¿Por quién votaron en Venezuela?

Ilustraciòn por Onaí

Por Caridad

HAVANA TIMES – Con bombos y platillos se anunciaron las elecciones regionales en Venezuela, el pasado domingo 21 de noviembre.

Unas elecciones que, como se esperaba, fueron todo lo contrario a lo que promocionó el Gobierno: “Megaelecciones”.

Ya sabemos que, mientras menos fortaleza o confianza en sí mismo tiene una persona, más polvareda levantará en su recorrido, más necesidad de llamar la atención de los demás, más palabras altisonantes encontraremos en su vocabulario.

Por eso el régimen de Nicolás Maduro es experto en la grandilocuencia, que deriva en disparates, en absurdos, en chabacanería. Porque detrás de todo lo que dice no hay nada, porque sus razonamientos no son más que balbuceos, porque necesita de un batallón de asesores casi tan ineptos como él para dar forma a alguno de sus discursos.

Continuamente necesitan armar una epopeya en la que solo quedan caballos en peores condiciones que el de D’Artagnan o el mismo Rocinante.

De este modo unas simples elecciones regionales tomaron el pomposo calificativo de Megaelecciones.

¿Y qué oculta realmente este “megadjetivo”?

Pues la certeza de que a la gente le importa un rábano ir a votar.

Disfracemos entonces este Megadesinterés generalizado.

Esta vez la “oposición” no declinó la oportunidad de unirse a la convocatoria electoral. Pero, como ya sabemos, el régimen ha dedicado todos estos años a eliminar de su camino a todo posible contrincante, dígase tanto de partidos de derecha como los de la llamada izquierda. Y cuando digo “eliminar de su camino” ha sido literalmente: usando la fuerza en todos los aspectos.

¿Es realmente sincera la oposición que participó en estos comicios electorales?

Muchos dicen que sí, otros que no, que solo le hacen el juego al Gobierno. No hay unión entre los opositores, como tampoco hay unión entre los oficialistas, pero estos últimos están bien afincados en el poder, y no solo les ayuda el control de todas las estructuras judiciales y militares. Lo que más les ayuda es el desánimo de la gente.

Tras todos estos años en los que sobrevivir se hace cada día más difícil, al venezolano común le queda poco tiempo y energía para dedicarse a pensar en política. Ya han sido reprimidos en las calles, vejados en las cárceles, han perdido la mayor parte de los beneficios laborales, por no decir que todos. Los servicios públicos cada vez en peores condiciones, la inseguridad es tan habitual como siempre. Ningún partido político les inspira confianza. 

Entonces: ¿para qué votar?

Uno de cada cinco venezolanos está fuera del país. Muchos de esos en el exterior no tienen en regla sus documentos de identificación. Pero los que sí estaban en condiciones de asistir a los consulados a ejercer su derecho al voto ¿les atañería votar por un Gobierno que les obligó a migrar? ¿Que no se interesa por su situación legal? ¿Qué no defiende sus derechos ante las vejaciones de otros gobiernos? ¿Les preocuparía votar por un partido de oposición del que apenas tienen conocimiento y sobre el que, insisto, pende siempre la sospecha de la alianza con el régimen?

A los que están fuera del país, ayudando a sostener la economía de la familia que dejaron atrás, les importa menos todavía ayudar a que el régimen se lave la cara ante la opinión internacional que, por cierto, en medio de esta pandemia ha mermado considerablemente su interés en Venezuela.

Muchos lamentan la abstención, porque se perdió la oportunidad de retomar gobernaciones y alcaldías que, históricamente, pertenecieron a los partidos de la oposición. Es probable que, quienes más se lamenten al respecto, tengan sus estómagos un poco más colmados que esos otros que no tuvieron interés en volver a depositar su confianza en un partido político.

Lo peor, una buena parte de los que fueron a votar (a favor del Gobierno) lo hicieron por miedo. Y no por miedo a ser reprimidos, sino a perder el “clap” (bolsa de algunos productos alimenticios que el gobierno entrega de manera mensual o cada dos meses.) o el puesto de trabajo en el sector público.

Estas elecciones tuvieron un solo ganador: la caja del clap.

Lea más del diario de Caridad aquí.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


2 thoughts on “¿Por quién votaron en Venezuela?

  • el 27 noviembre, 2021 a las 7:41 am
    Permalink

    En politica son dos dictaduras una del Partido Unico Comunista (PCC) y la otra del Partido Socialista (PSUV) Cuba y Venezuela.
    La diferencia esta en el modelo economico, mientras Venezuela es neoliberal: libre mercado; Cuba es neocomunista (yo la llamo asi) dicen los teoricos “economia social de mercado”
    ¿Qué es y por qué existe la denominada «inflación en dólares»?
    Excelente articulo de analisis economico que quizas sea lo que suceda con la dolarizacion en Cuba.
    Aqui el link
    https://talcualdigital.com/que-es-y-por-que-existe-la-denominada-inflacion-en-dolares/

  • el 27 noviembre, 2021 a las 2:33 am
    Permalink

    Los fieles al chavismo sí van a votar, todos, pero si se tiene en cuenta las abstenciones, los que votaron a la oposición y los que han emigrado, decididamente los chavistas son una minoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *