Conversación con un constructor de tambores sagrados

By Erasmo Calzadilla

Juan Bencomo Pedroso. Foto por Irina Echarry

HAVANA TIMES, 21 nov. — El interés por la percusión de tambores me mudó muy pronto desde el bongó hasta el batá. Los batá constituyen un juego de tres tambores afrocubanos con los que se interpreta una música ceremonial tan intensa, sugestionante y hermosa, que me tiene atrapado y no me suelta. Buscando tambores de este tipo e instructores que me enseñen dí con Juan Bencomo Pedroso en la avenida Vives de la Habana Vieja.

Luego de facilitarme la adquisición de un ejemplar Bencomo me concedió amablemente una entrevista para el Havana Times.

HT: Veo que su casa parece más un estudio-taller que un hogar ¿Hace mucho tiempo se dedica usted a la música?

Juan Bencomo Pedroso: Empecé en la escuela primaria.  En mi época la música era una materia más dentro del programa, pero a la música afrocubana fue un poquito más tarde, tendría unos once años. En el barrio donde vivía se daban toques para diferentes orishas, así me fui introduciendo dentro del panorama de la música religiosa afrocubana.

HT: ¿Se refiere a un barrio aquí en la Habana?

JBP: Si, Cayo Hueso, donde había entonces una fuerte tradición de música religiosa.

HT: ¿Quiere decir que su formación no fue académica?

JBP: Fue académica posteriormente, pero no en lo que se refiere a la música afro. La música religiosa no se contemplaba dentro de las academias.

HT: ¿En qué momento se dedica a construir instrumentos musicales y qué lo lleva a esto?

JBP: Comencé en el año 61.  Eran tantas las ceremonias a las que yo asistía, que tuve inquietud… Los viejos no te permitían manipular los instrumentos sagrados, y entonces tenías que aprender tomando ad libitum las cosas, observando,  reproduciendo y así. Comencé de manera autodidacta y ellos me rectificaban luego lo que hacía.

Juan Bencomo Pedroso. Foto: Irina Echarry

Así fue que entré en el campo de la fabricación de instrumentos afrocubanos:  tambores batá, arará, congos, abakuá y otros más.  Manufacturados todos.

HT: ¿O sea no empleaba herramientas sofisticados como tornos etc.?

JBP: No, no, a mano totalmente, a golpe de hacha, machete, trincha, martillo. Es así como se conserva esta tradición. Ahora sin embargo los instrumentos se hacen de manera industrial y esos no sirven para la liturgia.  El ejercicio de la luthiería en cuanto a afrocubanía de tambores se está extinguiendo… creo que no hay mucha gente en eso.

HT: ¿Por qué cree que esta práctica se está extinguiendo?

JBP: Porque los luthieres religiosos no difunden mucho su conocimiento, lo mantienen reservado. Yo me he dado a la tarea de enseñar esta disciplina de construir, percutir, vestir tambores, y de cantarles y rezarles, que es parte de la tradición.

HT: ¿Tiene buenos aprendices?

JBP: Mi hijo Juan, el mayor de los varones. Hasta ahora se está desarrollando bien, tiene mucha disciplina…

HT: ¿Entonces podemos contar con que su sapiencia está en buenas manos, no se va a perder?

JBP: Claro que no, pero además estamos enseñando a un grupo de niños de la comunidad, los estamos familiarizando con estas cuestiones. Aparte de fabricar instrumentos también soy promotor cultural del barrio e imparto talleres. En breve se ofertará uno de luthiería donde enseñaremos a vestir y a afinar tambores.

HT: ¿Vestirlo se refiere a ponerle el cuero?

JBP: Conformarlos con el cuero, los tirantes y luego enseñarles el proceso de afinación.

HT: ¿Solo esto enseñan a los niños?

JBP: Les enseñamos bailes, percusión, cantos, pintura y algo de literatura. Todo ello relacionado con la cultura afrocubana.

HT: ¿Cuando dice niños se refiere a hembras y varones?

Juan Bencomo Pedroso. Foto: Irina Echarry

JBP: Si claro,  vienen muchas niñas también.

HT: ¿Le ofrece apoyo la Casa de Cultura Comunitaria para estos talleres?

JBP: No, la Casa de Cultura aquí no hace absolutamente nada.  Los profesores somos artistas independientes, miembros de la UNEAC, y costeamos el proyecto cultural con nuestros propios medios.  Esto no es facil, porque los niños rompen muchos instrumentos en el proceso de aprendizaje.

HT: ¿Y el nombre el proyecto?

JBP: El de mi padre: Faustino Cipriano Bencomo Varona: Rescate de una Tradición

HT: ¿Su padre tocaba o construía tambores?

JBP: No, era músico empírico y tocaba en un sexteto.

HT: Conozco que de los instrumentos africanos aclimatados en Cuba es muy conocido el batá. Sé que existen diferencias marcadas entre el juego de batá profano y el religioso. ¿Nos cuenta algo sobre esto?

JBP: Se diferencian en la construcción. El profano se hace con llaves semejante a las tumbadoras, y el religioso solo con madera y cueros.

Tambores sagrados por Juan Bencomo Pedroso. Foto: Irina Echarry

Pero lo más importante es que el religioso exige una disciplina ceremonial con ritos para  cargar al tambor con un ente llamado añá; también hay que alimentarlos. Son cuestiones poco divulgadas, los osainistas, no yo, son quienes hacen esta parte del tambor.

HT: He escuchado que las personas que han tenido relaciones sexuales el día antes de la ceremonia no pueden tocar los tambores con fundamento.

JBP: El día antes, no.  Hay que tener una preparación de por lo menos 72 horas.

HT: ¿Pueden las mujeres tocar estos tambores?

JBP: Las mujeres pueden tocar el batá como no, pero no el ceremonial, sino el festivo, el batá caremonial no es disciplina de mujeres.

HT: ¿Hay alguna explicación para esto o es así porque lo dice la tradición?

JBP: Es una tradición yorubá.

Tambores sagrados por Juan Bencomo Pedroso. Foto: Irina Echarry

HT: Usted me ha hablado de sus viajes al extranjero ¿Lo ha hecho como músico?

JBP: No, como luthier. He estado en España, Francia, Eslovenia, Alemania.

HT: ¿Hay interés por estas cuestiones fuera de nuestro país?

JBP: Sí como no, se desviven. En el lugar que menos uno se imagina quieren conocer de la tradición afrocubana. En el museo etnográfico de Eslovenia tengo una pieza expuesta; la llevé en el 2005 cuando fui a recibir un premio que la televisión de ese país me concedió.

HT: Ojalá pueda seguir trabajando y recibiendo premios por ello. Lo que usted hace es muy noble e importante, y creo que se lo merece.

Bueno, no le robamos más tiempo, le agradezco por el tambor y la entrevista. Si alguien la leyese y quisiera contactar con usted ¿Cómo podría hacerlo?

JBP: En ese caso puede escribirme al correo [email protected], o llamar a los teléfonos de mi representante 861 5970 y 867 7947.


2 thoughts on “Conversación con un constructor de tambores sagrados

  • el 6 abril, 2015 a las 10:00 pm
    Permalink

    Me gustaría aprender el arte sagrado de la fabricación de los mágicos tambores rana todo el proseso de tallado vaciado y colocación de los parches y el erraje de sogas

  • el 7 febrero, 2012 a las 7:16 pm
    Permalink

    Que tal muy buen día;

    Mi nombre es Jorge R. Hernández, soy de México, estoy muy interesado en adquirir el juego completo de tambores y quisiera saber si ustedes los venden. la verdad me urgen y ojalá pueda tener una respuesta satisfactoria.

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *