San Chocolate: especulación agroindustrial en Cuba

Yenisel Rodríguez Pérez

choco-1HAVANA TIMES — En Cuba consumir chocolate es casi un privilegio, una experiencia exótica, un acto de prestigio social; por eso pocos compatriotas creerían que por mucho tiempo la bebida de chocolate fue el desayuno más popular del país. De acompañante del pan mañanero ha pasado a ser una ambrosía de boutique gastronómica.

¿Qué ha pasado?

¡De todo! Sobre todo en los últimos 24 años.

Por ejemplo, cuando el valor de la manteca de cacao se dispara en el mercado internacional, los inversionistas criollos, cegados con la búsqueda de divisas, desabastecen de la indispensable materia prima a la industria confitera. De esta forma se disminuye considerablemente la producción de tabletas de chocolates y otras golosinas destinadas a satisfacer parte de la demanda nacional.

choco-2En otras naciones caribeñas productoras de cacao, este asunto se resuelve utilizando aceites sustitutos como el de coco o palma, pero para los decisores cubanos es suficiente con las ganancias que genera la manteca de cacao, no se le dedica mucho tiempo y esfuerzo al tema.

La producción de cacao es suficiente para abastecer el mercado nacional, y los precios de compra del mismo a los productores son lo bastante bajos como para conformar un precio de venta minorista asequible a la población. Sin embargo, persisten bajos niveles de productividad a consecuencia de erradas políticas macroeconómicas.

Y aquí entra el tema de la especulación comercial.

El precio del chocolate de factura nacional se eleva muy por encima de lo económicamente racional, por eso es promocionado como artículo de lujo, aplicando la fórmula de a un gustazo un trancazo.

choco-3Así, quizás sin saberlo al inicio, los decisores utilizan y refuerzan la sobreestimación que posee éste alimento en el imaginario cubano para especular con el dinero y la demanda de la gente, comercializándolo como si fuera un producto importado y perteneciente al género de los artículos de prestigio social y glamur.

Mencionemos las famosas cafeterías “Casa del chocolate”, catedrales barrocas (demagógicamente) consagradas a la misa del venerable elixir.

La otra cara de la moneda es el “Chocolatín”: chocolate instantáneo subvencionado por el estado, nacido en pasados tiempos de oratorias mesiánicas. Su dudosa calidad responde a los vaivenes de las políticas sociales cubanas, reforzando así la reputación exótica y sagrada del chocolate en CUC. ¿Quién exigiría a su gobierno que subvencionara caviares y vinos franceses?

Y así quedamos como los hermanos aztecas. Ellos, sin maíz mexicano, cuando fueron la civilización madre de este cultivo; nosotros pagando precios de importación por un producto cubano.

-Toma chocolate, paga lo que debes

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


8 thoughts on “San Chocolate: especulación agroindustrial en Cuba

  • el 20 septiembre, 2014 a las 7:39 pm
    Permalink

    Hoy lo típico es café sin leche y pan ?pan? sin mantequilla. Pronto será pan na’má. Si no acabamos de ponernos de acuerdo para salir de este desastre.

  • el 20 septiembre, 2014 a las 10:10 am
    Permalink

    La forma de desayunar está asociada a costumbres nacionales y limitaciones económicas, y la afirmación contenida en el artículo, donde dice “…pocos compatriotas creerían que por mucho tiempo la bebida de chocolate fue el desayuno más popular del país…” es inexacta. En la época republicana el desayuno más popular en Cuba podía consistir en café con leche y pan con mantequilla, y había quienes preferían tomar simplemente un café fuerte. Los que no creeyesen que por mucho tiempo la bebida de chocolate fue el desayuno más popular del país estarían en lo cierto, porque no lo fue.

  • el 18 septiembre, 2014 a las 9:03 am
    Permalink

    Hijo que dios te bendiga y que te de sabiduria,pues eres inteligente solo para una sola cosa,criticar,aunque en este caso tienes la razon,como en tantos otros,pero por eso te pagan solo cinco dolares mensuales,Cuando te trage a Miami todo te parecia mal,no entendias nada,la frustacion era constante no podias ni manipular una computadora y menos un telefono LG inteligente,En ves de aprender cual era la regla del juego para vivir en U.S.A, te regresaste a tu lugar de origen,sera que eso que tu criticas a la misma ves es lo que admiras,No te hablo de Cuba, si no de el desgobierno donde te criaste.Yo entiendo a la gente de tu generacion cuando llegan aqui les choca tener que pagar renta,seguro de carro y muchas cosas mas que existen,pero cuando uno sale de un pais ya sea por problemas politicos o economicos tiene que acogerse a las leyes de ese pais.Con esto te quiero decir que ningun gobierno y menos como el de cuba o Korea del Norte se tumba con la lengua y de lejos como en el caso del exilio historico.Si quieren cambiar el sistema lo tienen que tumbar a fuego limpio,o con el filo del machete no mendigando reformas con un cartel en la calle o escribiendo a travez de un periodico.Coge la lucha armada y pon un gobierno analquista y direjelo tu con tu gabinete,espero que no tengas adbersarios en tu sistema,tu papa Rodolfo Rodriguez

  • el 18 septiembre, 2014 a las 4:56 am
    Permalink

    Muy buen artículo, felicidades Yenisel.
    Es evidente, como analizas, que las políticas estatales son las que provocan la escasez y la mala calidad del chocolate y lo encarecen sólo con el interés de extraer más dinero a la población. El interés en aumentar el dinero en sus bolsillos es una política recurrente en la cúpula político militar cubana, que sin subsidio soviético, pone al pueblo a pagar sus lujos, sus corrupciones y sus inversiones. Las cinco medidas contra las importaciones de ropa, contra las pantallas 3D, las de la aduana, los precios burlescos de los autos y la prohibición de entrar en los aeropuertos a despedir o recibir a los familiares y amigos, demuestran sólo en el año 2014, el interés expreso en atacar los intereses de la población.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 8:50 pm
    Permalink

    Tanta presión sobre el guajiro para que no se enriqueciera y aquí tenemos los resultados. A ver quién me va a venir de nuevo con el mismo cuento…

  • el 17 septiembre, 2014 a las 2:01 pm
    Permalink

    Ya yo casi no lo como, de puros atracones que me he dado. Da pena, una cosa que está aquí y en el mundo entero en cada esquina.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 10:45 am
    Permalink

    Bueno y al parecer habra que caconizar muy pronto tambien al cafe

  • el 17 septiembre, 2014 a las 8:23 am
    Permalink

    Buen artículo, al santoral podemos agregar a: Santísima carne vacuna, Veneradísimo pescado, Apostólicos mariscos, Sagradísima leche (prometida en forma de un vaso diario para cada cubano, pero no se sabe para cual milenio). El chocolate es un alimento altamente energético, utilizado (como bien dice el articulista) desde siempre en desayunos y meriendas por los cubanos. Tal vez los decisores del gobierno ha estimado que, como no hay leche para desayunar, ya no hace falta el chocolate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *