Dos exposiciones en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales

Entre mar y tierra.
Entre mar y tierra.

Yanelys Nuñez Leyva

HAVANA TIMES — Yusnier Mentado Fernández (1983) y Vladimir González Portales (1977)  compartieron espacio a lo largo de todo un mes (septiembre-octubre de 2013) en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, ubicado en la Plaza Vieja de la capital cubana.

Los proyectos artísticos, expuestos al unísono pero sin relación directa o explícita entre ellos, proporcionaron un toque refrescante a la creación más contemporánea.

Entre mar y tierra.
Entre mar y tierra.

Apoyándose en el video, la instalación y en mecanismos tecnológicos de notable impacto visual, las obras jugaban con los sentidos y emociones del público, quien se veía forzado a interactuar con algunas de ellas.

La muestra de Yusnier, que ocupaba una de las salas de la planta baja, se titulaba Night scene illusion,y constituía uno de los proyectos merecedores de la Beca de Creación Estudio 21, del año 2011.

Huellas
Huellas

Sobre ella, el especialista Frency, en las palabras al catálogo nos dice: Desde una belleza a todas “luces” minimalista, (la pieza) tantea el trauma sociológico, civil y antropológico de una sociedad cargada, apagada o extraviada en una extraña obscuridad.

Por otro lado, las piezas de Vladimir, artista radicado desde hace un tiempo en Francia, se enfocaban en la emigración humana, tema que ha sido abordado por él en creaciones anteriores como: Fuga y Égarés (perdidos).

Huellas
Huellas

Dispuestas en el primer piso del Centro, las dos obras de Portales: Huellas y Entre mar y tierra, hallaban un punto de encuentro donde la limpieza y el carácter universal del discurso, provocaba una sensación de desarraigo, de pérdida, de vacío. El artista nos muestra su inquietud con sábanas marcadas por los pies de personas que caminaron sobre ellas, y un juego entre lo real y lo ilusorio creado a través de una pantalla y algunas figuras de origami.

A pocos días de haber concluido estas dos muestras, escribir sobre ellas me parecía necesario e imprescindible.

Sus autores, dos figuras jóvenes con inquietudes diversas, lograron ofrecernos una experiencia diferente, disfrutable y reflexiva.

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *