Navidades estadounidenses para los niños cubanos

Yenisel Rodrìguez

“Por unas navidades a todo tren”

Ante una audiencia de millones de niños cubanos, el pequeño protagonista de la película “Daniel el travieso” demuestra que todo aquel adulto que no celebre las navidades padecerá de amargura espiritual y angustia ideologizada.

En pocas palabras, Daniel enseña a sus coetáneos cómo exorcizar las almas de esos adultos, que afectados por el síndrome de la sospecha, le niegan a sus hijos el encuentro con Papa Noel.

Al final de la película Mr. Jorge, el co-protagonista negador de las navidades a la americana, comprende su error y termina descubriendo el sentido trascendental de la fecha festiva: aderezar con grandes compras en el supermercado el amor que se siente por su mujer, por el prójimo y por las tradiciones nacionales.

Ahora sólo nos queda esperar que nuestros pequeños estén a la altura del niño norteamericano, tarea harto difícil previendo el elevado índice de amargura e ideologización que padecen muchos adultos en la Cuba Socialista. Sí, porque la pobreza no es un impedimento para festejar las navidades a la americana.  Siempre se puede comprar alguito en la tienda más cercana.  Pero la ideología anticonsumista sí que es un gran peligro para Papa Noel y sus regalos.

Por eso nuestras instituciones estatales, ya exorcizadas de ese trasnochado anti-consumismo de izquierda, ofrecen un gran apoyo a los niños cubanos en la tarea de reeducar a los obstinados defensores de la austeridad material.

Por ejemplo, estrenan filmes sobre las hermosas costumbres en las festividades capitalistas, que luego se retransmiten de vez en cuando como en el caso del filme “Daniel Michel” sobre el que venimos tratando.

“Si tus padres no reverencian a Papá Noel pidiéndole (comprándole) un buen regalo para ti, no pierdas tiempo y llévalos a la consulta del psiquiatra más cercano.  Éste, invocando al espíritu de la navidad, rezará por la salvación festiva de tus padres.”

”¡Papacito, papacito, no seas tan complicadito y cómprale el juguetito al chamaquito!”

Así sugestionará sabiamente el espíritu de las navidades a nuestros padres.  Un espíritu a lo cubano, con aroma de café, tabaco, ron y magnificencia de supermercado.

“Solavaya”

 

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.

Yenisel Rodriguez has 167 posts and counting. See all posts by Yenisel Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *