¿Comen tortilla nicaragüenses los cubanos de Miami?

Yenisel Rodríguez Pérez

HAVANA TIMES — En mi renta de Miami vivo con un cubano y una nicaragüense. Conviviendo con ellos he notado como los cubanos y cubanas de acá tiende a imponer su cultura a los otros latinos. Antes que nada les imponen su manera de hablar y su cocina.

Esa imposición sutil es algo que se respira en cada rincón de la ciudad de Miami. Poco a poco se debelan ante el recién llegado esas actitudes chovinistas de unos emigrados frente a otros.

¿Nacionalismo profundo? No lo creo.

También los centroamericanos y el resto de los latinos de acá, llevan su patria en el corazón, en la cocina y en el habla. No es patrimonio de los cubanos.

La diferencia principal entre el patriotismo popular de los cubanos y el del resto de los latinos de Miami no es de intensidad sino de orientación.

El primero se mantiene cegado con la epopeya de la resistencia popular al castrismo. Y este sentimiento de heroicidad “racial” forja una actitud de superioridad cultural frente a los otros latinoamericanos.

Los no cubanos son considerados inmigrantes comunes y corrientes. Un pueblo de elegidos asediado por hordas de pecadores. Como si los cubanos viniéramos a ser una variante latina de la sociedad israelí.

Mi madrastra nicaragüense me ofrece sus tortillas de maíz con sencillez y sin chovinismo.  Al comerlas mi padre me bautizó como “el primer cubano en comer tortilla nicaragüense en Miami”.

De esta manera me he sentido parte de una hegemonía cultural de baja intensidad.

Los cubanos de Miami debemos incorporar un poco de humildad a nuestras prácticas culturales. Decorar con sencillez nuestro potaje de frijoles negros y su bistec de puerco. Para de esta forma permitirle a los otros latinos asumir el gesto de dignidad.

Plantar el árbol de la afectividad latinoamericana de manera que los frutos primaverales traigan el dulzor de las diferencias en armonía. Y extinguir cualquier pretensión de mesianismo cultural.

Con todos y para todos. Como tortilla para frijol.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.


17 thoughts on “¿Comen tortilla nicaragüenses los cubanos de Miami?

  • el 10 octubre, 2013 a las 1:25 pm
    Permalink

    Sra Mercedes usted sabe porque me referi sobre mi hijo de tal forma,pues le explico que lo primero que me paso fue que el primer dia que llego ,me dijo que ibamos aprobar si podriamos ser buenos amigos,aquello me molesto y le conteste que yo no era su amigo,sino su padre. Y me contesto,pues si quieres que yo sea tu hijo cuidame,me quede callado,pero mi experiencia me decia que el empezar ya no era nada bueno y lo que mal empieza mal termina.El baso su comentario diciendo.En mi renta de miami vivo con un cubano y una nicaraguense,en ves de decir vivo con mi papa que es cubano,esta desabilitado por enfermedad y una nicaraguense generosa la cual puso todo su amor y empeno en traerme a este pais con su dinero.quiere decir que su empezar fue algo despertivo hacia mi esposa y ami,mi esposa y yo tubimos que separarnos en buenos terminos porque convivir con el se nos hiso imposible,entonces nos mudamos para otro eficese donde quedamos de vesina de mi esposa, yo continuaba llevandola al trabajo y buscandola y bueno nos ayudabamos mutuamente,a cada rato el me decia que si yo seguia mi relacion con ella se iba a ir de la casa,en varias ocaciones pense decirle en el momento,largate ahora mismo,pero no lo hice. Criticaba todo lo de este pais,se burlaba de su hermana de 11 anos y le decia que no se hiciera la AMERICANA, y asi muchas cosas mas,como por ejemplo echarle al carro la gasolina exacta de ida y vuelta a su trabajo,se comia mi comida que eran con sellos del gobierno,y cuando compraba algo era lo de su almuerzo en el trabajo,no me queria ayudar con la renta,la vez que lo hizo fue presionado,cuando lo recogia en el trabajo y se sentaba en el asiento del pasajero para no hablarme se ponia unos audifonos de mp3 ensendia las luces del carro dentro y se ponia a leer un libro,esa luz me encandilaba la vista y tenia dificuctad para ver,tanto dio que me la rompio,me rompio la cocina,la arrocera,el dvd del plasma,y por ultimo cuando me llego una cara del SSI que ya no recibiria mas ayuda del gobierno,porque un juez me quito el desability se enfurecio y me dijo que mirara ver como yo resolbia porque el con esa carga no podia,yo hice una apelacion con un abogado y para no votarlo,un dia recogi mis cosas y me fuy a vivir a la calle,cuando lleveva varios dias en la calle sin banarme ni comer y durmiendo sentado en un carro sin apenas gasolina,hice algo para suicidarme,no recuerdo nada de eso solo se que desperte en una sala de cuidados intensivos y despues me transfirieron a psiquiatria por lo cual anteriormente me habian desabilitado,de alli me saco mi ex exposa y me llevo con ella de nuevo,el se mudo a casa de un companero de trabajo y posteriormente se regreso a cuba,no se si temporalmente o difinitivo.El queria vivir aqui de gratis conmigo,guardar su dinero y vivir en cuba como millonario,y por lo menos eso conmigo no va ,digame que usted cree al respecto.y le seguire contando quien es el hijo de su padre aoctrinado por el castrismo en cuba.

  • el 25 agosto, 2013 a las 12:15 pm
    Permalink

    Pobre Yenisel y pobre la esposa de su papá. Cómo puede decir que el “sólo es su hijo,” hasta que ambos decidan que eso deje de ser así; obviamente él (el padre) ya tomó esa decisión hace mucho tiempo, como para tener el valor de referirse a su hijo públicamente de esa manera. Yenisel, te felicito por tus valores y tu iniciativa de escribir cosas positivas en este mundo lleno de maldad. Me alegra que hayas tenido el gusto de conocer nuestra deliciosa tortilla (la tortilla nica); deseo que fortalezcas tus valores, que continúes por el camino del bien y lo positivo; que tengas un futuro lleno de éxitos y bendiciones.

  • el 7 julio, 2013 a las 12:38 pm
    Permalink

    Señor yo soy el padre de yenisel rodriguez, llevo en este país 20 anos y tengo de edad 55,a mi no me falta ninguna brecha que brincar, los americanos no me fueron a buscar a Cuba porque yo les hiciera falta, yo fui quien les pedí que por favor me sacaran del infierno en que me veía encerrado, y no tengo nada que ver con lo que el escriba en este periódico, así que por lo tanto le pido a el que nunca más me mencione en ninguno de sus escritos sin antes contar conmigo, la brecha entre el y yo es muy larga, el solo es mi hijo, y eso es hasta que uno de los dos decidamos no ser mas nada, lo demás que te pueda seguir diciendo eso te lo dejo de tarea, pues a buen entendedor con pocos palabras basta. Fíjese como en el mundo que lo critican todo, no están de acuerdo con nada, defecan donde comen, pero sin embargo no aportan nada a la sociedad, ni a ellos mismos, creo que cada persona así debería de crear un mundo a su antojo, y si no puede ni pudo arreglar su lugar de origen, como pretenden arreglar un lugar ajeno a su espectativas, gracias; Rodolfo

  • el 15 junio, 2013 a las 12:42 pm
    Permalink

    Jjajajajá, LOL, tienes mucha razón! Le has dado en la cabeza al clavo.

  • el 31 mayo, 2013 a las 12:20 pm
    Permalink

    Yo SI he notado ese aire de superioridad de algunos cubanos. No solamente con los otros latinoamericanos, sino con los que llegamos despues.

    Y cerrarse a la comida y la cultura de otro pais no es mas que ignorancia.

    Como los que salen a comer y van a un restaurante cubano a comer el mismo potaje que hace en la casa. No, yo salgo a comer cosas que no puedo master en mi cocina. Piza, suchi, tacos de lengua y de cabeza, pozol, orange chicken. La cocina cubana mas que bien la domino y modestia aparte, me queda mejor que la de un restaurante.

  • el 28 mayo, 2013 a las 7:37 am
    Permalink

    Giraldilla, no vivo en miami pero he tenido la suerte de estar en ella en varias ocasiones. Lo que dice Yenisel es cierto, los cubano de Miami y fijate que especifico en Miami en en 60-70% tienen esa percepcion a la que hace referencia Yanisel. Es descalificar todo lo no sea cubano con aires de superioridad increible (SOMOS LOS BARBAROS Y despues viene el resto del mundo).

    No es que los mexicanos o nicas dejen comer sus platos, es que los cubanos (puse el % arriba) se niegan a comer los de los otros.

    No es solo con latinoamerica, se extiende hasta con la propia cultura americana, a la que algunos despues de haber vivido en ese pais por 40 anos no se integran jamas. No hablo de perder tu cultura, no, es la negacion de que otros pueblos tiene otra y q en muchos casos es mejor a la nuestra.

    Miami es bello, de vacaciones!!!, llegas te encuentras con amigos, restaurantes como los que anoras, te sientes como “en el patio”, etc. Pero, vivir alli es muy dificil, creemelo. Pasa solo 3 dias y te daras cuenta.

  • el 28 abril, 2013 a las 1:21 pm
    Permalink

    Yo todavia no he ido a Miami, asi que no la conosco , es verdad que es una ciudad llena de cubanos y ahi los cubanos se sienten como a casa pero no creo que los cubanos hayan obligados a los otros emigrados latinos a comer la comida cubana , cada pueblo sigue comiendo lo que esta acostumbrado Yanisel no exageres no crep que los mexicanos o los nicaraguenses dejen de comer sus platos tipicos solo p’q viven en Miami

  • el 28 abril, 2013 a las 12:20 pm
    Permalink

    ¡Por Dios que sí!!!!

    En Perú la variedad de pescados tiende al infinito. Puedes estar un mes comiendo sin repetir la misma receta. Puedes comer rico y saludable.

    Lo mas importante, hoy por hoy es una gastronomía en evolución. Cada día ponen de moda un plato, un restaurante o un chef nuevo. Mucho tiene que ver que vas al supermercado y lo mismo te venden pollo, pavo, carne de res, puerco, cordero, pato… Todo fresco. Tienen amor a la comida. Pones un canal peruano y el 60 % de los programas tratan de comida. Son fanáticos de comer.

    Los cubanos también, pero tenemos reprimido eso. Es un tabú hablar de comida y de recetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *