Afinidad política entre policías y adinerados habaneros

Yenisel Rodríguez Pérez

Un cuadro de Victor Manuel.

HAVANA TIMES 13 abr — Todos nos hicimos expectativas cuando se conoció la noticia del reclutamiento de policías habaneros en la capital. Cuando digo expectativas quiero señalar que se esperaban cambios en el sentido amplio de la palabra.

No creo que alguien haya pensado en una mejora en el trato a la población o una disminución significativa de la corrupción, pero con esta medida algo tenía que cambiar en el servicio policial de la capital.

El objetivo de los decisores gubernamentales era garantizar un cuerpo de agentes compuesto por mas de un 50% de policías nativos de La Habana. La razón de fondo era la búsqueda a toda costa de una mayor eficiencia en el control policial de la población capitalina.

Los agentes reclutados en otras provincias del país ofrecieron al Ministerio del Interior mas problemas que soluciones. Ahora les llegaba el turno a los jóvenes habaneros.

Por aquellos días escribí un blog que reflexionaba sobre el hecho. Arriesgué algunos pronósticos a largo plazo sobre los cambios esperados.

Pasados algunos años me sorprende descubrir que aún mis conjeturas no se definan de forma convincente. Sin embargo, noto otros efectos que en su momento no logré apuntar.

Uno de ellos tiene que ver con el tratamiento diferenciado que algunos policías nativos dan a los adinerados en la capital. Es decir, a personas y familias que viven por encima de la media nacional.

Esta es simplemente una “opinión” personal basada en mi experiencia como transeúnte y en el sentir de algunos amigos.

De visita por mi barrio natal me he topado con patrulleros habaneros conversando codo a codo con taxistas ilegales. Codo a codo quiere decir bebiendo, fumando y bailando al ritmo de las reproductoras de los taxis.

En un concierto de Silvio Rodríguez en el barrio La Corbata.

Personalmente no veo mucho problema en esto. Pero no quisiera entrar en valoraciones en el presente blog.

Entonces continuando con la anécdota, les cuento que los policías permitieron la circulación de aquellos taxis sin patente dentro del area que controlaban esa noche.

Aunque no se pueden descartar las relaciones de corrupción, pienso que también intervienen otras razones que no se explican desde lo lucrativo.

En el caso específico que les traigo también cuenta que los policías de turno hayan sido compañeros de escuela de algunos de los taxistas.

Es significativo del mismo modo que los reunidos aquella noche, policías y taxistas, profesaran gustos eurocentristas. En pocas palabras: gustaban del fútbol y de la música electro, y odiaban el baseball (deporte nacional) y a la música tradicional cubana.

Aquellas afinidades dejaron a un lado los roles sociales de controladores y controlados. Situación inédita para mí. No sé qué opinan otros compatriotas.

En fin, muy complejo el caso para tan poco espacio. Sirva pues como anécdota.

Yenisel Rodriguez

Yenisel Rodriguez Perez: He vivido siempre en Cuba, con la excepción de varios meses del 2013 cuando estuve con mi padre en Miami. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.

Yenisel Rodriguez has 167 posts and counting. See all posts by Yenisel Rodriguez

4 thoughts on “Afinidad política entre policías y adinerados habaneros

  • “Lo patético del asunto puede ser que todos apoyaran al Real Madrid… o al Barcelona” ahí si estaría malo el guiso, por lo demás pueden convivir de lo más normal, ambos requieren comer y se buscan a costillas de quien, no importa si unos trabajan, aun por la izquierda, mientras los otros hacen como que cumplen una obligación laboral, que no?

  • No veo nada de malo que taxistas y policias tengan gustos europeos o les gusten el footboll lo que veo mal es la corrupcion de la policia y el poco respeto que tienen cuando son en servizio

  • Tú mismo lo dices, Yenisel: “Sirva de anécdota”, pero hay mucha niebla subjetiva repartida por este texto…saludos

  • la verdad que siempre te leo pero aqui hay cosas en las que no estoy de acuerdo, no contigo sino con los controles. No es de incunvencia de la policía el control de los taxis ni de las labores q realicen en sus carros los propietarios o no. simplemente la gente les puede alegar que es una botella. Esta labor es más relacionadas con inspectores de trabajo y de impuestos. que tiene que ver un policía en eso? en ninguna parte dice que el trabajo de taxista por cuenta propia o el transportar desconocidos en un bien particular es ilegal, solamente se sabe en las direcciones de trabajo municipales que para trabajar hau que tener licencias y una serie de requisitos y una vez con el permiso debe tributor a la ONAT. que tiene la policía que controlarle a la ONAT o al Municipio de Trabajo? en todo caso si alguien incumple algo de esto estas oficinas deben tramitar el caso haciendo una denuncia legal ante los juzgados municipales o provinciales segun el caso. la policía debe ocuparse solamente de intervenir dado el caso que lo exija un juez o por un interés nacional de alta importancia. hay cosas más importante que hacer de caza-taxistas… y sobre los gustos europeos, que importa si son musulmanes? que importa si oyen reggaeton? importa solo que son cubanos que comparten un gusto por un deporte y por una música que no afrentan a nada ni a nadie!!
    gracias por escribir y mantenernos al tanto. No pienso entrar en debates son solo observaciones humildes como todas las que escribes de caracter personal que me gustan mucho. Saludos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *