El comentario deportivo en Cuba

Yenisel Rodríguez Perez

Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — La censura en Cuba es tal, que hasta la figura del comentarista deportivo, un género del periodismo de opinión más asociado a la cultura popular y lo social, queda atrapado en un amordazamiento ridículo al mismo nivel que el periodismo político o especializado.

En asuntos tales como la evaluación del desempeño de un atleta o de un equipo, el régimen intuye tanta amenaza como la que implicaría una intervención televisiva de la oposición política.

En las trasmisiones del beisbol el asunto llega casi a lo patológico. Al ser el deporte nacional, cuenta mucho la “calidad de la imagen” que se construya del mismo.

Pero la exigencia se hace tan absurda que la misma necesidad lógica e impostergable que tienen el comentarista de analizar, exponer o simplemente reflejar lo que todos están viendo en el televisor junto a ellos, pone en evidencia una autocensura ridícula y fuera de todo sentido común.

La psiquis del comentarista termina por revelarse contra el régimen. Hay miles de ejemplos, pero los más graciosos (por decirlo eufemísticamente) son aquellos en los que el mismo periodista deja entender de manera indirecta, que sobre su trabajo existe mucha presión política y popular.

Por un lado tiene que autocensurarse, y por el otro quedar bien parado ante los espectadores y los aficionados que consumen su trabajo periodístico.

Ahora sí que voy a apuntar lo que sucede acá” se les puede escuchar decir, como si calificar negativamente a un árbitro fuera una declaración de guerra a la comisión nacional de béisbol.

Y así por el estilo, sucesos cotidianos del deporte tratados como pinzas por los comentaristas mientras en el terreno, a la vista de todos, las cosas son lo que son.

Todo esto se agrava en el caso específico del beisbol, pues el nivel en el país ha ido en baja, sumándole a esto los escándalos de “robos de talentos” que se dan frecuentemente.

Relacionado con este tema, se dio hace poco una de las situaciones de desinformación deportiva más vergonzantes e impunes dentro del periodismo deportivo cubano.

Se reanudaba la serie nacional de beisbol después de los juegos centroamericanos de Veracruz y en las nóminas de los equipos provinciales faltaban figuras titulares de sus alineaciones, y los comentaristas la dejaron pasar porque no podían tocar el tema de los “desertores”.

Surrealismo a lo puro. Neoliberalismo con militarismo económico, y el libre pensamiento en toque de queda.

Hace poco, el equipo Cuba ganó la Serie del Caribe por esas cosa que tienen los playoff y por el talento y la calidad que conserva aún nuestro beisbol. Quizas este acontecimiento venga a matizar el debate sobre los métodos y concepciones de entrenamiento, que tienen que evolucionar de concepciones anti-profesionalistas a profesionalistas.

Pero el reto se las trae. Trasmutar todo esa pereza autoritaria y caudillista en capitalismo globalizado es demasiado para una gerantocracia militarista y terrateniente.

¿A dónde nos llevara como sociedad todo esto?

Por el momento, van ejecutando –con la inesperada lógica de la ruleta rusa– todo un imaginario popular. Van haciendo y deshaciendo, mientras la gente tiene que ir detrás, uniendo los trazos que quedan para encausar y darle sentido racional al caos que provoca la pataleta cortesana y sus tutores imperiales de turno.

 

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


4 thoughts on “El comentario deportivo en Cuba

  • el 4 abril, 2015 a las 10:36 am
    Permalink

    Marino estás flojito, flojito…… de argumentos, de ortografía y de concordancia.

  • el 2 abril, 2015 a las 12:21 pm
    Permalink

    Marino:
    Pregunto, ¿cómo es posible que un supuesto periodista o comentarista deportivo escriba con faltas de ortografía tan elemetales, como la de poner sujiero en vez de sugiero, no usar signos de puntuación (solo comas, y eso mal colocadas), y además para él no existen los acentos?. Eso no es cuestión de posición política, sino una deficiente formación profesional para la función periodística. ¿O es que el cargo de periodista se obtiene por la posición política del aspirante, aunque sea un incompetente?

  • el 1 abril, 2015 a las 5:46 am
    Permalink

    Marino:
    la estupida ley la tiene el gobierno son su pueblo. Preguntale a los jerarcas porque tienen tanto dinero personal, viven en mansiones, sin las carencias con la que ellos someten al pueblo… preguntales con que dinero sus hijos y nietos viajan por los E.U. donde se les ha fotografiado en NY comprando en las tiendas caras como ZARA, etc …. juegan golf en Varadero y cenan en banquetes con los ricos y famosos… no te atreves a preguntar eso verdad?
    Porque los profesionales que trabajan duro no tienen derecho atener un salario digno???
    Vamos pregunta hombre, o no eres libre de hacerlo?

  • el 31 marzo, 2015 a las 5:52 pm
    Permalink

    realmente no entiendo tus criticas para con nosotros, no me percato de que limitacion de informacion te refieres,te sujiero que porque en vez criticar cosas y reglamentos que permitimos y acatamos como ciudadano libre que somos ,mejor no criticas porque no se nos pago lo que ganamos en la serie del caribe por la estupida ley que tanto los gringos como personas parecidas a ti nos tienen impuesto al pueblo cubano
    pregunto solo espero respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *