Después de una pausa, de nuevo el caos en Venezuela

Caridad

Caricatura por Yiya

HAVANA TIMES – Aunque no lo crean, hasta hace un par de semanas algunos productos como el queso, los huevos, las carnes y la harina de maíz, no solo no habían continuado su incesante aumento de precio, sino que bajaron unos dos o tres mil bolívares. Tuvimos un respiro. También durante casi 6 semanas los apagones disminuyeron, al menos en estas zonas de la periferia, donde, desde marzo, nos cortaban la electricidad a diario por más de seis horas.

El resto del caos continuó, silenciosamente, en ascenso. Pero hasta un par de kilos de peso pude recuperar después de tanto tiempo luchando para que no se me bajaran los pantalones en cualquier sitio. A ver ahora cómo me las arreglo para mantener ese par de kilos en mi cuerpo.

El país, poco a poco, se fue dolarizando. Después de que el Gobierno se sincerara con el precio del dólar, y eliminara (para dolor de muchos “enchufados”) el dólar Cadivi (a precio subsidiado), con el que se han enriquecido ellos mismos y todos sus allegados; la dolarización se convirtió en un hecho. El dólar oficial y el paralelo se han disparado nuevamente, luego de una larga temporada en la que apenas variaba su precio con relación al bolívar.

Los billetes de bolívares que, hace exactamente un año, se imprimieron con un nuevo valor, hoy están la mayoría de ellos en desuso, por la enorme inflación. Si hace un año habíamos llegado a la locura de pagar millones por un producto alimenticio, hoy no estamos muy lejos. Se necesita al menos un millón de bolívares para mantener a una familia de cuatro personas por un mes, y no estoy incluyendo los medicamentos ni útiles escolares, ni pago de alquileres o servicios.

Hablando de servicios, la electricidad, esa a la que ya apenas conocen en muchos sitios, no se está cobrando. O sea, han cerrado las oficinas donde debe pagarse ese servicio. Se dice que preparan nuevas tarifas, pero nadie puede asegurar nada. La desinformación campea por su respeto. No sé si a estas alturas la empresa esté vendida a otro país y se planifique un cobro en dólares, o su equivalente, de este y otros servicios.

De todos modos, es así como está funcionando todo.  Ya se sabe que muchos funcionarios reciben su salario en esta moneda, quienes intentan vender sus casas o autos, piden su pago en dólares. Lo mismo sucede con los profesionales que prestan servicios públicos.

Estos cuatro meses que restan al 2019, a mi parecer, serán definitorios para la situación en Venezuela. Mientras cada cual se arregla la vida a su manera, el Gobierno vende, regala o entrega, a cambio de sus deudas, los recursos naturales que quedan en el país. Las principales figuras políticas pelean solapadamente por el poder o por un cupo para ser el primero en negociar con Trump.

Los anaqueles están llenos de comida. Sí, aquí ya hay todos esos carbohidratos que hace dos años apenas se encontraban; pero su precio es cada día más inalcanzable para aquellos que no tienen un familiar con la suerte de poder enviar remesas en dólares. La Guardia Nacional continúa sus abusos y sirviendo como testaferros a sus generales. Las protestas, por pequeñas o insignificantes que sean, son reprimidas con saña. 

Parecería que no está sucediendo nada en estos meses. Pero, a mi parecer, está a punto de que suceda lo que todo el mundo está esperando. Solo espero que la transición no se lleve por medio a más personas de las que ya se llevó el desgobierno de Maduro.

 

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


2 thoughts on “Después de una pausa, de nuevo el caos en Venezuela

  • el 13 febrero, 2020 a las 9:52 am
    Permalink

    Cuál es la pausa, según las noticias no hay pausa para los pueblos que sus gobiernos son totalitario, los pueblos son los que sufren los descalabros económicos, miremos como entran en el poder a dedo y flaco como una vara, al tiempo están como bacas en cebadero, esos son los presidentes socialistas, las libras que les faltan al pueblo le sobran a ellos y su familia,

  • el 4 septiembre, 2019 a las 8:22 am
    Permalink

    donde quiera que los delincuentes del gobierno cubano meten sus pezunas, todo se jode.

    el bandolero de biran para lo unico que servia era para poner a los paises en un caos total.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *