El caos del periodismo político en Miami

Juan Manuel Cao y su nuevo programa El Espejo”  

Yenisel Rodríguez Pérez

yeni2HAVANA TIMES — El programa “El espejo” que presenta el periodista Juan Manuel Cao en el canal 41, personifica el estancamiento y la falta de perspectiva de la derecha cubano-americana.

Carente de conexión real con los intereses y necesidades cotidianas de la gente común y sin un explícito respaldo político por parte de los exiliados políticos y los emigrantes llegados de Cuba.

“El espejo” tiene como misión principal continuar nutriendo la cincuentenaria demagogia de una élite política y económica que usa el discurso de “la lucha política contra el castrismo” para que se mantengan en resguardo un estatus y un patrimonio. Esto es lo más importante.

El programa padece de una falta total de carisma, de una ética periodística ambigua y de un tono vulgar mal disimulado por su presentador.

En el programa existe una sección que caricaturiza, sin proponérselo, la transparencia política y el compromiso moral con las ideas propias.

El Espejo
El Espejo

El invitado del programa debe literalmente pararse frente a un espejo. Allí, delante de todos, televidentes y equipo de producción, debe confesar la dignidad de su actuar personal y su compromiso con las buenas ideas.

En los dos últimos programas vemos a Juan Manuel Cao satirizar el comentario de sus invitados al interrumpirlos para regalarles sendos rollos de papel sanitario con las imágenes de Fidel Castro y de Hugo Chávez impresas.

Un chiste viejo y de mal gusto, sobre todo para un programa que se anuncia con campanadas de crítica profunda y perspectiva revolucionaria.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


14 thoughts on “El caos del periodismo político en Miami

  • el 17 junio, 2013 a las 9:22 pm
    Permalink

    Ciertamente, y ahora que lo dices…ya que lo mencionas…¿TU QUE AÑORAS TANTO DE CUBA, QUE TENÍAS EN CUBA?…quizás si no fueras sarcástico, y “quejica”, nos podrías aclarar eso a todos, y así todos entenderíamos, que tanto dejaste, por acompañar…a tu pariente al EXILIO.

  • el 17 junio, 2013 a las 8:49 am
    Permalink

    Bueno hijo si te molesta que te den consejos, que te digan que vas a mejorar, si te molesta que una te cuente como supero ese encontronazo de comenzar de cero y en tierra extraña, pues chivate y apañatelas como puedas (como dicen los mexicanos.)

    Yo por mi parte nunca quise usarte de suplemento de autoridad, simplemente decirte como pude salir del hueco en el que ahora te enuentras y en el que un dia me encontre.

    La television hispana es malisima en su totalidad. Los programas politicos son de muy bajo nivel. Yo como ultimo e inmerecido consejo (porque no los aprecias) te digo que te pongas a ver TV en ingles que no vas a salir del cubaneo, el español y el atraso .

    Suerte.

  • el 17 junio, 2013 a las 7:50 am
    Permalink

    Te iba a responder, pero el inadaptado creció un poquito. Se dio cuenta de que no tiene sentido responder a cada comentario. Lo que sucede es que en Cuba nunca tuvo esta posibilidad. Gracias Ana por trasmitirme tu sobriedad de CUIDADANA democratica y hacerme ver mi novatada. No te diré un piropo porque acá es mal visto, pero tu comentario llevaba una dulzura muy aleccionadora para mi.

  • el 17 junio, 2013 a las 7:44 am
    Permalink

    Tu eres ese que pone muy rico un domingo de celebración. Te imagino superelocuente analizando la cuestión política en Cuba. Luego, si alguien se atreve a matizar tu comentario, dirías el chiste de la noche. Algo así como “papito y que tu tenias en Cuba”. Si hermano, pones muy buena la fiesta.

  • el 17 junio, 2013 a las 7:39 am
    Permalink

    Vaya socio, te diré algo muy divertido. Existe un colonialismo de recién llegado. Es muy diverso. Existe por ejemplo ese comentario insistentemente consolador. No tiene sentido luchar con el. Si hablas de desempleo te dice: bueno “mijito” las cosas mejoraran. Y así por el estilo. Te conviertes en el suplemento de autoridad de cualquiera que lleve mas de tres mese acá. Sobre el tema del blog te diré que al final todo se trata de pensar lo político en blanco y negro. Y tambien se trata de ese argumento freudiano del tipo amargado o testarudamente intelectual para desacreditar. Al final lo que no se quiere es que le manchen la pared blanca de “La Democracia”. Para mi todo sigue siendo divertido. Pero vengo a Havana Times a pensar sobre cuba y los cubanos en un sentido político que no debe exceder 300 palabras. Busca y encontraras opiniones muy semejantes a las mías, que no llevan la sospecha de la amargura y la inexperiencia tercermundista gracias a esa actitud limitada de manchar con critica solo aquella pared mugrienta del régimen cubano, y dejar el glamour de la Democracia como testigo de la gozadera del intelectual en días de descanso crítico.Todo comentario debe comenzar por dar cuenta de si mismo, de lo contrario podemos perder el rumbo de nuestras propias opiniones.

  • el 17 junio, 2013 a las 7:15 am
    Permalink

    Hola amigo gozador de la nutrida vida publica de Miami. Envíeme cuando pueda esa hoja de ruta que nos lleva a las cosas serias de esta ciudad. Una Pregunta: Acaso tomársela en broma implica legitimar esa demagogia del rating que usted menciona. Cuídese porque puede que la dictadura castrista asuma la estética de rating y termine usted riendo a carcajadas con la Mesa Redonda. Entérese que todo es un propósito político, como ese argumento del recién llegado con tono de descrédito. Yo no salí de ningún lado y no llegue a ningún otro, no confundo libertad con barriga llena. El sistema a cuestionar es ese que condiciona tu vida cotidiana, sea el autoritarismo o rating empresarial. Pero se que es difícil aceptar esa opinión, no dejaría espacio para su ilusión de pensarse en un sitio mejor. Vaya y diviértase que allá en Cuba el autoritarismo le enviara remesas de temas serios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *