Cuba: Desencadenar la energía creativa

Vicente Morín Aguado

Michael A. Lebowitz.
Michael A. Lebowitz.  Foto: www.elciudadano.cl

HAVANA TIMES — Socialismo y Partido. El Nuevo Estado a partir de la comunidad. Cooperativas y autogestión. Cuba y su economía. Responde Michael A. Lebowitz, economista y profesor de la Simon Frazer University de Vancouver, Canadá.

HT: ¿Qué necesita la economía cubana, como un factor de primer orden, para despegar?

ML: No es apropiado que yo, como un intruso, haga las propuestas específicas destinadas a resolver los problemas de la economía cubana. Sin embargo, sobre la base de mis estudios de varios países que intentaron desarrollar el socialismo en el siglo XX, en especial durante mis años como consejero del gobierno venezolano de Chávez, creo que puedo hacer algunos comentarios generales.

Para construir una nueva sociedad es esencial encontrar las maneras de desencadenar la energía creativa de las personas. Es importante crear las condiciones en las que las personas, a través de su práctica, pueden transformar las circunstancias y a sí mismas.

En la Unión Soviética la tendencia fue pensar que todos movimientos hacia el socialismo debían determinarse en la cima y transmitirse hacia las masas. El resultado fue que los trabajadores no desarrollaban sus cualidades, eran alienados en el desempeño de su labor sin poder controlar el resultado de su esfuerzo, y sabemos el resultado: el capitalismo triunfó.

HT: ¿Alguna experiencia en particular?

ML: En mis años venezolanos comprobé que en los Consejos comunales era evidente la positiva respuesta de los trabajadores cuando tienen la posibilidad de tomar las decisiones y entonces encuentran su fortaleza y dignidad.

Si usted quiere solucionar el problema de la pobreza, usted tiene que dar el poder a las personas. Chávez era consecuente en este punto: hizo hincapié en la importancia de producir a nuevos seres humanos, y a menudo citaba al Che Guevara sobre la necesidad de crear nuevos seres humanos socialistas.

HT: ¿Una economía es posible totalmente sobre la base de la autogestión y las cooperativas?

ML: La autogestión de empresas estatales y las cooperativas son una manera importante de desencadenar la energía creativa de las personas. Desarrollan la solidaridad dentro de esos lugares de trabajo y demuestran los aspectos esenciales de una sociedad sobre la base de la cooperación en vez de la competencia. Sin embargo, no creo que sea posible desarrollar una economía con equidad social, limitada a estas islas de la cooperación. Una tendencia inherente a estas formas de organización económica es priorizar los propios intereses de sus colectividades.

Por ejemplo, en Yugoslavia la orientación de las empresas autogestionadas era maximizar las ganancias por trabajador. Funcionaban dentro del mercado y no fomentaban la solidaridad dentro de la sociedad. Tendieron a generar la desigualdad en el país.

La tributación al estado con el propósito del desarrollo equilibrado del país fue atacada como un caso típico de explotación generada por el estado, calificado de estalinista.

HT: Llegamos al punto de ¿si son imprescindibles el Partido y el Estado?

ML: Creo que el estado es definitivamente necesario. ¿Cómo puede usted arreglarse con problemas tales como la desigualdad o la defensa nacional?  Sin embargo, es importante  construir un diferente tipo de estado – un Nuevo Estado.

En Venezuela, Chávez describió los concejos comunales como las celdas del  Nuevo Estado Socialista. Eran instituciones caracterizadas por el protagonismo de la democracia,  una democracia en la práctica, en cuál las personas se desarrollan a través de su propia actividad. Y vio estos Consejos como los componentes básicos a trasladar hacia arriba, hacia el nuevo estado nacional – un estado de comunas y desde allí a la creación de una ciudad comunal y entonces un estado desde abajo.

No pienso que tal nuevo estado aparece espontáneamente. Requiere un esfuerzo deliberado. Requiere la lucha de las ideas. Requiere el liderazgo. En pocas palabras, requiere de un Partido que reconozca la necesidad de crear las condiciones en las que los nuevos seres humanos socialistas producen y se crean a sí mismos.

Este partido debe ser una institución que contenga las tendencias diferentes en su interior,  respetando las minorías, un partido orientado a construir el edificio socialista, escuchando y aprendiendo.

HT: Finalmente le propongo aterrizar en el doble sentido de esta palabra, irnos a algo muy concreto, al parecer insoluble en Cuba: la agricultura.

ML: Indudablemente los problemas de agricultura cubana son muy serios. Estos tienen características únicas (reflejan las decisiones especiales del pasado) y a la par es esencial comprender que tienen muchas características comunes a las de otros países del sur.

En muchos lugares, los campesinos abandonaron las zonas rurales debido a la incapacidad de competir con la agricultura muy subsidiada de los Estados Unidos y  demás  países capitalistas desarrollados. El resultado es que muchas naciones del sur carecen de la soberanía alimentaria a pesar de poseer tierras fértiles.

Un buen ejemplo es Venezuela, donde había un movimiento enorme del campo a las ciudades en el período anterior a la elección de Chávez; un estímulo especial era la moneda sobrevaluada (atribuible a las exportaciones de petróleo) que parecía indicar a los productores rurales su incapacidad de competir con las importaciones.

En un trabajo realizado para el ministerio venezolano del desarrollo económico en 2008, hice hincapié en que si se quiere apoyar la producción de alimentos, es necesario apoyar a los productores y, en particular promover la entrada de personas jóvenes a la agricultura.

Implica desarrollar una infraestructura, escuelas, instalaciones culturales y acceso a las comunicaciones modernas. En pocas palabras, usted necesita crear las condiciones en las cuales los jóvenes no le den la espalda a la civilización si desean trabajar en el campo.

Si una sociedad está preparada para realizar tal inversión, entonces puede preguntarse sobre la naturaleza de las relaciones de producción en la agricultura. De lo dicho antes, es obvio que las formas de la autogestión, bajo propiedad estatal o cooperativa, son esenciales.

Debe ser obvio también, que si la sociedad está haciendo esta inversión, entonces las empresas creadas deben reconocer su responsabilidad con la sociedad. Si la sociedad cubana no está preparada o es incapaz de hacer tales inversiones, temo que se mantendrán los altos precios de los alimentos y las importaciones elevadas de estos, especialmente si agregamos el envejecimiento de la población rural.
—–
Vicente Morín Aguado:  [email protected], [email protected]

 


37 thoughts on “Cuba: Desencadenar la energía creativa

  • el 6 abril, 2014 a las 6:26 pm
    Permalink

    Esopo:

    Te aclaro que ese es mi verdadero nombre…

  • el 5 abril, 2014 a las 3:15 am
    Permalink

    Isidro, pienso que la diferencia entre el anónimo Esopo y el anónimo Isidro es que el nombre Esopo es más específico y el nombre Isidro es más genérico, son como dos calles, sin número, sin reparto, sin ciudad, ni país, piensa, Isidro, piensa.

  • el 3 abril, 2014 a las 9:09 am
    Permalink

    Ja,ja… me has hecho reír con lo del bolero…Aclaro que lo que te dije sobre el nombre no implica el menor intento de imposición de mi parte. Sólo que entiendo que uno de los primeros pasos hacia la mencionada pluralidad debe ser la posibilidad de decir lo que cada cual piensa a cara descubierta. Es lo que yo hago, y si eso entraña consecuencias, bueno, todos vinimos a este mundo con una carga de responsabilidades.

    Ahora, no critico al que se sienta más cómodo así. Sólo que veces algunos – y para nada es tu caso – se esconden en sobrenombres o anonimatos para ofender y calumniar a otros. Y eso sí me saca de quicio…

  • el 2 abril, 2014 a las 2:27 pm
    Permalink

    Isidro, es cierto que se requiere un largo periodo de aprendizaje para vivir en democracia, pero pienso que en esta etapa además de proyectar el futuro de Cuba, nos permite ir aprendiendo a lo largo del camino y contribuir a que los demás aprendan a convivir entre diferentes opiniones y credos políticos. Me inicie como forista en Cuba Encuentro al incio de esa publicación, una vez se me ocurrió decir que “cada perro con su hueso, que lo que hacía falta era roerlo bien”, eso fue relacionado con Yoani porque Jorge 66 en DDC, cuando los indignados, quería que ella se indignara y expresara su indignación acampando en una carpa en el Parque Central, pienso que mi hueso es hacer comentarios en estos foros teniendo como objetivo la democratización de Cuba. Con respecto a publicar, si se pone mi nombre real en un buscador de Internet aparecerán varias páginas con títulos de trabajos publicados y referencias de otros autores a mis publicaciones académicas en las áreas de la ingeniería y las ciencias exactas, además tengo liberada mi tesis de doctorado en internet, que pienso es un aporte a la ingeniería. Por otro lado ya tengo una larga vida, tengo el firme propósito que cuando la democracia de Cuba esté bien encaminada según entre a estos foros saldré, en otra ocasión he dicho, como dice una canción cubana, “cuando ya nadie escuche mis canciones ya viejas emprenderé mi camino y en un pueblo lejano allí moriré” ya estoy habitando ese pueblo lejano.

  • el 2 abril, 2014 a las 10:30 am
    Permalink

    Esopo (ojalá algún día publiques con el verdadero nombre, como hacemos unos cuantos acá).

    Llevas toda la razón con el ejemplo de HT, en tanto que medio representativo de los nuevos tiempos que corren, tanto en la propia Cuba, como en el mundo en general. Vivimos en una era en la que, a merced de tanto avance teconológico, todas las opiniones conllevan potencialidad para establecer una diferencia.

    En cuanto a nuestro patio, estimo que se requiere de un largo proceso de aprendizaje para saber convivir con la pluralidad que necesariamente llegará, si bien gradualmente, por eso no pierdo un día de intercambiar criterios aquí con los individuos más disímiles.

    Pienso que sin el fermento cívico que debe derivar de ese aprendizaje mutuo y creciente nos volverá a soprender aquella situación de hace mas de un siglo, según la cual “ya tenemos república; ahora hacen falta los ciudadanos…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *