Algo sobre cabellos, estereotipos y comodidades

Yanelys Nuñez Leyva

El Yonqui

HAVANA TIMES — La forma en que una mujer o un hombre lleva su cabello, habla mucho de su personalidad y de su manera de asumir ciertas convenciones sociales.

Así el corte, el color, el peinado y el nivel de limpieza que el pelo presuma (al igual que otros elementos que componen la imagen de la persona como el modo de vestir, de caminar, de conversar, etc.), será un índice medidor de nuestras inquietudes y proyecciones cotidianas.

Hacerse en el cabeza el peinado del magua, o el bistec, o el espendrú, o los pinchos, o el yonqui; induce a formarnos una idea sobre quién es esa persona, además de inmediatamente relacionarla con un sector de la sociedad en específico.

Aunque sea esta una manera bastante vaga y superficial de definir a un individuo en una primera mirada, inevitablemente vivimos en un contexto que produce estigmas, estereotipos y modas con un ímpetu indescriptible.

Partiendo de esa idea, se podría decir que yo pertenecía al grupo de mujeres negras que se desrizaban el cabello, pues para mí (que desconozco el arte de peinar) tener el pelo alisado me ahorraba tiempo en vanas experimentaciones.

Pero de un tiempo a esta parte se me hizo  molesto el acto mismo de hacerme los rolos y ponerme en el secador cada vez que lavaba mi cabeza (sino se hace esto el pelo no logra coger forma y es muy difícil peinarlo). Así que decidí cortarlo y dejarlo al natural… bien rizadito.

Esto me trajo burlas, críticas y apodos, de parte de conocidos y familiares porque, según me dijo uno de ellos: las negras se hacen desriz.

Y  aunque no juzgue a nadie por cómo lleva su cabello, existe un bombardeo mediático sumamente violento que promulga la FORMA de moldear el pelo, generando la proliferación de conceptos erróneos sobre lo que es bello, o simplemente lo que es correcto.

Pensar en cambiar mentalidades está tan de moda en estos días, como los dibujos que se realizan los jóvenes con el propio cuero cabelludo y el pelo; por lo que sería una buena oportunidad para reflexionar un poco sobre la necesidad de sentirnos cómodos con nosotros mismos sin que nadie te increpe por ello.

Quizás cuando algún cambio al respecto ocurra, dejemos de encontrarnos peluquerías que nos vendan a la Beyonce y a la Rihana, como los modelos de belleza a seguir para la gente de pelo ensortijado.

Y quizás también dejemos de encontrarnos a cierto tipo de persona que insistentemente nos pregunta: ¿Por qué no te haces el desriz?

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.

9 thoughts on “Algo sobre cabellos, estereotipos y comodidades

  • Aquí está semana estamos celebrando la trenza, como parte del mes de la etnia negra. Todo vino por una prohibición ministerial de que las niñas negras fueran a la escuela con peinados afro. Se les viró la tortilla y se lo convirtieron en fiesta. Hasta las blancas se hacen trenzas en estos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *