Esa gente mala que vende en la calle

Caridad

Venta callejera en Caracas.

HAVANA TIMES — Hace poco conocí a varios cubanos que vinieron a Venezuela por un par de semanas. Como sé que es difícil llegar a un país desconocido e intentar “resolver” algunas cositas a precios asequibles a nuestros bolsillos, les brindé mi ayuda para servirles de guía. Así hago siempre con los que me tropiezo por aquí.

Eso me resulta un poco extraño, normalmente el cubano que sale del país por asuntos de trabajo pertenece a un status social diferente al mío, al de mis amigos.

Tener la posibilidad, en Cuba, de montar un avión es un asunto serio, de suerte. Da igual si se hace de modo habitual o una vez al año. La mayoría de los que poseen un trabajo que les permite salir del país cada cierto tiempo lo cuidan muy bien, pero también se cuidan de repetir muy bien el discurso oficial y, lo que es peor, hasta llegan a creérselo.

Insisto, no son todos.

En este grupo encontré varios que preferían no tocar “el tema”, pero la última noche, jarra de sangría por medio, mi pareja – que debo aclarar, es venezolana y por mucho que lo intente todavía se “pierde” en el intento de comprender las “normativas” de mi país – comentó a uno de ellos sobre las nuevas Regulaciones de la Aduana, algo que le parecía abusivo.

El menos joven del grupo, el que más cantidad de cuños tenía en su pasaporte, comenzó a explicarle a mi pareja el por qué de las nuevas medidas, más que el Por Qué, intentó consolarle, porque esas Regulaciones no iban a dañar en nada a la mayoría de las personas en Cuba, puesto que la mayoría de las personas allá no reciben envíos desde el extranjero, más bien iban a resultar beneficiadas.

¿Por qué? – ah, ilusa mi pareja.

Venta de lentes oscuras en La Habana.

Porque los que venden en las calles, toda esa ropa, zapatos, electrodomésticos o lo que se les ocurra, no son la gente del pueblo, todos ellos – llenos de tatuajes y cadenas de oro – están explotando a la gente con sus precios excesivos.

En lo adelante la Aduana les cobrará el impuesto que se merecen, que ellos no aportan nada al país.

Por primera vez una patadita por debajo de la mesa funcionó y mi pareja se quedó atragantada con las palabras que le iban a salir.

Al “amigo” cubano lo habíamos ayudado a hacer algunas compritas un poco más baratas de lo que hubiese podido encontrar en cualquier tienda de Caracas, y ni soñar con esos productos en Cuba.

Al parecer él – y los que son como él, y los que tienen mejores puestos que él, porque se trata solo de alguien con muy poco “poder” en comparación a otros – tienen más derecho que el resto de los cubanos. Al menos debe ser lo que siente…o piensa.

Así debe haber hablado ante otras personas que no conocen mucho de Cuba. Así esos vendedores en las calles se llevan la culpa de la explotación y hasta de la delincuencia en mi país.

Y siempre hay una comemierda como yo que le tiende la mano a esta gente cuando sale del país…por aquello de la solidaridad entre cubanos.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


10 thoughts on “Esa gente mala que vende en la calle

  • el 14 septiembre, 2012 a las 3:26 am
    Permalink

    Muy bueno tu post Yordanka. Gracias!!!

  • el 14 septiembre, 2012 a las 3:23 am
    Permalink

    Ignacio es que el peor ladrón es el gobierno. Si hubieras ido a las tiendas “recaudadoras de divisa” del gobierno habrías encontrado los mismos artículos o de peor calidad a mayores precios. El atraco del gobierno es tan grande que los vendedores en las calles aun pagando el producto multado por las “mulas”, que a su vez fueron multadas por los aranceles aduanales tan elevados más los precios abismales de los tramites de viajes a Cuba, venden mas barato que el gobierno. No se si entiendas este trabalenguas pero es la triste realidad.

  • el 13 septiembre, 2012 a las 11:19 am
    Permalink

    Nos gustó mucho tu post Yordi; se ve que sigues madurando desde aquel día que no querías ser analista política. Te vamos a seguir de cerca porque sabemos que vas a dar más.

    Estoy de acuerdo con Eduardo: no más pataditas a Yolvik

  • el 13 septiembre, 2012 a las 9:29 am
    Permalink

    Quizas si dejaran entrar todo lo que uno pudiera por aduanas bajaran los precios. O liberaran el negocio de importacion-exportacion de mercancias y pudieran los ciudadanos tener el negocio de importar o exportar directamente productos. Vendrian contenedores de todas partes. Pagando impuestos justos y no ese abuso de las aduanas, que explotan al cubano.
    Ellos no son brutos, ellos saben exactamente la causa-efecto de esos impuestos abusivos. Ellos lo que son es malos. No cabe otra.

  • el 11 septiembre, 2012 a las 8:46 pm
    Permalink

    los dos tienen razon…lo q se logro realmente fue botar el sofa…de cierta forma es verdad q hay q combatir esa extrema especulacion de productos baratijas en las calles..pero eso no se logra simplemente subiendo el precio d elos productos en las aduanas..sino hay q poner en las tiendas productos competivos y a un menor precioq los q venden en las tiendas…lo q se hizo no fue ganarle la competencia a los vendedores..sino eliminar la competencia…y eso no puede ser…es cierto q hay miles de familias q se ganan sus kilos vendiendo esos productos..pero el problema es q la cadena se ha hecho tan larga q cuando llega al cliente..el precio esta por encima del precio del producto en primera mano alrededor de 10 chavitos….ese tipo de vendedores siempre existira…existe en todos los paises del mundo…pero el estado se debe de dar cuenta q la verdadera forma de incorporarse al mercado no es reprimiendo..sino siendo mas competitivo…comprar productos de mas calidad..olvidarse de esa barrera del 220%….etc….

  • el 11 septiembre, 2012 a las 2:45 pm
    Permalink

    Son mas caros que en Mexico por la ley de la oferta y la demanda. No hay y son caros. El precio que se paga de sobrepeso en aduanas se le pasa al precio del producto, porque es un costo mas del comerciante.
    Ahora con esto simplemente estan poniendo mas caro el producto en las calles, porque ese precio abusivo del sobrepreso que se paga en aduana (ridiculos que son) se le pasa al consumidor final.
    Resumen, mas miseria para el cubano.

  • el 11 septiembre, 2012 a las 12:57 pm
    Permalink

    Lo que comentas es bien interesante, cuando estaba en Cuba y la gente me hablaba de que un día la situación acabaría en una guerra civil o en derramamiento de sangre terrible no lo creía, luego de vivir por tantos años en el exterior he descubierto tanta hipocresía y tanto cubano que come cubano que he llegado a convencerme de que algo asi puede suceder, en venezuela, incluso entre los mismos cubanos que vienen de Cuba hay casi un sistema de castas, no es lo mismo un pobre médico de barrio adentro en un cerro de Caracas que sus jefes que viven en el hotel Crillon, hacen juergas y manejan camionetas Toyotas 4×4 sin placas como si fueses propias…digame los que trabajaron en el cable que vivian en el Hotel Melia, o los que asesoran en la industria electrica , mucho peor se comportan con los cubanos que viven emigrados en Venezuela. Para tratar mal a otra cubano en el exterior, solo se necesita un cubano.

  • el 11 septiembre, 2012 a las 8:53 am
    Permalink

    Hace un mes estuve en La Habana, fui de vacaciones, yo soy mexicano, y tuve la oportunidad de caminar por algunos lugares como la calle 23, en la zona que llaman “La Rampa” y pude ver que existe un lugar en donde venden relojes y cadenas a precios que oscilan entre los 20 y 25 CUC, lo triste es que en mi ciudad (Guadalajara,México) esos mismo relojes los puedes comprar por 3 CUC, ya que por acá nadie los quiere.

    Un amigo cubano me proponía que llevara yo desde México de esos relojes para “hacernos ricos”, pues esos objetos son basura en mi país y en Cuba son carísimos, creo que hay razón donde se dice que unos pocos se están haciendo ricos llevando a Cuba cosas que por acá no valen.

    En mi ciudad vi lentes oscuros (Gafas para el sol) que nos cuestan 20 pesos mexicanos (1.30 CUC) y que en Cuba los mismos cuestan 8 CUC. Creo que poner a esas mercancías un precio alto en la aduana es justo, pero justo también sería que permitieran pasar al mismo precio que en México.

  • el 11 septiembre, 2012 a las 8:19 am
    Permalink

    Para la otra no aguantes a Yolkis, déjala que se los coma vivos por hipócritas y comemierdas. Llévalos a lugares caros con el argumento de que el dinero que recauda Venezuela lo usa para ayudar a Cuba jaja.

  • el 11 septiembre, 2012 a las 7:53 am
    Permalink

    algunas personas, sobre todo las de mayor edad viven estas contradicciones. incluso se pasan el día criticando y lamentándose de todos los problemas y después te los encuentras defendiendo al gobierno. yo creo que la causa es que ven gobierno y vida cotidiana como dos cosas distintas, no acaban de hacer la conexión. lo que es de esperar después medio siglo con un gobierno apático que no hace nada para mejorar la situación de los cubanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *