Tengamos fe en la tierra prometida

Yenisel Rodriguez

Consuelito Vidal. Foto: icrt.cu

La clausura de los premios Lucas 2010, la fiesta del video clip cubano, finalizó con la proyección a gran escala de la palabra fe.  En una pantalla gigante apareció de inesperado la inolvidable Consuelito Vidal, haciendo una petición de esperanza para el pueblo de Cuba, y en primer plano her la palabra fe fue resaltada en rojo.

Esto es un acontecimiento político, cultural y religioso, en un país donde la política ateísta del Estado erosionó el prestigio popular de la religiosidad.  Aunque con el tiempo hemos comprobado que la erosión no fue tan profunda, no es menos cierto que aún hoy existe un fuerte adoctrinamiento ateísta en determinados sectores de la población cubana.

Es usual encontrarse con personas que necesitan dejar claro que no profesan ideas religiosas.  Muchos de ellos pueden reproducir automáticamente tesis básicas de ateismo científico.  Es una reacción automática, pero con una implicación afectiva tal, que no se permiten el más mínimo intercambio de opiniones teológicas.

Ahora que la estigmatización de las prácticas religiosas ha quedado atrás, la promoción de una actitud de fe dentro del contexto de un acontecimiento cultural oficial de interés popular, parece ser un paso más para sepultar de una vez y por siempre el peor de los fundamentalismos religioso: el ateísmo científico.

Aunque no niego la posibilidad de que exista una fe no religiosa, en Cuba la simple alusión al término, activa un imaginario popular donde ocupa un lugar importante la religiosidad, sobre todo católica y de ascendencia africana.

Siempre he asociado la personalidad de Consuelito con esa manera característica de civismo y espiritualidad que nos identifica.  Verla haciendo una petición de fe, confirma mí sospecha de que muchos cubanos damos el mismo significado a esta mujer maravillosa.  De muchas formas regresamos a ella en busca de nuevas utopías.

Pues que renazca la fe con este nuevo año, que nos acerquemos más a esa nación prometida de estómagos llenos y almas libres que muchos ansiamos.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


One thought on “Tengamos fe en la tierra prometida

  • el 12 enero, 2011 a las 2:07 pm
    Permalink

    “Es usual encontrarse con personas que necesitan dejar claro que no profesan ideas religiosas. Muchos de ellos pueden reproducir automáticamente tesis básicas de ateismo científico. Es una reacción automática, pero con una implicación afectiva tal, que no se permiten el más mínimo intercambio de opiniones teológicas.”

    Claro, son distinguidos elementos que defienden a ultranza la flexibilidad de sus convicciones y terminan diciendo: GRACIAS A DIOS SOY ATEO!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *