Por Yusimí Rodríguez

Wollette Tsehay Gabriel Tafari

HAVANA TIMES — Conocí a Wollette Tsehay Gabriel Tafari (Marbys Guzmán Palomo) en el 2010. Intentábamos ingresar a un diplomado de Humanismo y Sociedad que ofrecía el Convento San Juan de Letrand. Fui aceptada; ella, no, a pesar de ser Licenciada en Cultura Física y de que solo le faltaron solo dos meses para graduarse de Antropología en la Universidad de Londres.

HT: ¿Tuvo que ver con tus atributos de Rastafari?

Tsehay: No puedo asegurarlo. Fui de las primeras en llenar la planilla. Después, no me llamaron para las entrevistas. Quizás fue por mi imagen, no sé. A mi esposo tampoco lo aceptaron en ningún curso. Ahí trabajan profesores, estamos hablando de ciencia, aunque los estereotipos existen.

HT: Pero me dijiste que existen fuertes contradicciones entre la iglesia católica y los Rastafari.

Tsehay: El pensamiento de Rastafari sobre la iglesia católica es bastante radical. Eso puede haber influido, pero en la planilla no puse que soy Rastafari.

HT: ¿Por qué es tan radical el pensamiento Rastafari sobre la iglesia católica?

Tsehay: La historia demuestra tuvo un papel fundamental en la conquista y colonización de América, y el exterminio de los indígenas. Los consideramos altos representantes del mal en la tierra.

HT: Pero en San Juan de Letrand conocí a sacerdotes católicos muy críticos de esa actitud de la iglesia.

Tsehay: Sé de sacerdotes católicos muy progresistas, pero no se apartan del mandato del vaticano. La iglesia apostólica romana fue fundada a partir de la matanza de seguidores de Jesús. El no fundó iglesia ni religión. Los romanos, después de tanta persecución, descubrieron que creaban un mito y lo aprovecharon para fundar una iglesia. Cambiaron muchos hechos históricos. Solo tienes que ver su riqueza actual. La consiguieron gracias al saqueo y al exterminio. Pero reconozco que dentro de la iglesia católica hay hombres buenos.

HT: ¿Cómo llegaste a Inglaterra, y qué te impidió graduarte de antropología cuando te faltaban dos meses?

Tsehay: Al terminar el preuniversitario, empecé la licenciatura en inglés, pero tuve muchos problemas personales y económicos. Comencé a trabajar en el Museo Nacional de Bellas Artes. Allí, conocí a un inglés. Nos enamoramos y fui a vivir a Inglaterra. Vine por una investigación en el 2003. Aquí estaba la Operación Coraza, para detener a todo el que estaba involucrado en el tráfico de drogas. Dentro de Coraza, existió la Operación Rastafari. Fui presa porque traje semillas de marihuana para sembrar en mi congregación y no tener que recurrir a los traficantes. Salí en el 2010.

HT: ¿Entonces, cuándo estudiaste licenciatura en cultura física?

Tsehay: Comencé en el 2005, en la cárcel. Salí en enero del 2010, y me gradué en julio, con título de oro.  En prisión, fui responsable de la cátedra de Cultura Física, entrenadora del equipo de voleibol y profesora de Antropología Social del  3er año de Estudios Socioculturales en la Sede Municipal de la lisa

HT: ¿Estuviste todo el tiempo en la cárcel, no estuviste en prisión domiciliaria?

Tsehay: El tráfico de drogas se considera un delito contra la seguridad del estado.  No recibes una medida cautelar o prisión domiciliaria. Los rasta vemos la marihuana como el sacramento de nuestra espiritualidad. Es la planta de la sanidad de las naciones, como dice la Biblia.

HT: ¿La Biblia habla de la marihuana?

Tsehay: Habla de un árbol que crece silvestre, durante los doce meses del año y sirve para todo. La marihuana es un alimento lleno de proteínas; se pueden confeccionar ropas y zapatos. Crece durante todo el año. Es un vehículo para comunicarnos con Dios y el espíritu que todos llevamos dentro. Sana, cuando se usa con conciencia y respeto. Se dice que una copa de vino cura el colesterol, pero quien bebe todos los días para enajenarse es un alcohólico.

HT: ¿Crees que debería legalizarse el uso de las drogas, como ocurrió con el alcohol, que fue ilegal durante la Ley Seca?

Tsehay: ¿Sería bueno legalizar el crack, creado en laboratorios para mantener a los soldados despiertos en la guerra, y hoy es una de las drogas que más destruye a las personas? La marihuana no es una droga. Conozco personas que fueron drogadictos o alcohólicos y tras recibir tratamientos con marihuana, no son adictos, ni siquiera usan marihuana. Sin embargo, muchos psicólogos la consideran la antesala de las drogas duras.

Tsehay con su esposo Kilimanjaro.

He pedido la legalización, no de las drogas, sino de la marihuana. ¿Cómo puedes ilegalizar algo que no creaste? Tanto las teorías científicas como las religiosas plantean que las plantas existían cuando el hombre apareció en el planeta”.

No existe la sobredosis de marihuana, porque no es química. Nadie muere de fumarse un porro. Lo más que puede producir es sueño. Por eso se prescribe a enfermos de cáncer o sida, en países progresistas en cuanto a su legalización. Pero las opiniones están divididas.  En muchos lugares, aunque no es legal, se respeta su uso por parte de ciertas comunidades”.

Contrario a lo que muchos piensan, no la usamos para enajenarnos, sino para orar. Cuando despiertas de la enajenación descubres que el mundo sigue siendo el mismo, ¿quieres enajenarte otra vez? A nosotros la marihuana nos da fuerza para luchar”.

Antes era muy dura con los adictos.  A través de las meditaciones, bajo el efecto o no de la marihuana, he descubierto que vivimos en un mundo muy dañado.  Muchos religiosos nos han dicho que la marihuana no es necesaria para encontrar a Dios, y tienen razón, pero no todos necesitamos lo mismo”.

HT: Entonces no se trata de la marihuana, sino de qué hacen las personas con ella.

Tsehay: Exacto. La marihuana no tiene la culpa de la maldad de los hombres.

HT: Cuéntame de tu encuentro con Rastafari.

Tsehay: Fue algo grande. Nadie te dice quién eres, lo descubres. No te convierten en nada. Por eso no es una religión, sino un modo de vida espiritual. Mis amigos cuentan que cuando llegaba a la congregación de San Miguel del Padrón, mi rostro decía: “mira a estos negros marihuaneros”. También juzgué. Luego comencé a estudiar la cultura Rastafari, qué hacían, qué promovían, y descubrí que yo también era Rastafari. Estudiaba en la universidad; no era bandolera ni drogadicta.

HT: ¿Eres seguidora de Haile Selassie I?

Tsehay: Sí.

HT: Pero está considerado un tirano, incluso Marcus Garvey lo criticó por tener al pueblo etíope esclavizado.

Tsehay: El abolió la esclavitud en Etiopía. Era legal hasta que asumió su mandato. Hay que leer la historia y escuchar las dos versiones. Como Rasta, lo primero que leí fue La revolución desconocida, donde se dice que era un tirano y se bañaba en una piscina con sangre de vírgenes. Pude ir a Etiopía y ver qué piensan de él los etíopes. Mi conclusión es que la propaganda puede ser muy manipuladora. La historia está sujeta a interpretación.

Garvey profetizó que un rey negro sería coronado y traería la salvación de nuestra raza. No dijo que era Selassie I, pero por el hecho histórico de su coronación, los rastas interpretaron que era él. Hasta ese momento, muchos caribeños no leían la Biblia. Empezaron a hacerlo, bajo esta óptica Garveísta, vieron que la tierra dividida por cuatro ríos, que aparece en Génesis, es África. La Biblia no es ajena a nosotros.

Cuando  Selassie I se coronó, comenzó su campaña contra la esclavitud y por la modernización. Promovió el regreso de los afro descendientes caribeños a África. Destinó tierras de su patrimonio familiar para ese proyecto. Nosotros no hemos regresado por falta de dinero. Los Rastas exigimos a la comunidad internacional repatriación y reparación, al igual que se ha compensado a los judíos, los japoneses y otras víctimas de guerras. ¿Quién recompensa al africano, víctima de la colonización, que aún no encuentra su lugar en el mundo occidental?

HT: Has hablado de la Biblia, ¿eres cristiana?

Tsehay: Sí.

HT: Pero estudiaste antropología. ¿Crees en la teoría de la evolución de las especies?

Tsehay: No es una contradicción. Muchos científicos son cristianos. Sé que hay una fuerza superior a la voluntad humana. Pero prefiero no opinar sobre la teoría de la evolución, sino reconocer lo bueno de cada cosa. La teoría de la evolución ayudó a romper con la fantasía de que Dios era un ser mítico y no algo que habita entre nosotros. Todo ha tenido su función en el desarrollo del hombre.

HT: Decías que la persona negra no ha podido encontrar su lugar en el mundo occidental. ¿Has sentido la discriminación en Cuba?

Tsehay: Diariamente. Mi esposo ha tenido grandes problemas para encontrar trabajo. Lo detiene la policía en la calle. Vivimos en una sociedad muy prejuiciada, aunque se ha intentado erradicar.

HT: El año pasado pregunté a una entrevistada a qué atribuía la persistencia del racismo en Cuba, tras cincuenta años de Revolución. Contestó que debido al asedio de los Estados Unidos, el gobierno no ha podido dedicarse por completo a eliminar el racismo.  ¿Tú qué piensas?

Tsehay: Pienso que hay racismo en Cuba porque la historia ha sido manipulada. Al no educar a los niños en el respeto y el conocimiento de la contribución de los negros a la sociedad, se mantiene una esclavitud mental respecto a las razas. Si se ha hecho algo durante la Revolución para erradicar el racismo, ha sido bastante poco. Hace diez años le pedía al instructor de la prisión que me mostrara a los negros del Buró Político del Partido. Decía que se estaba trabajando en eso. La historia en las escuelas debe contar sobre los Independientes de Color, la conspiración de Aponte, el pensamiento de Maceo, no solo el machete.

HT: Veo que te resultó fácil reinsertarte a la sociedad tras cumplir tu sanción. Encontraste empleo como profesora de cultura física en la comunidad.

Tsehay: No me considero reinsertada a la sociedad. No puedo sentirme parte de una sociedad que me aliena y me cataloga como drogadicta.

Actualmente, Tsehay escribe un libro sobre la mujer Rastafari en Cuba.

13 thoughts on “Conversando con una cubana rastafari

  • Isidro le responde a Jimmy el 16 septiembre 2012 a las 23:13, un comentario de altura!!!! Alguien incluso le ha respondido Chapeau!!!!
    Creo que todo lo leido me parece estupendo, genial… Y todo es necesario, pienso y afirmo; a pesar de todos los problemas que tenemos por resolver… aqui se habla de uno fundamental: el racismo en Cuba… entre otros..
    Claro que, hablar de este tema en un pais donde la propaganda afirma otra osa, es un tema bastante delicado.

    No sé si esta chica dice o no la verdad…. Pero ser negro en Cuba y rasta debe ser durisimo… Todavia un principe o una princesa, como en muchas partes del mundo, deben represrntarse con la piel bien blanca… pues desentonaria con el ideal o el sueño de muchos… Asi también un cristo, un representante de una firma importante, en fin… para el negro, los edificios podridos de la Habana Vieja… barrio donde ni los taxos quieren entrar!!!!

    La pobreza mayor la sufren los negros… Alguien dijo por ahi, un dicho de que: NO APROVECHAN LA OPORTUNIDAD…. Y yo digo ?Qué oportunidad????

    Estos sitios se prestan para que personas que siguen al gobierno,y aun estan dentro de Cuba, opinen a favor de lo que les convienen leer!!!!

    Al entrevistador: Gracias por darme una nueva vision del mundo en que vivimos.

    Jolin con la cubana…..

  • Buenas noches estoy realizando un trabajo sobre los rastas y necesito saber o indagar algo sobre ustedes por ejemplo su música. Que tan importante es para ustedes su música. Que los lleva a componer. Cuál es su importancia de componer. Cuáles son sus pensamientos o que los inspira en el momento de componer.

  • Que cantidad de chorradas por minuto, lo malo es que parece creerse todo lo que dice.

  • Sin fin de opiniones marcada por un confort(asimilación por la) con la realidad y digo la realidad toda, más allá de la Cubana: “consumo permanente”(pepe), “escapismo de una situación agónica”(Joshua Ramir), “cosas verdaderamente importantes de las que reportar”(Oppiamo Licario), “Fidel Castro, Ho Chi Ming, Kim Il Sun y Mao”(Jimy).
    Hay gente que tienen la útil cualidad de poder vivir esta realidad y ademas, alguna que otra vez viajar a su propia realidad.

  • me simpatizan los rastas de siempre, mi padre me contaba de ellos despues de regresar de Jamaica en los 70’s, de los dredlocks con aceite de coco, la vida natural etc., despues la genialidad de Marley convirtio al rastafarianism en fenomeno pop.
    Dicho esto, los rastas cubanos siempre me han parecido falsos (opinion o sensacion muy estrictamente personal), mas moda e imagen que espiritu, hay algo que no me permite tomarlos en serio, me parecen simple imitacion; con una cultura tan fuerte y vibrante como la de Cuba Negra (si acaso es posible esto) superior a la de Jamaica en muchisimos sentidos, se me hace dificil creer el cambio interior a rasta, (no mas Shango? no mas tumbadora? Etiopia en vez de Cuba????) hay tambien mucho de escapismo de una situacion agonica como la nuestra actual, necesidad de diferenciarse etc. Bueno, cada cual con lo suyo pero no puedo evitar esa sensacion al verlos, eso si buena pinta y ”tiempo” si meten, ahhh y admiro su pacifismo, por esa parte si hay ganancia para Cuba y mucha..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *