga usted mi admiración doctor Fernando Gispert.
    Lo que pediría a las autoridades cubanas, es que prohíban el maltrato a los animales, peleas callejeras o clandestinas, ya que eso dice mucho de la clase de gobierno y autoridades de una nación, si hay indiferencia con los animales, entonces hay diferencia con las personas.
    Ya Cuba se está haciendo desde hace mucho de fama con el tema de mal trato animal, se dice que son salvajes y no tienen piedad de los perritos, gatos, caballos y mas….por dios que pasa, es que puede haber tanta indiferencia en los sentimientos de ciertos cubanos con los perros, que son hasta abusados??.
    Pido al Doctor Gispert, que haga algo, se que lo hace, pero haga más por favor, ya que usted es un ejemplo a seguir y admirar. Desde mi país, le envío mis bendiciones y éxitos en todo lo que desee hacer en favor de los animales, desde acá, estaré a su disposición si lo requiere usted, en pos de su labor.
    Por favor pueblo de cuba….los animales sienten dolor, tiene sentimientos, no los maltraten!!

  • el 17 septiembre, 2012 a las 4:18 pm
    Permalink

    Mucho del “amor a los animales” en los países desarrollados -o imperialistas, para ser más exactos- es un mecanismo de compensación por la indiferencia ante el sufrimiento humano. Entre los más acérrimos defensofes de los embriones o de los perros te encuentras casi siempre los más guerreristas.

    Dejemos de lado la idealización de los “desarrollados” y resolvamos nuestros problemas sin buscar referencias falsas. El entrevistado es una buena muestra de los valores que hemos creado sin buscar inspiración en otros lares.

    Muy bella entrevista.

  • el 17 septiembre, 2012 a las 4:04 pm
    Permalink

    En algún lugar leí que una sociedad se conoce por el trato que da a sus animales.

    Agradecería que Verónica nos facilitara la forma de hacer donaciones.

  • el 17 septiembre, 2012 a las 10:02 am
    Permalink

    en los ”paises desarrollados las gentes ama a los animales???”, creo que ya identificaron a ese HP que asesinaba gatos y se retrataba, un canadiense por cierto, una simple busqueda en internet mostrara los abusos repetidos contra los animales en varios ”paises desarrollados”. En paises desarrollados la violencia contra la mujer (España), contra los niños (USA, Europa) etc. es un gravisismo problema, la UNICA diferencia son las leyes y su respeto. Creemos leyes y hagamoslas respetar y esos actos (peleas de perros, maltrato de cachorritos) van a desaparecer.
    Nada de idealizacion del mundo ”desarrollado” ni de sociedades solidas, eso es un cuento, mucho HP que anda suelto en ese mundo, muchos hps, mas que en Cuba, pueden estar segurismos.

  • el 17 septiembre, 2012 a las 8:23 am
    Permalink

    que coincidencia, en los últimos días he sido testigo de actos de violencia animal: primero un grupo de cocheros, no de los que andan por la habana vieja, sino otros en carros más pequeños a los que se les llama “arañas”, iban a tal velocidad loma abajo que a uno de los caballos les fallaron las patas y cayó contra el contén. yo he oído que cuando un caballo se daña las patas, seguidamente se les sacrifica pero ellos no tenían con qué, así que no me puedo ni imaginar cómo habrá acabado ese animal.

    y el otro, una cachorrita de standford siendo “preparada” por dos personajes para pelear. esto ocurría en un lugar público a vista de todos. le alaban las orejas y le daban golpes tratando de enajenar al cachorro y se podían oir los chillidos de la criatura a cuadras de distancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *