¡Seremos como Fantito!

Caridad

Foto: Akekure

Si volviera a ser niña, – cosa que no deseo que ocurra – y si volviera a estar entre filas de pioneros, uniformados y bien peinaditos; en vez de corear el lema Pioneros por el Comunismo, Seremos como el Che; me gustaría decir: ¡Seremos como Fantito!

¿Quién es Fantito?

Para los que nacimos en Cuba en los años 70 no es difícil saber quien es Fantito (o Fantik), ese animado ruso que cuando eras demasiado pequeño podía causarte realmente mucho miedo mirar, quizá por su escenografía oscura y tremebunda, quizá por ese bicho extraño al que todos temen (extrañamente el único personaje con colores dentro del animado). La selva es oscura, de un negro azulado, los animales corren  aterrorizados porque se acerca Stusa Cutusa, el animal feroz, el que se lo come todo.

Fantito es, por supuesto, un pequeño elefante tierno, dulce y lleno de armonía: encuentra una plantita que llora porque tien sed y no lo piensa dos veces para salir a buscar agua para ella, muy cerca hay un charco del que saca el agua, pero en el fondo hay una familia de ranas, Fantito pide disculpas y les devuelve el agua.

Entonces emprende un viaje más largo en busca del líquido para ayudar a la planta que llora todo el tiempo. Asi, el elefante encuentra varios huevos de cocodrilos a los que ayuda a llegar al agua, un nido de grullas llenos de pichones aburridos que no tienen con quien jugar, a ellos les dedica su tiempo.

Foto: Akekure

En este recorrido le acompaña una simpática mona  que no goza de mucha popularidad en su manada, y a cada paso le recuerda que no vale la pena ayudar a los demás, que solo se buscará problemas por ello; también le persigue Stusa Cutusa, el animal feroz que busca extasiado el olor de Fantito.

Hay muchos más personajes que son ayudados por este elefante azuloso en su búsqueda del agua para regar la espina (asi le recuerdo que le llamaba a la planta), una  anciana tortuga, un animalito preguntón,la misma mona que lo acompaña recibe su amor en un momento en que la manada se burla de ella porque es muy fea. El elefante la consuela porque al contrario, es “la mona más linda del mundo,” le seca las lágrimas y le ofrece una flor.

Este animalito ruso creó más valores en mí que cualquier otra propaganda que haya podido escuchar en la escuela. Fantito tiene un problema: es demasiado pequeño para sus orejas, pero no se concentra en eso ni anda por el mundo pidiendo compasión, al contrario, se concentra en el dolor ajeno; en  esos animalillos que le rodean y temen al tal Stusa Cutusa, y que están seguros de que quien no sepa patear, cornear, arañar o morder no podrá liberarse del apetito voraz de este bicho gordinflón y bigotudo que suele aparentar ternura llamando a su presa más ansiada: nuevito, suavecito. Fantito no sabe cómo defenderse, él solo tiene amor.

Finalmente (para quienes estén interesados en el final del elefantito), logra regar la espina y ahora es un árbol enorme y luminoso que atrae a todos los animales de la selva, incluyendo al feroz comelón que desea tragarse a Fantito. Pero ya el elefantito (ayudado por la mona fea) ha comido el fruto de la espina y es un gran elefante que, sin embargo, no toma venganza de Stusa Cutusa, solo lo aparta de sí y le informa que él ha crecido, y por tanto su nombre ya no es Fantito, sino Elefante.

¿Crecimiento espiritual?

Creo que por ahí anda la enseñanza del animado ruso, no puedo verlo de otro modo. Quizá por eso, a pesar de todo, me sigue pareciendo que es nuestra generación, la más bella de todas las generaciones de cubanos que viven hoy. Somos los que debemos acabar de comer la fruta, para dejar de tener miedo a Stusa Cutusa, para seguir pensando en los que necesitan más que nosotros, olvidarnos de lo que no hemos podido lograr porque miles de obstáculos y mentiras nos rodean. Es por eso que Fantito sigue siendo mi personaje ideal, mi héroe más querido.

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.


One thought on “¡Seremos como Fantito!

  • el 6 noviembre, 2010 a las 2:23 pm
    Permalink

    En si no me acuerdo,del ese animado…pero si estoy en claro,que eran animados “didacticos”,aunque no nos gustaban!,ni tampoco los animados de la RDA, habia uno que se Titulaba “sand mann”(el hombre de arena) era un Muñequito aleman(hoy a veces lo repiten en la TV de Branderburgo) y me hace recordar mi infancia,tambien era muy Didactico!! aunque no lo veia,pero viendolo aca en Berlin aprecio los menasjes a los Niños!! saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *