Cuba está creando una nueva filosofía de vida

Por Yusimí Rodríguez

Eurico Borges

HAVANA TIMES — Eurico Borges, 1950, pintor y viajero (así lo define un artículo), llegó a Cuba por primera vez en 1999. Tres días después de su llegada supo que era el lugar donde quería vivir. Se estableció en nuestro país en el 2000 y ha vivido aquí durante 17 años.

HT: ¿Por qué Cuba?

Eurico: Mi relación con la Isla comenzó en mayo de 1968. Se gritaban consignas a favor de Fidel y el Ché, en las manifestaciones en que yo participaba ingenuamente. Tenía 17 años. A partir de ahí empezó a despertar mi conciencia política; venía de un país fascista, en guerra desde 1961, principalmente con los movimientos independentistas africanos. No podíamos salir de Portugal. Escapé. Empecé a preocuparme por la política. Comprendí que la buena o mala suerte de los pueblos es tener la persona idónea en el lugar oportuno para dirigirlos.

HT: ¿Cree que los cubanos tuvimos una persona apropiada?

Eurico: Absolutamente. Tuvieron la suerte de tener hombres fundamentales en la historia de la humanidad y de Cuba: Martí, Maceo… hasta Fidel, el más grande político del siglo XX y parte del XXI. Tienen una nación que crea gente como los Cinco Héroes, Eusebio Leal, el padre de Elián González.

HT: ¿Si hemos tenido tanta suerte, por qué tantos cubanos se han ido desde 1959? Las personas han arriesgado sus vidas, durante décadas, para abandonar el país.

Eurico: Como decía Ortega y Gasset, el hombre es él y sus circunstancias. Cuba es una isla y existe algo llamado fobia a las islas. Es un tema sobre el que trabajé en 2004, en una exposición titulada Hay mar y mar a ir y virar. Cualquier persona nacida en una isla tiene natural tendencia y necesidad de salir.

HT: La emigración cubana aumentó después de 1959

Eurico: La emigración existe desde el principio de la humanidad. Que una sociedad garantice a los ciudadanos todo lo material, no significa que no tenga tendencia a emigrar; solo tiene menos. Cuba asume un sistema casi único en el mundo hoy, que revolucionó todos los conceptos de vivencia, organización social, etc., es natural que haya gente en desacuerdo, que desean ropas de marca, el mejor celular, etc. No me atrevo a dar un por ciento, pero si debo hacerlo, diría que el 5%, de toda la población, aunque sería medio millón de personas.

Cuba está creando una nueva filosofía de vida, donde la gente tiene preocupaciones más allá de las materiales. Trabajo ahora en una serie titulada Sociedad consumista que me consume. Habla de la burda mentira que es el consumismo. Nos dicen que solo seremos felices con este celular, esta ropa, este carro, etc. Cuando lo obtienes, ya la felicidad no es eso, sino el celular con una rayita, un color… La sociedad consumista nos crea necesidades materiales. ¿Dónde están las espirituales? ¿Dónde está la felicidad?

HT: ¿Siente que el sistema cubano ha sido capaz de satisfacer las necesidades espirituales de las personas?

Eurico: Si hay un país en todo el mundo, que permite al ser humano acercarse al paraíso, es Cuba.

HT: ¿Como artista, qué piensa de la censura de la obra El Rey muerto, de Juan Carlos Cremata, y la película Santa y Andrés, de Carlos Lechuga, excluida del Festival de Cine en diciembre último, además de otras censuras sufridas por los artistas por décadas?

Eurico: ¿Cuántos ejemplos quiere de censura en la sociedad capitalista?

HT: Me interesa saber ¿qué piensa de eso en Cuba, donde usted dice que se satisfacen las necesidades espirituales?

Eurico Borges

Eurico: Yo mismo tuve un programa llamado Babelia, con gran audiencia en Portugal; me fue censurado, tres meses antes de las elecciones. Podía hacerlo cuando estas hubieran pasado, pero no acepté esas condiciones. El dictador portugués Salazar decía que mientras más inculto es un pueblo, más fácil de gobernar.

Las sociedades neoliberales hoy producen seres acríticos, dependientes económicamente, para que sean fácilmente dominados. No llamaría censura lo que hay aquí. ¿En media docena de años, cuántos celulares hay aquí? Cerca de 4 millones. ¿Pensaba hace 5 años que tendría celular? Cuba tuvo que entrar en el engranaje del llamado progreso y quizás no está preparada para eso.

En mi edificio hay cuentapropistas que no respetan las reglas de convivencia, porque empiezan a tener dinero. Cuando en Cuba se critica el regaeton y sus textos execrables, no se prohíbe el regaeton. Se dice que hay que educar a las personas para que no lo escuchen. Eso es una actitud. También se puede pedir responsabilidad a los artistas. No se puede usar el argumento de las sociedades capitalistas de que “a la gente le gusta”. A la gente le gusta lo que se les da; hay que darles cosas de calidad.

HT: ¿Quién determina la calidad?

Eurico: Dios, pero como no existe, hay hombres que deben determinar eso. Hay que aceptar los equívocos que existen. Fidel, un hombre y político maravilloso (soy martiano y fidelista por convicción y devoción) cometió algunos errores, que reconoció.

HT: ¿Cuáles?

Eurico: Tendría que recapacitar. ¿Pero por qué pensar en los errores? Prefiero recordar las cosas buenas, las malas son para los pesimistas y los derrotistas.

HT: ¿Qué piensa de los cambios que están ocurriendo en Cuba?

Eurico: Es inevitable que haya cambios, pero rezo, aunque no soy católico, porque no sean muchos.

HT: Justo en 1968, cuando usted empezó a admirar la Revolución Cubana y a tomar conciencia política, en Cuba ocurrió la Ofensiva Revolucionaria. Se eliminó la pequeña propiedad privada. El gobierno le quitó a las personas carritos de frita, pequeñas bodegas, peluquerías dentro de las casas, etc. A cambio les dio una compensación, determinada por el propio gobierno. Es de las cosas que tuvieron que cambiar. En los años 90 tuvieron que permitir la apertura de negocios privados. En 2014 se ampliaron las licencias para abrir negocios. ¿Qué piensa de eso?

Eurico: No soy político, soy pintor, un ser social que interviene en la sociedad que lo rodea. Hay muchas cosas sobre las que no estoy preparado para opinar. Por otro lado, debo ser muy respetuoso con Cuba, los cubanos, la Revolución. Estoy en casa ajena. La idiosincrasia de Cuba y los cubanos no es la mía.

Estoy intentando, después de viejo, adquirir los principios y la filosofía de los cubanos, porque los considero los mejores para vivir. Usted me habla exclusivamente de economía; me importa un pito la economía. Me importa que si un país se preocupa por sus ciudadanos es Cuba. Tiene tres cosas fundamentales que demuestran el respeto por los derechos humanos: derecho a la educación, a la salud y a la alimentación.

En mi tierra, a principios del siglo XX existía la sopa de los pobres. Hay fotos de las colas que se hacían entonces. En las fotos de ahora hay mucha más gente comiendo la sopa de los pobres. No me hable de economía. Allá todos los políticos son corruptos, ninguno se preocupa por la sociedad. Aquí se toman medidas para el desarrollo de la sociedad.

HT: ¿Qué principios de los cubanos quiere adquirir?

Eurico: Filosóficos. Soy fidelista. Asumo los principios que Fidel y Martí propugnaban: solidaridad, respeto, desarrollo sostenido, querer a las personas. Esos principios se mantienen aquí. Si hay país seguro es Cuba. Aquí se respeta a las personas. En mi país se respeta a quienes tienen dinero


29 thoughts on “Cuba está creando una nueva filosofía de vida

  • el 28 abril, 2017 a las 12:06 am
    Permalink

    Este está completamente habanerizado… en el peor sentido del “término”.

  • el 28 abril, 2017 a las 12:04 am
    Permalink

    cojones, que si tiras una más se desparrama la letrina… el día en que llegaron “los moros” se hizo la luz, para que te lo sepas.

  • el 4 abril, 2017 a las 6:20 pm
    Permalink

    Cada uno goza con lo que le gusta, y cada cosa tiene distinto sabor.
    Es verdad que el periodista “ataca” sistemáticamente las opiniones del entrevistado, pero eso es un fenómeno bastante corriente en los medios por el ancho y no tan ajeno mundo, que en Cuba no se produce ya sabemos por qué. Así que alguien acostumbrado al periodismo aquiescente y soft que se practica aquí tiene que ver eso como algo agresivo, o al menos impertinente.
    Pero lo cierto es que uno puede hacerse una idea más cercana del personaje entrevistado con ese estilo mordaz de las preguntas.
    Éste, por lo que se lee, es una especie de hippie extemporáneo, que quizá duerma en una tinaja y beba en el cuenco de una mano, como el filósofo del que adopté el nombre. Que le aproveche, pues.

  • el 29 marzo, 2017 a las 9:52 pm
    Permalink

    Creo que este tipo ni es pintor ni come frutas, debe ser un artista mediocre que vive de otro negocio, porque aquí ni se habla ni de lo que pinta este personaje.

  • el 27 marzo, 2017 a las 8:03 am
    Permalink

    Eduardo: Tu retórica sofista es en verdad envolvente y no se sabe cuál es la causa que defiendes, a veces luce justa, otras sumamente injusta. Ahora crees que condeno tu derecho a opinar diferente a mí, o me acusas de solo creer que es mi derecho. Pero es solo una estrategia manipuladora para defender lo indefendible. Tu derecho a opinar es respetadísimo aquí por todos, la prueba es que Circles te lo permite libremente y todos te respondemos. ¿Ahora qué quieres, que concordemos contigo? –pides demasiado, pides que seamos hipócritas. Ser respetuoso del derecho ajeno no equivale a ser hipócrita. Siempre repito que para nada me molestan los comunistas, ni los fidelistas, ni los cómplices de ellos que cubiertos de dólares o desde el extranjero apoyan el sacrificio involuntario e inútil de nuestro pueblo. ¿Tú sabes por qué aquí los liberales te dicen mil cosas por lo que comentas?: -porque te respetan tu derecho a opinar. Verdadera falta de respeto es no responder, creerse dueño de la verdad, evadir argumentos, fingir que los que piensan diferentes no existen o son indignos de una respuesta o del diálogo retórico. Por ejemplo, así es Elio Delgado y “por casualidad” tú nunca lo criticas. ¿Por qué será?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *