Caminar con un extranjero en La Habana ¿es un delito?

Yanelys Núñez Leyva

013
Calle de La Habana Vieja. Foto: Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — Aún la molestia y la sorpresa no se me quitan.

Caminando por una calle de la Habana Vieja con un amigo extranjero un policía me paró para hacerme las preguntas más locas que he escuchado.

Como no quiero embellecer o metamorfosear los acontecimientos con una narración demasiado ficticia, quisiera transcribir, lo más fiel posible a mi memoria, la conversación que tuve con el agente de la PNR.

Oficial # 1: Buenas noches ciudadana, su Carnet de identidad, por favor.

Yanelys: Si, como no.

O: ¿Él es su esposo? -la pregunta la hace apuntando a mi amigo que se encontraba muy cerca, pero sin comprender mucho, pues no entiende el idioma español.

Y: No.

O: Entonces, ¿qué hace usted con él?

Y: Pues estamos recorriendo la ciudad ¿no está permitido?

O: ¿Usted es guía (turística)?

Y: No, soy historiadora del arte y él es artista, y en estos días estamos preparando un proyecto expositivo que se realizará muy pronto en Cuba.

O: ¿Y cómo yo sé que todo lo que usted me está diciendo es verdad? ¿No tiene ningún papel encima?

Y: Encima no tengo ningún documento, ni un carnet de estudiante, porque ya no lo soy, pero si usted desea puede ir a mi casa y le puedo enseñar mi título de licenciada. O quizás le interese pasar por mi centro de trabajo y confirmar todo esto.

O: (silencio)

Le pasa mi tarjeta de identificación a otro policía, el cual me repite la pregunta del inicio:

Oficial # 2: ¿Él es su esposo?

Y: No -seguidamente le cuento la misma historia que al otro-.

Trata de buscar en la Central de información -por radio- algún antecedente delictivo mío. Algo que le resulta infructuoso, pues había algún problema en las líneas.

Me devuelve mi identificación y yo me quedo a su lado esperando por alguna palabra suya, quizás una disculpa por hacerme perder mi tiempo, no sé, algo.

Pero nada, al ver que no me marcho, me dice que puedo continuar camino, algo así como ya no tengo nada que hablar contigo.

Yo me quedo perturbada, confundida, pienso que debo comenzar a leer más a fondo las leyes de mi país y comprobar cuánto derecho tienen ellos a cuestionar injustificadamente con quién camino o me relaciono.

 

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.


44 thoughts on “Caminar con un extranjero en La Habana ¿es un delito?

  • el 8 diciembre, 2018 a las 5:45 pm
    Permalink

    Hola me llamo Stefani Guzman y me siento muy identificada con su historia.. hace alrededor de 5 meses me ocurrio esto… te cuento Mi padre vive en Alemania y un compañero del trabajo decidio tomar vacaciones en Cuba mi padre aprovecho y me envio un paquete con el. Yo lo contacto al segundo dia de haber llegado al pais me entrega mis cosas le doy las gracias y en el momento en el que me hiba a marchar me pregunta que donde pude encontrar un cajero automatico yo le digo la dirrecion y el me pregunta que si lo puedo acompañar..(todo esto en ingles) ..lo hice y antes de llegar al mismo me detiene un policia y mi pide mi carnet se lo doy y el compañero se asusta y me pregunta que pasa no entiende el español le digo espera y resumiendo la historia me trasladaron a la estacion por asedio al turismo lo cual no estaba haciendo pero de igual forma me llevaron y el no pudo hacer nada el policia ni le hacia caso ni siquiera lo entendia . tengo hasta una carta de advertencia por algo que no hice. no estoy de acuerdo con estas cosas porque me parece que salir o andar con un extranjero no es delito ni significa nada como asediante o prostituta nadie puede catalogar haci a alguien por salir con un turista pero desgraciadamente esas son las leyes estupidas de este pais. yo soy una persona social que vivo en la habana vieja en una zona turistica y se algo de ingles y muchos turistas me hacen preguntas las cual se responder y no lo hago por miedo a que me pase lo mismo. ahora me encuentro en una relacion con la misma persona y quiere venir y conocerme mejor estoy aterrada con la idea de q me pueda pasar algo malo. no se que hacer. Saludos Stefani

  • el 3 diciembre, 2015 a las 2:27 pm
    Permalink

    Creo que esos problemas pasan más en la Habana, por que en mi viaje a Santiago de Cuba, no solo como extranjera camine con los Cubanos, sino que convivi con ellos en casa, me subi a la “wawa” y tome mojitos, pagando en CUC y recibiendo cambio en Peso Cubano, disfrutando de una caminata y la fiesta de una noche cubana.

  • el 2 diciembre, 2015 a las 9:54 am
    Permalink

    El delito es entrar a un bar (venta de alcohol) con una chica de 15 años que ante la ley es una niña, así sea tu hermana o tu hija. Todavia no entiendes el problema?

  • el 30 noviembre, 2015 a las 9:52 am
    Permalink

    Javier, jineteros hay de todas las razas y colores en La Habana. No me atrevería bajo ningún concepto a decir si el porcentaje para tal grupo étnico es grande, chico o si hay una raza que se dedica más al jineterismo que otra y sabes por qué? Por esta sencilla razón: no cuento con cifras oficiales ni verídicas y no participé en encuesta alguna como para dar por sentado si una raza u otra tiene mayor incidencia en dicha actividad. Lo que sí me atrevo a decir es que como las apariencias engañan yo de mis ojos no me fío, precisamente para no estereotipar a nadie, o caer en generalizaciones desafortunadas. Sin embargo muy a mi pesar (viví toda mi vida en una zona turística de nuestro país antes de emigrar) he sido testigo de muchas conversaciones entre turistas y jineteros de raza blanca que precisamente pasan desapercibidos en su lucrativa actividad. ¿Alguien los está contando? cuántos son? ¿Lo sabe usted acaso? No. Precisamente porque pasan desapercibidos y nadie los molesta. Es injusto por lo tanto dar por sentado que un porcentaje grande de jineteros es de raza negra, cuando no sabemos si es a ciencia cierta así o si por el contrario afirmaciones de este tenor corresponden a estereotipos racistas que abundan en la calle, en nuestra Habana y hasta en la web. Slds!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *