La esperanza que azora

Yenisel Rodríguez Pérez

Otro actitud con las palomas.

HAVANA TIMES – Recuerdo la lluvia de piedras que los estudiantes de nivel primario le propinábamos a las garzas blancas mientras regresábamos a casa. Las pobres, nunca han pasado de ser una especie de “nada” para el sujeto barrial.

También retengo en la memoria a los escuadrones de la muerte compuestos por niños y niñas de mi manzana. Se tomaban el asunto en serio.

Salían a la calle con un inventario mental de posibles víctimas: reptiles, insectos, mamíferos, plantas y hasta algún hermanito menor. Una guerrilla infantil contra la naturaleza. ¿Y los adultos?

Bien, preparando meriendas y llamando a hacer las tareas, con mirada indiferente al “laboratorio biotecnológico” que los pequeños montaron en el portal de la casa.

Luego está la pregunta por los medios de comunicación, la escuela, las ONG y otras instituciones sociales implicadas en el tema. Poco de lo que hacen estas instituciones llega a los escolares.

Los discursos por sí solos no cambian el comportamiento, más bien definen posiciones y le dan un nombre o una ruta a seguir a lo que le gente ya tiene definido en su imaginario. La sensibilidad por la vida animal habitualmente tiene existencia previa al mensaje educativo, y de esa empatía con los animales se carece mucho.

El punto de partida debe habitar en el mundo de vida del individuo, con participación de la sociedad, pero anclada a su cotidianidad, a la noción que aquel posee de su entorno.

Mucho se habla de los avances en materia de protección animal dado por países del primer mundo. Pero básicamente se trata de obediencia hacia la ley.

El punto es que el cumplimiento de la ley no evidencia necesariamente una dignificación del derecho de los animales, aspecto central del ecologismo. Más bien funciona como prevención o temor a contraer obligaciones pecuniarias con las autoridades judiciales.

Lo anterior no quiere decir que una ley de protección a los animales no vendría a atenuar la precarización de los derechos animales en la isla, pero no será la solución al problema; sobre todo cuando sabemos de antemano, que la puesta en marcha de cualquier normatividad de esta naturaleza dejará mucho que desear en cuanto calidad del control y eficiencia penal.

Pero algo tiene que comenzar a funcionar en nuestro país, por algún lado se debe comenzar. Apoyar la labor que por mucho tiempo vienen llevando a cabo organizaciones de protección a los animales como ANIPLANT, por ejemplo.

Que se continúen generando situaciones de violencia hacia los animales desde todas las edades y desde todos los contextos es inadmisible.

Debemos erradicar esas terribles escenas de violencia extrema, pero también esa otra violencia enmascarada donde por ejemplo, un ejército de infantes arremete contra las palomas de parques y plazas bajo el consentimiento de los adultos.

Si estos son los niños y niñas que portarán la esperanza del mundo, entonces esperemos un orden futuro profundamente cruel con la vida animal. Recemos por la garza blanca.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.



2 comentarios sobre “La esperanza que azora

  • Totalmente de acuerdo con que a los animales hay que preservarlos y cuidarlos, pero….en un país donde no se respeta a las personas y se azuza a turbas para que vayan a sus casas a patearlas, o lo hagan en plena vía pública; donde se lleva a niños y jóvenes a presenciar y hasta a participar de esa violencia. ¿Van a pedir respeto para los animales?

    No caigamos en lo grotesco

    Respuesta
    • Creo que los dos temas estan estrechamente vinculados ya que la crueldad que los provoca tiene el mismo origen

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Odio el invierno, Ontario, Canadá. Por Janice Lally (Canadá). Cámera: Sony CyberShot

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]