La ideología cortesana del gobierno cubano

Yenisel Rodríguez Pérez

Mercancia.   Foto: Juan  Suárez
Mercancia. Foto: Juan Suárez

HAVAN TIMES — He aquí otro ejemplo de la demagogia absurda que caracteriza el actual gobierno cubano: el libro de texto de Historia Contemporánea de octavo grado aún contiene la frase mesiánica que daba introducción a su primera edición de 1990.

La frase es de Lenin y dice textualmente: ¿no soy profeta. Pero una cosa se puede decir a ciencia cierta: el viejo sistema (capitalismo) está condenado al hundimiento? Es de esperar que cosas como estás sigan sucediendo en un país donde se reprime la opinión pública y no existe libertad de prensa.

El régimen cubano establece de modo tan aventurado sus alianzas geopolíticas, que a su paso va dejando una estela de incoherencias ideológicas semejantes a las que experimenta un niño al que le cambian frecuentemente el padrastro.

Así mudan de aires de un día al otro, sin verse obligados a reelaborarla decoración de su artefacto ideológico. Su poder les permite convivir con decenas de Frankensteins demagógicos. Un simple cambio de cortinas es suficiente para el régimen, dejando el resto como un tiradero de doctrinas huecas y decadentes.

Por eso en pleno 2014 los adolescentes cubanos cargan en sus mochilas con un libro de texto impregnado del tufo de la guerra fría.

En momentos en que el gobierno cubano aprueba la ley de inversión extranjera, apostando por capital trasnacional para salvar al Socialismo cubano de la debacle económica, el pensamiento de Lenin resurge como un sarcasmo morboso. Gran previsor fue el dirigente soviético cuando con tino de chico avispado, negó poseer estirpe de profeta.

Sí, el sistema capitalista se hunde, solo que nosotros (el Socialismo leninista, el estalinista y el del siglo XXI) nos ahogamos junto a aquel, gracias a una afinidad genética que ha permitido pocas mutaciones libertarias.

Por último, es importante señalar que a pesar de que el texto de Historia Contemporánea tuvo su segunda reimpresión en el año 2005 y se corrigió cuatro años antes, las “actualizaciones” realizadas no incluyeron ninguna referencia al genocidio estalinista, un tema conocido por la audiencia nacional gracias a la distribución informal de documentales del History Channel, canal que ha realizado decenas de documentales sobre el tema.

Descubramos aquí un motivo más para que los estudiantes cubanos irrespeten aun más a sus profesores, al ver que éstos ocultan o desaprueban cualquier referencia a un pasado que se hace leyenda exótica en el imaginario audiovisual cubano.

Sería como recibir una mala calificación por hacer referencia a las atrocidades de “El Señor de los anillos”.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *