Quiero comer Coca

Caridad

Dicen los pueblos originarios de Colombia que el legado de MAMA COCA a los chamanes es “que cualquier hombre que tenga tus hojas en la boca no padecerá de hambre ni de sed.”

En alguna revista leí que en 1992 el ex presidente de Bolivia Jaime Paz Zamora comentó su deseo de que el mate de coca fuera consumido en otros sitios fuera de su país; decía también haber solicitado a la Organización Mundial de la Salud que realizara un estudio serio sobre la composición química y las propiedades de la hoja de coca.

Ya sabemos del padecimiento eurocéntrico de estas organizaciones “mundiales”: lleva mucho tiempo tomar en cuenta las propuestas de países que aparentemente no tienen mucho que aportar a sus intereses.

Aunque no se publique en grandes titulares – porque quizá las grandes transnacionales de las infusiones verían caer sus ganancias – la coca tiene, entre otros elementos: grasas, carbohidratos, alfa caroteno, beta caroteno, vitaminas C, E, B-1, B-2), potasio, magnesio, sodio, aluminio, bario, hierro, niacina (Factor P.P.), calcio, zinc, manganeso.

Según creo haber leído, la primera causa de muerte en Cuba son las enfermedades cardiovasculares. Y también leo que estas enfermedades hacen pocos estragos entre los mascadores de coca y quienes toman Mate de Coca.

Como es lógico, comienzo a preguntarme – teniendo en cuenta también los malabarismos a los que nos abocamos días tras día para alimentarnos en mi país – ¿y por qué no consumimos coca?

Quizá sea que los encargados del comercio internacional no han encontrado ninguna ventaja en negociar con los países productores de esta planta, la idea de “desarrollo económico” luce más próxima y real si se mercadea con gobiernos del supuesto “primer mundo.”

Tal vez alguien ha tenido la idea, pero se la ha guardado por miedo a ser mirado con los ojos acusadores de quienes prefieren continuar con la visión de coca=droga. Y quien consume drogas no es digno de la confianza de la sociedad…según dicen.

Como no he leído nada sobre las razones de quienes se encargan de administrar lo que consumimos o no los cubanos, tiendo a pensar que hay cierto miedo a caer en la mirilla internacional.

¿Miedo a ser acusados de consumidores de droga, de alentar la extensión de ese “flagelo de la humanidad”? ¿O miedo de que de los que viven en esta isla se valgan de su ingeniosidad para procesar de “algún modo” la dichosa plantita?

Quizá sean ambas las razones y puede que haya muchas más. Pero en todo caso ese miedo nace del desconocimiento sobre esta planta y perdemos la oportunidad de aprovechar los inmensos beneficios que brinda.

Comprarla ya procesada no es equivalente a su siembra, si tanto se le teme. Si negociamos petróleo con Venezuela, ¿por qué no negociar coca con Bolivia?

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

Caridad has 185 posts and counting. See all posts by Caridad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *