Remodelaciones para Fin de Siglo

Yanelys Nuñez Leyva

fin-de-sigloHAVANA TIMES — Me gusta usar los zapatos que confeccionan los artesanos, aunque hay modelos nefastos en todos los momentos de la moda, de vez en vez hay algo que me acomoda.

Y no se puede decir que los precios sean asequibles o que los zapatos son de una calidad extrema, pues he tenido más de una decepción, pero siempre hay un par que me hace volver ahí.

Además, las propuestas de las tiendas que venden en CUC no son para nada atractivas, por lo menos para mí.

Pero bueno, ahora no quiero hablar de zapatos, ni de las conocidas diferencias entre ambos sectores, sino de las condiciones en que trabaja un grupo de cuentapropistas cercano a mi casa, que venden entre otras cosas, calzado.

Se trata de la tienda Fin de Siglo, que se encuentra en las capitalinas calles de Galiano y San Rafael, un sitio donde al entrar se siente el vaho y el vapor de los lugares que no presentan una ventilación adecuada.

En este gran espacio no se observa ninguna apertura, ventana, hueco, tragaluz, lumbrera, tronera o algo parecido, que permita la necesaria circulación del aire.

Pero así mismo uno puede ver alrededor de cada punto de venta a la gente aglomerada, observando, comprando, seleccionando, y por otro lado, a los trabajadores, sudando, transpirando marketing.

Y en medio de aquel bullicio y de esa atmósfera enrarecida por los olores y el ir y venir de la apretujada gente, uno no entiende por qué se trabaja así, por qué se brinda un servicio a la población en esas condiciones.

La solución a corto plazo por supuesto que no es soñar con un aire acondicionado, pero a lo mejor podrían funcionar un grupo de remodelaciones de la mano de los propios trabajadores, que son los más afectados o de parte de las entidades pertinentes.

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.


6 thoughts on “Remodelaciones para Fin de Siglo

  • el 10 agosto, 2015 a las 8:51 am
    Permalink

    todo lo que dicen es verdad yo trabaje por un buen tiempo como artesano en fin de siglo y aquello no da mas, se convirtió en una candonga africana con tanto dinero que se recauda solamente del área de los trabajadores, solo pienso que el gobierno quiere sacarle plata a la gente y después los corren como hicieron en malecón.

  • el 19 enero, 2015 a las 7:37 am
    Permalink

    rectifico: Fin de Siglo: en San Rafael esquina a Aguila. La Epoca: Galiano y Neptuno.

  • el 17 enero, 2015 a las 3:42 am
    Permalink

    Yanelis:

    Fin de Siglo fue una de las grandes tiendas por departamentos de las cuales se ufanaba La Habana. Tras el sabotaje a El Encanto su fama se acrecentó aún más. La recuerdo majestuosa a principios de los 60, con su aire acondicionado central, sus escaleras eléctricas, sus tenderas amables y todas vestidas de negro en invierno o de blanco en verano, y cada mercancía con su precio -por aquel entonces aún asequibles- y bien colocadas tras los cristales de cada mostrador…en fin, una de las grandes y hasta hoy irreparables pérdidas de nuestro comercio…

    Hoy Fin de Siglo es un lamentable cambalache. Eso sí, para los que busquen lo mejor en música y películas entre los proveedores privados – que no tienen siquiera las grandes tiendas de la EGREM -, pregunten por Rey en la planta baja, un atento y despierto comerciante, que además de vender, le cuenta a uno toda la historia detrás de cada disco o filme…¡Qué tipo!

  • el 16 enero, 2015 a las 10:05 pm
    Permalink

    El problema esta en la propiedad y en la administración de la Empresa. El Estado no esta para administrar tiendas. NO FUNCIONA. Si Fin de Siglo pasa a manos privadas o si tu quieres a manos de los trabajadores, te garantizo que se resuelve el problema. Hasta lo del aire acondicionado.

  • el 16 enero, 2015 a las 5:39 pm
    Permalink

    La mayor parte de los vendedores de Fin de Siglo provienen de la Feria que radicaba en la Atarraya (D y Malecón); a no sé quien se le metió entre ceja y ceja sacarlos de allí, en lugar de mejorarles las condiciones de trabajo ( proporcionarles o venderles sombrillas bonitas, organizar un buen almacén, etc). La Atarraya era punto fijo de las guaguas de turismo, así como de los turistas que salían a dar un paseo por el Vedado. Todavía recuerdo el último día de trabjo allí (antes de mudarlos, de ordeno y mando, para el antiguo Ten Cent de Galiano (actual tienda de Trasval), ese día más o menos dos horas antes del cierre de la feria se apareció una guagua llena de trabajadores sociales (vestidos con ropa de calle), evidentemente con la orientación de salirle al paso a cualquier tipo de protesta; los pobres se pasaron las dos horas dando vueltas por las tarimas, unos interesados y otros no en lo que se vendía, hasta que, como a las cinco se cansaron ( o el jefe de la tropa dió la orden) y se fueron. Con todo el calor, la apretazón y demás que hay allí realmente no sé si los vendedores estarán interesados en subvencionar de sus bolsillos una reparación y readaptación del local, va y gastan su dinero y al cabo de una semana a un sesudo se le ocurre que Fin de Siglo está bueno para…poner un parqueo bajo techo, y nuevamente se joden los vendedores.

  • el 16 enero, 2015 a las 5:35 pm
    Permalink

    Estamos acustumbrados a los buchitos . Por que el cubano de a pie no puede disfrutar de una agradable tienda con un buen aire acondicionado con perfumito y todo?, por que conformarse con un miserable maquillaje?. Acaso hay alguna tienda en CUC que no tenga un buen aire acondicionado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *