Veo a un consumidor y saco la pistola

Consumir en Cuba

Por Yenisel Rodríguez Pérez

HAVANA TIMES – La imposibilidad de tener un día de compras, libre de hostilidad, en Cuba es uno de los mayores logros del socialismo real. Una guerra cotidiana que ha hecho de los servicios una cultura del maltrato, que nos vemos obligados a practicar de todas las maneras posibles.

Han sido desplazados valores elementales que se dan en cualquier acto de compraventa corriente. No hablemos ya de amabilidad o cortesía, la atención más elemental a la persona que está comprando se considera un privilegio.

Un amigo colombiano me confesó que en su país se siente más sobreviviente que ciudadano. Nosotros podríamos decir algo parecido: somos sobrevivientes cotidianos de la humillación y el maltrato. Por el momento vamos ganando relevancia continental con esa creciente tendencia del maltrato al consumidor, hijo pequeño de la narcocultura y la delincuencia organizada, las cuales invernan en esta forma de violencia “menor”.  

Otra vuelta de tuerca al desbarajuste social que dejó la demagógica búsqueda de la igualdad. De un obrerismo generalizado y una burocracia estatal privilegiada, hemos llegado a este revoltillo de clases y estatus sociales. Poco se impregnó del mito altruista del hombre nuevo y mucho se conservó del egoísmo ancestral.

Quedamos igual que siempre: explotación, discriminación y venganza en la sociedad civil; pero ahora sin ton ni son, todo mezclado. Hoy las contradicciones de clases, la lucha por el estatus y la definición de los roles sociales van a la deriva, emergen por aquí y por allá como paradojas de un autoritarismo decadente:

-Pagar un servicio y recibirlo como limosna

– El tránsito público como ring de boxeo del contacto visual

– Clase media con cultura marginal

El mercader como ave de rapiña con el tiempo a su favor, favorecido por el desabastecimiento y la pobreza generalizada. Esperando, siempre esperando para hacer carroña del cliente. Usarlo para expiar el desconcierto que provoca una burocracia que sataniza su economía y su patrimonio. El consumidor como rumiante atado a la masticación de un pasto seco y poco nutritivo, que se le arroja de mala gana.

Una coreografía letal donde los que pactan en contra de la sociedad (mercado negro y Estado), presumen entre sí un antagonismo que no lo es tal. El verdadero enemigo de ambos es el derecho al consumo.

El Estado suministra los recursos, y la ética del mercado negro organiza una distribución informal que complementa la mera sobrevivencia que ofrece la logística oficial. Entonces la sociedad toda se ve inundada de valores propios del crimen organizado, la marginalidad y la cultura de la pobreza.

El Gobierno de Miguel Díaz-Canel habla de un rescate de la cultura de los servicios, cuando precisamente vamos tocando fondo en ese sentido. Se nos impone, entonces, un proceso de aculturación con total impunidad.

Entendámoslo como la disipación de la sensación de bienestar aun en los entornos más triviales y efímeros que podamos imaginar. Gastar dinero puede ser considerado una provocación en este país.  

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.



4 comentarios sobre “Veo a un consumidor y saco la pistola

  • Perfeita a abordagem sobre o cotidiano cubano. Onde o ‘hombre nuevo’ desenvolveu a capacidade da dissimulação ao extremo para conseguir sobreviver durante tanto tempo neste sistema falido.

    Respuesta
  • Es cierto que al consumidor lo tratan como un ladrón, y la policía como delincuente, hay personas que roban y para colmo lo dicen voy a la tienda para robar como si fuera una gracia, pero no todo los consumidores son ladrones, hay quien no ha estado parado en la cola para pagar y la cajera por cada usuario que pasa se guarda un menudo en el bolsillo, o cuando te corresponde pagar alguien grita del otro extremo de la tienda, ese pollo no lo pases por caja, y tú necesitas el comprobante pues te para un policía para revisar la mochila y vas preso, estas son algunas historias de terror de un consumidor

    Respuesta
  • El maltrato es nuestro pan de cada día cuando visitamos algún establecimiento estatal, nos miran casi con asco cuando preguntamos por una mercancia, y de mala gana nos las muestran o nos dicen el precio, como diciendo: “apúrate no tengo todo el día para tí”. Es aberrante la falta de atención para con los clientes, y para colmo te miran mal si no dejas parte del menudo de una compra, como si fuera obligado dejar propina. El otro dia fui a un restaurante estatal y cuando trajeron el cheque incluian propina del 10 %, la dependienta decía que no era obligada pero trataban de meterte el pie, agregandola a la cuenta sin decir nada. Que descaro! Lo que pasa es que sabemos sumar.

    Respuesta
  • Efectivamente, esta locura comercial de sentirse una basura frente a un vendedor que se siente un Dios porque tiene lo que tú deseas y pasas trabajo para conseguir, es muy cubanísima, uno de los logros negativos de la revolución fidelista. Este es un país anormal.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Feliz Navidad, San Miguel de Allende, México. Por Ken Edwards, (EUA). Cámera: iPhone 8

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]