El dólar en Venezuela

Caridad

dolarHAVANA TIMES — El asunto del dólar en Venezuela, su legalidad, cambio, y oportunidad de acceso quizá haya sido lo que más llamó mi atención sobre la economía de este país.

También llamó mi atención la escasa producción agrícola o industrial, y la oportunidad de emprender pequeños negocios sin pagar ni un centavo al Estado en cuestiones como licencia y todo ese burocratismo siniestro que hay que cumplir en Cuba, aunque sea para vender un café o empanadas.

Por eso, entre tantas libertades que encontré, me sorprendió tanto la imposibilidad, lo mismo del ciudadano común que del empresario, para acceder de manera «normal» a esta moneda.

A raíz de la crisis del 2002-2003, con una fuga de divisas que amenazaba con la estabilidad económica y política del país, se crea el control de cambios de divisas, o dicho de manera oficial: la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI).

Desde entonces venezolano que quiera salir del país, deberá realizar un increíble  trámite burocrático en CADIVI , luego en el Banco – previa presentación del pasaje aéreo -, que puede dejar traumatizado hasta al Dalai Lama, porque no son pocos a los que, llegado el día del vuelo, no se les ha entregado aún los dichosos dólares.

A esto se le suma que la cantidad virtual (en tarjeta de crédito) que se entrega, depende del país al que se pretenda visitar; que a muchas personas no se les habilita la tarjeta hasta 2 ó 3 días después de haber llegado a ese otro país; y que solo se puede utilizar cierta cantidad de dólares por día.

Sí, me quedo corta con la explicación porque son tantos requisitos, restricciones y anécdotas que necesitaría 3 días para describirlos.

Y, claro, si este trámite es desgastante, no quiero ni pensar en lo que hacen los comerciantes para adquirirlos.

Es de esperar que, si el Estado brinda tantas trabas para adquirir el dólar, se cree un mercado paralelo donde, a un precio un poco mayor, la gente pueda adquirirla.

Digo un poco mayor porque así fue hasta hace un año aproximadamente.

Antes de que la enfermedad de Chávez fuera noticia la diferencia entre el «dolar oficial» y el «dolar paralelo» era entre 4 y 8 bolívares. En este año el oficial subió de 4,30 a 6,30 y en un inicio el paralelo estuvo entre 12  y 16 bolívares. Hoy el dólar paralelo está por encima de 45 Bs.

Todo esto en menos de 2 años que es el tiempo que llevo aquí.

Los precios de los comercios privados, que son la mayoría, viajan al ritmo del dolar paralelo. Así que si voy a comprar un cartón de huevos que hace unos meses costaba 25 bolívares, hoy debo pagar alrededor de 100 Bs.

En este asunto, claro, hay de todo, desde comerciantes que esconden los productos para luego ofertarlos a un precio desorbitante, como pequeñas mafias (sobre todo en Estados como Maracaibo) que acaparan harina, leche, y papel higiénico para luego revenderlos en mercado negro. (A esto podríamos agregar el asunto del racionamiento de ciertos productos con mayor incidencia fuera de la capital, pero ya ese es otro tema).

Siguiendo con el dólar, me divierte ver cómo los venezolanos no tienen nada que envidiarnos a  los cubanos si de inventos se trata.

A esta alturas cualquiera sabe que obtener dólares para revenderlos es el negocio del año (otro tanto sucede con la venta de gasolina hacia Colombia).

Conozco a alguien que se dedica a «resolver» los trámites de CADIVI a cualquier persona que, a cambio, le venda su «cupo de dólares»; de este modo la persona se evita el engorroso trámite más el dinero del pasaje en avión si lo que quiere es ganar dinero solamente.

Otros prefieren el riesgo de no ser timados y compran su pasaje (de ese modo han empezado a elevarse los pasajes de avión y cada vez resulta más difícil conseguir uno con pocos meses de anticipación); otros con más dinero en sus tarjetas hacen el viaje y hasta ya tienen sitios donde «raspar la tarjeta», o sea, sacar los dólares sin hacer ninguna compra real, dejando solo una propina al dueño del negocio.

Trucos y modos hay muchos.

El gobierno expresa sus buenas intenciones haciendo “guerra abierta contra la corrupción” (mientras que, a la vez, limita el poder de quienes coloca al frente de esta batalla); Venezuela continúa sin producir apenas – siquiera alimentos, solo petróleo.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


13 thoughts on “El dólar en Venezuela

  • el 13 mayo, 2014 a las 1:15 pm
    Permalink

    Hola oscar!!!! Cuentanos tu experiencia, viajaste a Cuba??? lograste conseguir las facturas ??? obtuviste un buen porcentaje??? direccion ????

  • el 19 febrero, 2014 a las 5:46 pm
    Permalink

    tambien deseo me ayudes a ubicar un buen sitio seguro para poder usar mis tarjetas con facturacion legal y poco porcentaje….

  • el 19 febrero, 2014 a las 5:45 pm
    Permalink

    hola a todos. solo necesito saber adonde ir para utilizar mis tarjetas con poco porcentaje de comision.
    saludos

  • el 4 febrero, 2014 a las 7:26 pm
    Permalink

    Alejandro qque tal como estas. Vi q ibas a cuba lograste conseguir un punto o no has viajado?.. gracias amigo

  • el 29 enero, 2014 a las 6:16 pm
    Permalink

    Quien lo iba a decir que nuestra amada Venezuela llegaría a estos extremos tan deplorables y lo peor es que estamos inmersos en el miedo o en la esperanza de que alguien haga algo por nosotros!!!y la tristeza de ver tantos y tantos Venezolanos que apenas tenían 10 o 15 años y Yo 27!!!cuando el culpable de este desastre se monto en el poder que piensan y creen que estos destructores construyeron un mejor País!!! Dios danos una señal!!! pues ahí días que lloro, otros que me levanto optimista, pero realmente no veo una salida clara de ver que nuestra Venezuela ya no es un País de oportunidades, progreso y logros!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *