Fotografía en Cuba, la belleza de los años 80

Caridad

Foto: Ramón Grandal.

Dedicarse a la fotografía es el sueño de miles de personas, sueño que no siempre se deciden a realizar, ya sea por el alto costo de este arte, ya sea por la ausencia de verdadero talento o de humildad suficiente como para aprender de los que nos antecedieron.

Cualquiera puede hacer clic en una cámara (incluso de las que llaman profesional), pero no todos saben mostrar, en un encuadre, lo que sus ojos o su mente imaginaron que podría retratar.

Las restricciones económicas – y de otras índoles – no frenaron a los fotógrafos cubanos de la década del 80. Es en estos años cuando en Cuba el arte comienza a romper esquemas, luego de los grises tiempos de los `70, y la Fotografía, no se quedó atrás en esta ruptura de tabúes. Es por eso que admiro mucho toda la que se hizo en esos años.

Foto: Alfredo Sarabia

Es en 1982 cuando, por primera vez, se expone en la Habana una serie de desnudos femeninos, se titulaban Erosión, de Juan José Vidal. En aquellos tiempos todavía era muy pequeña como para andar visitando exposiciones yo sola, pero revisando en la Fototeca (que fue creada en 1986), buscando en catálogos y revistas, dando vueltecitas por exposiciones que, de vez en cuando, rememoran aquella etapa, he podido apreciar la calidad de la obra de este y otros fotógrafos.

Cuerpo y fotografía fueron volviéndose reflejo de lo que pasaba en el país, y esta relación cámara-desnudo llegó a ser de los discursos más novedosos en las artes visuales de ese momento.

La foto documental me apasiona, el humor sutil del trabajo de Humberto Mayol, Tito Álvarez, Mario Díaz, Mayra Martínez y Pedro Abascal, para captar los momentos cotidianos de las cubanas y cubanos. El “realismo” de Cristóbal Herrera y René Peña (con sus atractivas escenas domésticas). El acercamiento al tema racial de Marucha y Juan Carlos Alom. Los ensayos minimalistas de José A. Figueroa.

Foto: Alfredo Sarabia

La visión interesantísima de Marta María Pérez, con sus series “Para concebir” y “Memorias de nuestro bebé” (1985-1987) en las que, entre otros conceptos, realiza un estudio sobre la visión del embarazo a través de creencias populares como la santería.

Muchos son los nombres de fotógrafos de los que he aprendido apreciando su arte, varios de estos que menciono trabajaban ya desde los años 60 y 70, otros comenzaban en los 80 para afianzarse en la década del 90.

Algunos serán mis preferidos como Grandal y sus obsesiones con los claroscuros; y Alfredo Sarabia, que me impresionó con su “realismo mágico” cuando lo descubrí en su primera exposición “Algunas impresiones,” en la Fototeca de Cuba, en el último año de los `80.

Siempre es bueno recordar y aprender de quienes abren caminos, de quienes tienen el don de “ver” lo que la mayoría de las personas no alcanzamos a “mostrar” con un clic.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


2 thoughts on “Fotografía en Cuba, la belleza de los años 80

  • el 6 octubre, 2018 a las 7:35 am
    Permalink

    busco hace años a un fotógrafo cubano Vidal Hernandez. él me envió un reportaje mio con mi hija maravilloso en el coloqui latinoamericano de fotografía del ‘84. nunca pude conocerlo ni agradecerle…

  • el 14 noviembre, 2011 a las 9:01 am
    Permalink

    Gracias por este trabajo Yordanka, saludos desde el infierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *