Cuba hasta pasado mañana: entrevista con Juan Valdés Paz (II)

Vicente Morín Aguado

Juan Valdes Paz. Photo: cubainformación.tv

HAVANA TIMES — Presentamos la segunda parte de nuestra entrevista con el politólogo y economista Juan Valdés Paz. Nos cuenta: “Cuba es una empresa quebrada, sin embargo, para las grandes mayorías de la población, el proyecto de la Revolución –independencia, equidad y desarrollo-  es la única salvación posible en un mundo tan adverso”.

HT: Profesor, nos dejó una incógnita: ¿Para la dirección de la revolución, el derrumbe del socialismo europeo fue un fracaso?

JVP: Creo que el liderazgo histórico no tiene clara la idea del derrumbe como de un fracaso. No ha habido reflexión pública, una crítica y autocrítica del modelo; una evaluación completa, integral, del asunto, tal como se prometiera alguna vez. La percepción que la dirección política tiene de tales acontecimientos ha de pesar mucho en su desempeño actual.

HT: Entonces profesor, ¿Estamos definitivamente atados al pasado-presente?

JVP: El proceso de reformas se está implementando en vida del liderazgo histórico de la revolución, algo nunca antes visto en la historia. Los líderes históricos, finalmente son prisioneros de su propia obra.

HT: Aprovecho para, hablando de esa obra, preguntarle sobre la agricultura, un tema investigado minuciosamente por usted.

JVP: Paciencia porque abordaré algo tan espinoso como el Marabú que hoy cubre una buena parte de las tierras cultivables del país. Es el tema cardinal de cualquier reforma económica.

HT: Hable, le atendemos:

JVP: En 1989, antes de la crisis, el 80 % de las tierras eran estatales, 9% de Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA) y un 11% de campesinos individuales, mayormente en CCS, (Cooperativas de Créditos y Servicios).

El intercambio económico privilegiado dentro del CAME cubría la ineficiencia del sector. No se hablaba de eficiencia, de costos, se privilegiaba la versión física del Plan sobre la financiera y se medían de igual modo los resultados.

Del campo cubano. Foto: Caridad

La producción agropecuaria se asentó en un modelo tecnológico intensivo: recursos energéticos, mecanización, riego, especialización del suelo, fertilizantes químicos, la genética, etc. Contando con abundantes recursos se logró incrementar el área bajo cultivo y la producción, pero sin eficiencia y con seria afectación ecológica.

Este modelo tecnológico, se derrumba en los años noventa, acompañando su quiebra con una aguda descapitalización de las empresas estatales que pierden su parque de transporte, de maquinaria, el mantenimiento de sus instalaciones, sus capacidades de reparación y demás recursos, habitualmente recibidos desde la URSS y otros países socialistas europeos.

HT: Disculpe la interrupción, razono que entonces se hicieron indispensables las reformas. ¿Cómo las evalúa usted?

JVP: En este escenario, se promueve un proceso de desestatización de la tenencia y la gestión agropecuaria, aún en curso; igualmente se toman numerosas medidas. Estos cambios operan como “parches” a un sistema agrario que necesita soluciones integrales.

Hay que rediseñar el sistema agrario completo: base productiva; aseguramiento de bienes y servicios; medios y servicios científico-técnicos, comercialización; sistema de dirección y planificación; mecanismos de financiamiento, etc.

Es necesario definir un modelo de incentivos para que la gente quiera trabajar y permanecer en la agricultura. Las reformas en el sector, además de insuficientes, marchan lentamente; trascurren con mucha “retranca”, tascando el freno. Es necesario darle más derechos domínicos a los tenedores de tierra.

 HT: ¿Habla usted de privatización?

JVP: La privatización del bien público está prohibida por la constitución, pero la propiedad en sí misma no es lo esencial, sino los derechos, los dominios sobre la posesión; tener derechos inalienables de propiedad sobre los medios adquiridos, sobre lo producido y las bienhechurías, de libre comercialización. Derechos efectivos, que puedan ejercerse realmente y tengan garantías jurídicas.

Es esencial el grado de democracia del cual dispondrán los productores: de independencia, de nivel de autogestión, de asociación o cooperación para sus propios fines e intereses. Alcanzar una real democracia económica.

HT: Uno tiene la duda de si finalmente será así.

JVP: Tal parece que las reformas se realizan apenas sustituyendo por necesidad una franja de agentes económicos porque su gestión no puede hacerse eficiente por vías estatales.

Las reformas parten de estructuras anteriores que no pueden desmantelarse si deseamos conservar el socialismo, aún con sus necesarios cambios.

HT: La historia cuenta que siempre dependimos del exterior, incluso ahora después de Hugo Chávez:

Hay que rediseñar el sistema agrario completo: base productiva; aseguramiento de bienes y servicios; medios y servicios científico-técnicos, comercialización; sistema de dirección y planificación; mecanismos de financiamiento, etc

JVP: Cualquier país subdesarrollado tendrá siempre relaciones dependientes con el exterior. Cuba realiza el 40 % de su comercio con Venezuela. Si estas relaciones se viesen afectadas, y lo comparamos con el impacto de la URSS o antes de EE.UU., la afectación sería mucho menor, aunque importante. De cualquier forma, nuestro comercio está ahora más diversificado.

Eventualmente tampoco Capriles puede cerrar, acabar con todo lo anterior; no será tan demoledor de las relaciones bilaterales como se muestra en su discurso.

Es bueno marcar que siempre nuestra inserción económica en el mundo se ha basado en acuerdos políticos: URSS, CHINA, RUSIA, CAME, VENEZUELA.  Lo importante de esta experiencia histórica es que no debimos ser tan vulnerables, con un margen de incertidumbre tan estrecho.

HT: Otro asunto externo es el Embargo o Bloqueo:

JVP: El embargo y mejor bloqueo, es un asunto real, tiene efectos reales negativos, no nos mata, pero estorba el desarrollo; es una medida política, es un castigo. El bloqueo nos quita el mercado natural, USA; sus turistas, por ejemplo, multiplicarían el sector en Cuba, generando enormes ingresos, empleos, desarrollo colateral o asociado.

Tenemos en USA un potencial para las inversiones y el comercio. Se mantiene el bloqueo financiero que nos hace mucho daño, nos limita. De cualquier forma, es también una excusa; no podemos influir sobre su desmontaje pero si podemos influir sobre nuestros problemas internos, eliminar el desorden, aclarar los papeles del mercado, crear un nuevo modelo económico, instaurarlo.

HT: Finalmente, aunque vamos lento, las reformas tienen sus consecuencias, por ejemplo, surge una clase media.

JVP: Evidentemente hay una clase media entre el sector de trabajadores por cuenta propia,  la alta burocracia, los militares de elevado rango, algunos en el sector artístico literario,  deportistas, además de ciertos académicos y muchos campesinos propietarios. El tema es cómo la pasará el sector más bajo, los estratos inferiores, en la medida que avanzan las reformas. Este es y será el gran desafío del socialismo cubano del siglo XXI.

HT: ¿Nos queda confiar en el socialismo posible?

JVP: En realidad, el tema pasa por lo político, por otras bases institucionales, por un mayor desarrollo democrático orientado claramente hacia la autogestión y el autogobierno.

El proceso de reformas avanza con excesiva lentitud, lo que es perjudicial, políticamente hablando. Cuba es una empresa quebrada, sin embargo, para las grandes mayorías de la población, el proyecto de la Revolución –independencia, equidad y desarrollo-  es la única salvación posible en un mundo tan adverso.

Somos una isla pequeña, hostilizada, dependiente, donde lo único grande es la historia y el ego de los cubanos.
—–
Vicente Morín Aguado: [email protected]


8 thoughts on “Cuba hasta pasado mañana: entrevista con Juan Valdés Paz (II)

  • el 24 julio, 2013 a las 1:46 pm
    Permalink

    Lo que me disgusta de este sitio es que de tan alternativo termina siendo muy conservador y, por lógica, reaccionario. Como ejemplo se pueden leer los comentarios de muchos lectores además de algunos artículos publicados aquí, que me sería muy engorroso citar ahora. Por ortro lado, sin embargo, nos sorprende este sitio, pues a veces, aunque menos, se convocan también a voces críticas desde la izquierda, como en esta entrevista. Escuchar hablar de reformar el sistema cubano para coservar el socialismo en “una isla pequeña, hostilizada, dependiente, donde lo único grande es la historia y el ego de los cubanos” dentro de “un mundo tan adverso” ya casi como que se convierte en un acto de valentía y de respeto.

  • el 23 julio, 2013 a las 12:53 pm
    Permalink

    Impresionante, sobre todo los dos ultimos parrafos, de verdad. Impresionante para bien.

  • el 21 julio, 2013 a las 9:47 am
    Permalink

    La caida en picada del proyecto totalitario y anticuado es inevitable. Asi paso con el feudalismo y con el socialismo real que tiene sus vestigios en Cuba y Corea del Norte. Lo anterior se agrava aun mas por la decrepites de los cuatro gatos que han acaparado todas las decisiones de Cuba por mas de 50 años. “Despues de nosotros el diluvio” esa parece ser la maxima de la elite eterna.

    A mi entender lo unico decoroso que se puede hacer en estos momentos que todavia hay algo de institucionalidad y paz social, es llamar urgentemente a una Asamblea Nacional Constituyente, donde todos los cubanos de todas las tendencias politicas y sociales de adentro y fuera del pais puedan ser representados por asambleistas elegidos democraticamente. Esta Asamblea Constituyente debe proponerle al pueblo cubano una nueva Constitucion que garantice legitimidad a todos los cambios radicales que necesita el pais, en lo economico, politico y social. Esta nueva Constitucion debe ser aprobada con el voto directo y secreto de todos los cubanos. El gobierno legitimo que surja despues de aprobada la Constitucion debe hacer los cambios que sean necesarios. La elite eterna y el PCC-Gobierno tienen que estar dispuesto a someterse al voto de castigo que posiblemente el pueblo le tiene reservado por tanta sordera y abuso de poder.

    Tiene que irremediablemente emitirse una ley de perdon y olvido para todos lo obrado anteriormente, menos para los delitos de lesa humanidad. Eso garantizaria iniciar una nueva etapa de Cuba sin la sombra del revanchismo y el caos. Asi lo han hecho en los paises del ex.socialismo real europeo y en los latinoamericanos que padecieron de las sangrientas dictaduras militares.

  • el 20 julio, 2013 a las 5:20 pm
    Permalink

    Solo una pregunta:A cual socialismo se refiere el ilustre profesor ?

  • el 19 julio, 2013 a las 8:02 pm
    Permalink

    Ahí lo daño profesor, cuando dijo: “si queremos conservar el socialismo”. ¿Quiénes quieren conservar el socialismo en Cuba? Ese es el meollo del asunto. Para que Cuba salga del atolladero en el que lleva más de medio siglo, hay que soltar las amarras y preguntarle a todos los cubanos, vivan donde vivan, cuál es el sistema socio político que desean para su país. Esa es la deuda aun no saldada con el pueblo cubano.

    Aquella pregunta que le hicieron a un puñado de hombres llenos de adrenalina, armados para defender la patria amenazada, hubieran gritado lo mismo por el socialismo que el budismo zen, el líder estaba en posesión de sus mentes y de la situación en ese momento, nada ni nadie hubiera dicho otra cosa en contra del líder que convocaba a la defensa de la patria. Hay que contar con todos para hacer una patria por el bien de todos, pero eso es lo que no quieren los que se acostumbraron a mandar como si estuvieran en la finca de Birán. Así de simple, seguimos con una dictadura o se apartan los dictadores y le dejan el paso a los demócratas. Y no me vaya a contar las elecciones del 75 y posteriores, esas tampoco cuentan porque ya para entonces no existían ni la clase media ni la oposición política.

    Por otra parte, la isla no es hostilizada, es condenado un régimen autoritario que ostenta el poder desde hace más de medio siglo, y lo celebra como bueno, un régimen que ha obligado a su pueblo a marchar por los senderos que ellos han marcado, y cuando han quebrado las arcas andando por esos caminos y el marabú se ha enseñoreado de los que algún día fueron magníficos campos cubanos, las culpas las han tirado al “enemigo imperial” o al “pueblo holgazán”.

    Vergüenza les debería dar, a estas alturas del desastre, discursar con argumentos tan ingenuos, considerando que, como el destino manifiesto, no nos queda otro camino que una dictadura, y que estamos condenados a seguir a un caudillo incapaz.

    La única salvación posible, en este mundo tan adverso, es que los gobernantes corran el riesgo de ser depuestos, condenados, criticados y sacados del poder cuando estos incumplan con sus obligaciones, mismas en las que se han cagado los hermanos que durante más de medio siglo hicieron de una isla su finca privada, donde todas las calamidades llevan su firma, algo que usted debe saber perfectamente profesor.

    Y del embargo, pues otra incapacidad del dictador, Él fue incapaz de convertir a los Estados Unidos en un socio comercial, y fue también incapaz de crear una economía capaz de producir riquezas suficientes para cubrir las necesidades cada vez crecientes de la sociedad, fue incapaz de fundar un sistema económico independiente del supuesto o probado enemigo comercial. Esos lamentos ante el embargo, son la prueba más fehaciente de la incapacidad del sistema para optar por la independencia económica, es la muestra ante los ciudadanos que sin “el imperio” no hay desarrollo. Lamentable conclusión, sobre todo ante nuestro ego, que está disperso por el mundo, y nuestra historia, tergiversada, borrada, escondida y mísera.

  • el 19 julio, 2013 a las 5:25 pm
    Permalink

    Para el pueblo de a pie, los conceptos de independencia, equidad y desarrollo son solo palabras que se han repetido por decadas en la verborrea oficialista pero que poco tienen que ver con la realidad. No conocen nada mas que el permanente miedo de ëstamos mal, pero afuera otros estan peor”y eso paraliza cualquier accion hacia el cambio. Independencia?, jamas cuba ha sido mas dependiente del exterior como hoy en dia. Una gran parte de su poblacion vive en la casa del enemigo, de alli entra una considerable parte del alimento que consumen, de alli llega el segundo o tercer ingreso monetario mas importante y para colmo, todos los problemas internos parecen radicar en la influencia del embargo, desde que una empleada no hizo su trabajo a tiempo hasta la acumulacion de basura en las esquinas. Equidad?, esa palabra da risa hoy dia. Decadas promoviendo la igualdad y ahora surge una nueva clase adinerada mientras que los mas desposeidos cada dia tienen menos apoyo del gobierno. Desarrollo?, que es eso?. Acaso alguien le ha preguntado al pueblo en un plesbicito que quiere para el futuro de sus hijhos en Cuba?

  • el 19 julio, 2013 a las 3:23 pm
    Permalink

    No se de que encuesta el entrevistado saca estas concluciones:”el proyecto de la Revolución –independencia, equidad y desarrollo- es la única salvación posible en un mundo tan adverso .”De esas tres cosas al cubano solo le interesa verdaderamente la ultima,siempre y cuando significa mejor nivel de vida pues si pudieran la enorme mayoria buscaria la “idependencia” en las costas de enfrente y equidad bien saben que nunca la hubo.Lo de la idependencia y soberania ha sido un cuento y un pretexto para mantener a la misma persona mas de medio siglo en el poder (que nadie dude que el control ultimo lo tiene Fidel) y es El, el UNICO QUE HA GOZADO DE VERDADERA INDEPENDENCIA Y SOBERANIA entre los cubanos que quedan en la isla

  • el 19 julio, 2013 a las 2:35 pm
    Permalink

    Good

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *