Un sábado de conciertos, alegrías y otras peripecias

coco-solo01Yanelys Nuñez Leyva

HAVANA TIMES — Escuché por un amigo, bastante bien informado en cuestiones de conciertos, fiestas, exposiciones, etc. ―por ser estas sus últimas vacaciones antes de convertirse en asalariado― que David D´OMNI daría un concierto en Guanabacoa el sábado 19 de julio.

Mi primer pensamiento fue sobre la lejanía de este municipio con respecto a donde vivo, La Habana Vieja, por lo que la idea no me pareció muy buena.

Además no conocía para nada a este músico, aunque si me era familiar OMNI ―zona franca, (proyecto conformado por artistas plásticos y poetas con una perspectiva social) del cual él era integrante.

Por este motivo decidí aventurarme y tratar de sortear los riesgos de la distancia y el dudoso regreso en ómnibus urbano.

Como no conocía el sitio exacto del concierto, me reuní con algunos amigos en el Pabellón Cuba, que partirían luego que concluyese en este lugar el concierto de Vanito Caballero, conocido intérprete y compositor de Habana Abierta.

coco-solo04Hambriento estaba el numeroso grupo que subió a la ruta P-15 camino al Cementerio de los Judíos. Por lo que la primera parada al llegar fue en uno de los kioscos particulares, a esa hora abierto.

Escuchando los lamentos de la dependienta que se quejaba por no haber tenido suficientes suministros para calmar nuestro voraz apetito, evitando así su “enriquecimiento”, nos acercamos al lugar donde se realizaría el espectáculo.

El espacio era sumamente informal: el patio de una casa, algo que me pareció muy conveniente, no solo porque permitía la circulación del aire de forma más agradable sino también porque el ambiente creado tributaba más a una descarga entre conocidos que a algo más encumbrado o convencional.

Coco Solo Social Club, un grupo de seis integrantes fue el protagonista real de la noche, ya que David D´OMNI solo los acompañó en dos números.

Para mí fue muy divertido disfrutar sus interpretaciones de la bandas sonoras de animados como Voltus V, Ulises 31, Naruto y otros, que son sumamente conocidos entre diferentes generaciones de cubanos.

coco-solo05El concierto constituyó un gran enviroment que incluía performances de los músicos (disfrazados según el tema interpretado); repartición de leche condensada hecha fanguito (en pequeñas dosis por supuesto) y también, proyección de audiovisuales ―animados, video clip casero, etc.―.

Hubo de todo: bromas, bailes, alegría, burlas, críticas…

Y el regreso, como había pensado fue demorado, pero ni tanto.

Valió la pena llegarse hasta esta zona periférica de La Habana, y compartir con músicos atrevidos e inteligentes: memorias, inquietudes e historias comunes.

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *