Aborto en Venezuela

Caridad

HAVANA TIMES, 4 mayo — La mujer venezolana no tiene derecho a decidir sobre su cuerpo. Una mujer muere semanalmente a causa de abortos clandestinos o sus consecuencias.

A pesar de que un gobierno de izquierda rige el país hace 13 años, el Código Penal parece regido por la Iglesia Católica, pues establece prisión de seis meses a 2 años para la mujer que interrumpa su embarazo, y de uno a tres años para el que la ayude.

Una capsula abortiva de Misoprostol – que se vende clandestinamente en las Farmacias – cuesta entre 25 y 50 bolívares. A pesar de la prohibición el 16% de las muertes maternas en Venezuela son por abortos clandestinos.

Pero por supuesto que la mayoría de estas muertes las aportan las mujeres pobres o de menos ingresos.

Estas mujeres forman parte esencial del proyecto de la Revolución Bolivariana; es decir, se supone que la razón de ser del gobierno de Hugo Chávez sean estos hombres y mujeres que han sido excluidos por décadas.

Son, también, las que más lo necesitan.

El tema del aborto es controvertido para muchas personas, pero no deja de ser una necesidad para muchísimas mujeres, no solo cuando la criatura pone en riesgo su vida inmediata.

Pero hay algo real: mientras más se prohíba, mas muerte femeninas ocurrirán, mas beneficio tendrán quienes practican el aborto de manera clandestina, mayores daños físicos y mentales para mujeres y hasta para la sociedad.

La Asamblea Nacional ha dicho que la ley de igualdad de género no considera la aplicación y evaluación de la despenalización del aborto.

Por estos días se estrena en Venezuela una nueva Ley del trabajo, o Ley Orgánica del Trabajo, como se llama realmente. En ella la licencia maternal pasara a ser la de mayor extensión en todo el continente, con seis meses y medio como tiempo de descanso prenatal y 20 semanas post parto.

Tal parece que se hiciera competencia con otros países – como Cuba y Chile – para “regalar” algunos días más a las mujeres embarazadas.

A mi humilde parecer, es una gran hipocresía resaltar dentro del continente por la humanidad hacia las mujeres embarazadas; y a la vez promocionar –  en vallas publicitarias de las Estaciones del Metro – el aborto como un delito al que deben combatir los venezolanos.

 

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


14 thoughts on “Aborto en Venezuela

  • el 6 noviembre, 2012 a las 1:33 pm
    Permalink

    Mira yo estoy de acuerdo con el aborto cuando pone en riesgo la salud de la madre, si viene con alguna malformación, violación etc. cualquiera que sea el riesgo a la salud. pero no estoy de acuerdo que mujeres sin cabeza tengan relaciones a saber lo que eso conlleva aborten a diestra y siniestra. Estoy totalmente en contra del aborto por imprudencia de una misma como mujer. nada cuesta un condón o una consulta ginecológica para que te manden las pastillas mas acorde a ti. y lo digo no porque hayan mujeres que se sientan realizadas o no siendo madre o mujeres que no quieran tener hijos en ninguna etapa, en mi caso quedé embarazada porque no me cuide punto! no me voy a caer a rollo porque tuve relaciones sexuales con mi pareja unas veces sin y otras veces con protección, yo sabía a lo que me estaba exponiendo al hacerlo así y finalmente pasó lo que tenía que pasar. Una mujer tiene que ser madura y responsable, porque si una es mujer para acostarse con uno o varios hombres es mujer también para afrontar la responsabilidad buscada.

  • el 7 mayo, 2012 a las 12:20 pm
    Permalink

    Licario: las personas que apoyan la legalizacion del aborto no obligan a nadie a que se hagan uno, simplemente exigen que en caso de que se requiera, existan condiciones seguras y legales para hacerlo. Una chica de nueve años violada por su padre, un caso que se dio aquí, no debería si no quiere tener ese hijo y el Estado debería apoyarla en esa decisión, ese mismo Estado que no la salvaguardó de que fuera violada. Yo incluso apoyo que una mujer que no se sienta preparada para tenerlo, aunque no sea por una violación, pueda decidirlo también.
    A mi me parece muy apropiado el comportamiento de su madre pero no nacen mujeres así ni en Cuba ni en muchas partes, simplemente porque todas las mujeres somos diferentes. Lo que las personas hacen de la cintura para abajo entre mayores de edad y de manera consensuada, no debería ser un problema para nadie.

  • el 6 mayo, 2012 a las 10:21 pm
    Permalink

    Pues la violaciòn no es motivo para matar a la criatura…la salud de la madre, en los primeros meses, siempre es tema a ponderar en tan extrema medida.En mi hogar, mi madre, no hizo tal cosa nunca, imagínese , ella quería 12, y sí Dios le envió cuatro , el primero muriò…no , mi madre, ni feminista , ni comunista , ni liberal… era toda una señora, enviudò a los 37, muriò a los 66 y los ùnicos varones con que se relacionaba, eramos nostros , sus hijos, que hemos estado muy orgullosos de ese comportamiento. Se casò con su primer novio y ùnico…digo esa clase de mujeres, nacen muy pocas, en Cuba ¿no?…

  • el 6 mayo, 2012 a las 8:41 pm
    Permalink

    Simplemente no le creo. Si fuera su hija o esposa con peligro de morir por un mal embarazo o su hija o esposa violada, creo que otro gallo cantará. Pero para las demás si es facil decirles lo que deben hacer. Y si me quiere decir que no, que recetarás la muerte o la carcel a su esposa o hija (“si es así que Dios manda”) le diré que este Dios no es el mío.

  • el 6 mayo, 2012 a las 8:00 pm
    Permalink

    Sr.Rafael no estoy moralizando, estoy fijando una postura que tambièn es valida…”Defender la vida, defender los derechos del no nato, incluso, por encima de los derechos de la madre, si esta se atreviere a atentar contra la vida de su propio hijo”…y muchas personas, independientemente, de alguna visiòn religiosa, creemos en la vida, y en los derechos de ese inocente, por venir, y tan vulnerable. En cuanto a lo que dije sobre Cuba y su moralidad…nada màs baste darse un recorridito por el fenòmeno del “jineterismo” que tiene, claro muchas aristas, y otro recorrido por cualquier hospital del paìs donde a diario se asesinan niños, que sus propias madres conciben y despuès, odian tanto, que les matan. Digame, donde està la moralina…hablo de sentido comùn , de responsabilidad, y de respeto.

  • el 5 mayo, 2012 a las 4:03 pm
    Permalink

    Licario, frecuentemente los que gritan sobre el moral de otros son los mayores pecadores, tratando de esconder detrás de su dedo acusador. No estoy diciendo que esto es su caso, pero la experiencia nos dice que muchos corrumpidos por su propio bajo moral les encantan dictar sobre la vida de otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *