Ver la paja en el ojo ajeno

Verónica Vega

HAVANA TIMES — Hace unas semanas, vi por casualidad en la televisión cubana un reportaje de Tele Sur (Televisión Venezolana) sobre “la verdadera USA”.

El material mostraba, entre otros, la tragedia de los homeless, a cuyas filas van a parar muchos veteranos de la guerra en Irak, con traumas que los convierten en inadaptados sociales y los castran psicológicamente de por vida.

Son aspectos de la sociedad norteamericana que, por supuesto, no se muestran en la mayoría de las películas ni en esas imágenes glamorosas del imperio que nos hipnotizan a nosotros, pobres tercermundistas. Son como esas úlceras que palpitan bajo el maquillaje y requieren atención y sobre todo, cura, así que agradezco conocerlas.   

Pero a la vez, mientras veía el reportaje, no podía evitar cuestionarme cuánto de las úlceras de la sociedad venezolana podían mostrar esos mismos periodistas, y cuánto los cubanos podemos ver por la televisión nacional de nuestras propias escaras y pústulas.

Pareciera que en política se cumple al máximo la axiomática frase: “somos capaces de ver la pequeña paja en el ojo ajeno, pero no vemos la viga que molesta a nuestro propio ojo”.

Si los seres humanos fuésemos menos impresionables y manipulables, creo que la población mundial hace tiempo se habría hartado de noticieros capciosos y locutores carismáticos, y habría asesinos como los descritos en el cuento de Bradbury, ávidos de destrozar televisores, “máquinas que chillan y chillan”,

   “The prisoner read this thought, smiled, put out a gentle hand. ‘No, only to machines that yak-yak-yak.’” lupas que escrutan en heridas ajenas, voceros de foráneos escándalos y chismes.

Pero la seducción de los medios es muy efectiva, y uno se encuentra atrapado en la noticia, no importa si al ver los rostros de estos homeless de USA cuyo drama personal nos espanta, nos están omitiendo la de nuestros propios homeless de los que, por supuesto, jamás he visto nada en la televisión cubana.  

O si nos hacen olvidar a los que, muy cerca de nosotros, están sufriendo represión por disentir públicamente o por intentar hablar precisamente de lo que ocultos censores declaran no publicable.

 

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


4 thoughts on “Ver la paja en el ojo ajeno

  • el 9 diciembre, 2012 a las 8:38 am
    Permalink

    Veronica;Los homeless tiene e cada ciudad refugios donde se le brinda cama,comida y todo lo demas.El de aqui de miami se acabo de inaugrar sustituyendo al Viejo Camilo House,Un bello y moderno edificio con hasta apartamentos para los homless que quieren dejar de serlo.Te informo ademas que la alcaldia de la ciudad tiene un servicio que recorre las calles en la noche para llevar al desamparado que quiera al albergue asi como numerosas iglesias que los alimentan en la calle.Como aqui hay plena libertad el individuo tiene la opcion de dormir en donde le plazca y por ley no pueden ser molestado,muchos prefieren esto, pues son alcoholico o drogadictos y necesitan de esas sustancias..Muchos empleados y trabajadores que ganan el minimo ,tiene menos beneficios que ellos y apenas pueden pagar un techo ,menos aun un seguro de salud,mientra los homeless tiene esos servicios gratis.En este,mi segundo pais,o tienes mucho o tiene nada,tener poco es lo peor

  • el 5 diciembre, 2012 a las 12:47 pm
    Permalink

    Veronica
    Si puedes mira esta película “Born on the Fourth of July” no se que nombre le habrán puesto en español pero se traduciría como “Nacido en 4 de Julio”.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Born_on_the_Fourth_of_July_(film)

    de Oliver Stone o otras películas de el y otros directores.
    Hay también muchas otras que tratan el tópico que mencionas de los veteranos.
    y claro que no todas las películas tienen que ser de este tópico pues hay muchas otras cosas de que hacer películas por suerte.
    Creo que lo que ocurre es que como Uds tienen una visión muy restringida de América no cogen el cuadro completo de la realidad. Es Como si tomaras un papel y le abres un agujero pequeño y tratas de describir solo la parte de la realidad que logras ver por el. El agujero en este caso es el noticiero Cubano y la prensa Cubana controlada por el PCC.

  • el 5 diciembre, 2012 a las 12:34 pm
    Permalink

    bueno…como siempre digo..habla de lo que sabes y guarda silencio de lo que ignoras….
    mira..en primer lugar telesur no es venezolana..parte importante del capital si..pero no por completo..telesur es una institucion supranacional q pertenece a varios paises de america latina
    en segundo lugar…aqui en venezuela si se pone la otra cara d la realidad, no la hermosa de venezuela..sino tambien la fea…tanto por los medios privados como los publicos….unos mas extremistas q solo quieren mostrar q se destruye la sociedad venezolana y otros q quieren mostrar como s construye la nueva sociedad…
    imaginate q existe una televisora…la llamada TV malandra…Avila TV…q trasmite desde el corazon de los cerros…desde pleno pueblo…..desde lo mas oculto de la sociedad venezolana…
    si te hubieras quedado solo en la parte cubana…..te habria quedado mejor el articulo

  • el 5 diciembre, 2012 a las 11:46 am
    Permalink

    Promocion de la imbecilidad, es como puede catalogarse a lo que hacen esas alimañas. No son menos que NBC o toda esa basura televisiva, se cuelan en la misma tela y ni uno la pasa, estan cortados con la misma tijera, tiran para distinto bando pero son la misma vaina. Television-basura es lo que han hecho desde siempre estos, sabemos quienes son sus dueños, asi que estos perros (tanto de uno como otro bando) no son novedad en cuanto ladran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *