Precios justos y solidarios en Venezuela

Por Caridad

HAVANA TIMES – Finalmente, el glorioso Gobierno bolivariano de Venezuela ha tomado las riendas de la catastrófica situación en la que se encontraba sumida la economía y la población de este país.

En medio de un ambiente que comienza a calentarse, con la falta total de gasolina y la paralización casi total de la economía informal – que da sustento a la mitad de los venezolanos –, con apagones de 6 horas diarias en la mayoría de los estados, escaso acceso al agua y al gas, con protestas y saqueos reverdeciendo, sobre todo, en la zona oriental, el Gobierno sacrificó un par de horas de su estimado tiempo para dialogar con un sector del poder económico venezolano.

De ese modo hemos “amanecido” con la esperanzadora noticia de que tendremos otro control de precios de 27 productos de primera necesidad.

Aquí les muestro una imagen con los precios recién acordados luego de un arduo debate:

 “Estos costos acordados deben ser respetados entre todos, porque recogen la estructura de costo integral desde el productor primario hasta la comercialización, tienen un precio de origen y uno final y deben satisfacer a toda la cadena”. Amén, es lo que nos falta por agregar a las palabras del que ahora es el nuevo ministro de Petróleo de Venezuela, Tarek el Aisami.

La página de Venezolana de Televisión se cuida mucho de colocar la tabla de los productos cuyo precio fue defendido en pos de la satisfacción de la “cadena” (dígase productores y consumidores). También deja de mencionar el detalle más importante y considerado de este nuevo ajuste de precios: están anclados al dólar.

Olvidémonos de aquella historia del petro como moneda guía, ahora el Gobierno se ha sincerado y ya Maduro no despotrica contra el dólar.

Los precios, que en realidad son bastante similares a los que se mueven en la calle en este momento, si se comparan con los ladronescos precios que el Gobierno de Cuba impone en sus tiendas en divisa, lucen bastante asequibles. Pero el caso es que aquí tampoco se cobra en dólares, y el salario mínimo está de doscientos mil a cuatrocientos mil bolívares.

Discúlpenme, en medio del apagón que me interrumpió mientras escribía este post, el Gobierno anunció un nuevo aumento de salario. Ya no es 400.000,00 el mínimo, ahora es 800.000,00. Traduzco, de dos dólares pasó a $4. Pero como el salario no está, ni remotamente, anclado al dólar, en un par de semanas volverá a ser $2 o quizá menos, no obstante, eso no tiene mayor importancia.

El Gobierno es como un gato jugando con el ratón: lo empuja con una pata y lo recibe con la otra, le deja correr algunos metros luego de someterlo a la asfixia o propinarle un buen golpe. El ratón tiene esperanzas de avanzar lo suficiente, pero ya está aturdido por la golpiza, se queda quieto, no puede más; el gato finge darle la espalda y el ratón renueva la esperanza de escapar con vida, su último movimiento excita al máximo la voracidad del gato.

 

 

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

Caridad has 185 posts and counting. See all posts by Caridad

One thought on “Precios justos y solidarios en Venezuela

  • Es deprimente la situación en Venezuela. Dan asco los populistas. Ahora la pandemia sirve de distracción y justificación y cada cosa es por política, para sacar provecho y mantener el poder hegemónico. Nada más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *