A Caracas no le gustan las fotos

el-calvario

Fotorreportaje por Caridad

HAVANA TIMES — Caracas no es una ciudad bonita. Lo único que la salva de la locura total es el Waraira Repano – o Monte Ávila – que la abraza casi en su totalidad.

Cuando llueve solo un poco las calles se inundan como si fueran vírgenes lloronas, y cuando llueve un poco más comienzan a desmoronarse los Cerros.

Aun así es la ciudad en la que vivo y muero por fotografiar.

Eso de morir no es, precisamente, una metáfora. Deseo mucho fotografiar cada esquina, pero hacer fotos en esta ciudad podría convertirse en una muerte segura. Quizá exagere – depende de la suerte y el destino – y solo sea sinónimo de perder la cámara para siempre.

Estuve buscando en Google sobre las ciudades más peligrosas para los fotógrafos. Creo que a Google y a los que fabrican las estadísticas no les interesan mucho los fotógrafos. Solo hablan de los periodistas o de las ciudades más peligrosas en general.

Y, claro, mi misteriosa Caracas no puede estar fuera de esas estadísticas. Según varias páginas en internet, el Distrito Capital de Venezuela está entre los menos seguros de Latinoamérica.

Es obvio que en una ciudad donde robar y ser robado es como salir de compras, donde cualquiera puede perder la vida a causa de un celular, o solo porque sí (te mato y luego averiguo qué tienes o te mato si me miras feo o te mato si esperaba que tuvieras algo más de lo que me das); caminar por sus calles cámara en mano sería un suicidio.

Así que, a pesar de que he podido aprender sobre otros aspectos de la fotografía desde que salí de Cuba, comienzo a extrañar los retratos de la vida diaria.

No existe municipio, parroquia o sector donde uno pueda sentirse totalmente seguro. Nunca se sabe quién te está vigilando.

Lo peor es que ni siquiera se puede confiar en la policía o la guardia nacional, en algunas circunstancias es de ellos de quienes más hay que cuidarse, no por un balazo, sino por su autoridad para robar los equipos de los fotógrafos impunemente.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Caracas es triste y, definitivamente, no le gustan los fotógrafos.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


19 thoughts on “A Caracas no le gustan las fotos

  • el 4 febrero, 2015 a las 7:16 am
    Permalink

    Con un nivel similar de violencia en Honduras y Guatemala encuentras lugares muy fotogenicos.

    Y en Colombia verdaderas bellezas.

  • el 4 febrero, 2015 a las 6:50 am
    Permalink

    Muy bonitas las fotos.

  • el 3 febrero, 2015 a las 4:27 pm
    Permalink

    Well, well, Irina, pues hablando estamos… Solo comenté que Cari no regresaba porque sabía “que en Cuba le esperaba la misma represion” por hacer lo mismo que hace en Caracas, no le critique su texto porque en verdad Cari siempre solo cuenta de lo que pasa en Caracas, no recuerdo haber leído de que se queje, ni refunfuñe por estar viviendo allá, como es el caso a los que le llamo zorros. Por la pregunta que me haces parece que no se usa ya en Cuba decirle zorro a la gente que dice una cosa y en realidad piensa o hace otra, es negativo solo para los que actúan así.
    Mis disculpas si te ofendí, “no hard feelings” y mucho menos odio, no entiendo la manía esa de tomar las opiniones diferentes como odio. Aunque si entiendo, son costumbres de haber vivido toda una vida aplaudiendo como las focas, otro dicho usando costumbres de animalitos.
    Gracias porque esta vez, si has respondido con mucha dulzura, otras No. Y que pena que este Eduardo no haya sabido justamente usar el rasero, así son los eduardos de impredecibles.

    Saludos cordiales.

  • el 3 febrero, 2015 a las 9:00 am
    Permalink

    Lindísimas fotos

  • el 3 febrero, 2015 a las 8:59 am
    Permalink

    Iri tu siempre tan dulce, me encanta verte responder a tanto odio sin sentido por la paz del sitio en el que estás

  • el 2 febrero, 2015 a las 10:38 pm
    Permalink

    Estaba “conversando” contigo, no te “reprochaba” nada, no podría hacerlo si apenas te conozco. No sé por qué te sientes agredida.
    Miranda, no debiera contestar a tu agresividad, pero lo voy a hacer porque soy libre de escribir aquí cuando lo desee y pueda. Hasta te voy a explicar mi comentario. Yordanka es mi amiga de muchos años y la extraño cantidad, por eso al leer su texto y sentir su tristeza (¿no la notaste?) le dije lo primero que me vino a la mente y lo que más deseo.
    No sé por qué la gente no puede criticar el sitio donde vive; si lo hacemos nosotros en Cuba está muy bien, pero si un cubano critica algo del país a donde se fue, está mal. No, las cosas tienen sus matices ¿no crees? Pero lo mejor, Miranda, es no ponernos bravos (en este caso bravas) sin motivos.
    ¿Cuándo dices Zorro te refieres a algo negativo? porque a mí me encantan esos animalitos aunque no he tenido la dicha de verlos en vivo.

  • el 2 febrero, 2015 a las 4:56 pm
    Permalink

    Lo que se hace patetico es el cuento de Ustedes de estar arrancándole la tira del pellejo a los demás paises y sin embargo siguen yéndose a vivir a ellos.

    Mira Irina, yo vengo de una familia que jamás quiso emigrar, de hecho fuimos los últimos que salimos, pero cuando llegamos, lo encontramos todo feo, toda la gente extraña y diferente, y arriba de eso el gorrión de los que dejamos detrás, perooo cualquier cosa era mejor que Cuba.

    Ahora veo gente que no encuentra nada bueno que decir de los países por donde han pasado y que si “nada como Cuba” y cuando le dices ¿y porque no te regresas antes de vivir infeliz aqui? ¿Sabes lo que te dicen?. “PORQUE COMO QUIERA QUE SEA, ESTO ES MEJOR QUE VIVIR EN CUBA”, “Eso” Irina es ser Muy Zorro, o peor aun cínico e hipócrita. Te guste o no que te lo digan.

    Por otra parte me has dejado ensimismada de tomarte el tiempo de venirme a reprochar, cuando tu ni siquiera le respondes a quienes comentan en tus textos. No vengas a tratar de confundir ni de virar la tortilla al revés que aquí nadie ha dicho que a uno no se le rompe el alma cuando se va de Cuba, pero si para estas personas “lo mejor” son la familia y los amigos que se dejan atrás, no se van. Y si se van es para buscar un lugar que sea “mejor que en Cuba”, con crimen, con mendigos, con ciudades feas, PERO MEJOR QUE EN CUBA.

    Saludos.

  • el 2 febrero, 2015 a las 10:48 am
    Permalink

    Miguel González, no entiendo su enfado (ni el de otras personas por aquí), pero por supuesto, cada cuál tiene el gusto de llevar sus emociones hasta donde lo desee. No estoy “criticando” a Caracas, simplemente digo una verdad como persona que vive en ella y como fotógrafa. Ningún Caraqueño ni Venezolano piensa que la capital sea precisamente una lindura desde el punto de vista estético y desde el punto de vista de la seguridad. Por supuesto que en la vida de cada cual existen miles de razones para escoger vivir en un país o en otro. Si se toma el trabajo de leer algún otro diario escrito por mí, podría verificar que aprecio mucho a este país y le estaré siempre agradecida por acogerme. Eso no quita que también aprecie el mío. Pero apreciar, amar, querer, admirar, no son obstáculos para nombrar las cosas menos agradables; y pretender callarlas por “agradecimiento” es solo un síntoma de cuánto ha calado la auto censura y prepotencia en los cubanos. Saludos

  • el 2 febrero, 2015 a las 10:39 am
    Permalink

    Gracias Mercedes. Si, en esa zona de Caracas las personas suelen recoger el “pupú de los perros”, en otras no, todo es cuestión de educación, o quizá, como allá, que las otras zonas están tan sucias que una caquita más no hace la diferencia. Saludos

  • el 2 febrero, 2015 a las 3:30 am
    Permalink

    Buenas fotos, la de los globos con el fondo blanco está genial y no parece ser retocada, en algunas se ven zonas muy sucias pero el señor de los perros va con un nylon para recoger los desechos, eso no se ve en la Habana.

  • el 2 febrero, 2015 a las 12:29 am
    Permalink

    Esa es la tremenda mierda de algunos que la pintan definitiva lejos de acá, “todo es feo, es pobre, es inseguro, tercermundista, caótico, etc., etc., etc.”), coño, si tan mal la miran ¿porqué no viran pa’ca y la viven como hasta antes de migrar? Lo grotesco aparece luego cuando tienen la chance de visitar a sus gentes acá y vienen con el acentito ese del lugar donde la duermen; hablan linduras de todo, comparan y la cantan una y mil veces que “allá” esto y aquello está mejor. La paranoia en duro.

  • el 1 febrero, 2015 a las 10:03 pm
    Permalink

    “Ya se hace como que un poco patético ignorar que “cualquier cosa es mejor que en Cuba”, no sean zorros por favor”.
    Miranda, todo depende de cuánto “halen” la familia y los amigos que se dejan atrás, de qué es lo “mejor” para cada uno.

  • el 1 febrero, 2015 a las 7:16 pm
    Permalink

    uno de los panelistas, de pleno acuerdo con el anterior (ahi todo el mundo esta de acuerdo, no hay debate) hablo sobre la inseguridad que hay en las calles…………. de……………. chhhhiiipre.

  • el 1 febrero, 2015 a las 1:18 pm
    Permalink

    Cuando Cari no ha regresado es porque conoce bien que en La Habana va a tener la misma o peor represión.

    Vamos que ya esto está mas que masticado. A ver si Daisy con todo lo malo, feo y peligroso que nos contó del DF cogio sus matules y regresó pa’lahabana. Y si el de Ecuador que encontró a Guayaquil tan agobiante con sus Malls, su fea arquitectura y culturalmente pobre, se ha regresado, y los que usan como coartada no haber terminado con el “trabajo que tiene” para tampoco regresar.

    Ya se hace como que un poco patético ignorar que “cualquier cosa es mejor que en Cuba”, no sean zorros por favor.

  • el 31 enero, 2015 a las 2:07 pm
    Permalink

    chica esa misma cara de comemierda que ponías en las provincias acá se las puedes espetar a los chamos, allá aplicarás perfecto no siendo originaria del sitio, con la suerte te guardan piedad y hasta posan para ti.

  • el 31 enero, 2015 a las 10:46 am
    Permalink

    En La Habana tuve varios encuentros con nuestros polis, sobre todo en las provincias, en la ciudad el mejor método era hacerme pasar por extranjera, poner cara de comemierda, y con todo y eso siempre salía alguien sin uniforme a intentar impedirme fotografiar.

  • el 31 enero, 2015 a las 7:48 am
    Permalink

    Cary que los malandros te maten por cualquier cosa muestra los niveles de criminalidad e inseguridad en Venezuela.
    Que los policías y fuerzas de seguridad te quiten la cámara mientras fotografías las esquinas de la ciudad, habla de lo mismo que hacen en Cuba con los fotógrafos que no sean oficiales.

    Si quieres regresas, pero encontrarás que los policías y los agentes de la seguridad te quitarán también la cámara con total arbitrariedad como en Caracas. No se puede fotografíar la realidad cotidiana. Como las fuerzas de seguridad son compartidas entre estas dos naciones, te encontrarás menos criminalidad que en Caracas pero igual arbitrariedad en la represión.

  • el 31 enero, 2015 a las 1:01 am
    Permalink

    Cary:

    Nos queda claro que te has mudado para una de las ciudades con menos atractivo arquitectónico de Nuestra América…¡y encima tanto malandro!

  • el 30 enero, 2015 a las 7:38 pm
    Permalink

    Entonces ven para la Habana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *