Tomás Sánchez, un arte necesario

Verónica Vega

Tomás Sánchez
Tomás Sánchez

HAVANA TIMES — Con motivo de la duodécima Bienal de la Habana y en una de las salas del tercer piso del Museo Nacional de Bellas Artes, se exhibe una muestra del exiliado pintor cubano Tomás Sánchez.

Entrar al enorme inmueble transmuta el bullicio de la vieja y sucia Habana Vieja (inmersa en ruidosas reparaciones) en una extraña quietud interrumpida sólo por murmullos y la resonancia de los pasos, pero al ingresar a esta sala el silencio es inevitable, connatural.

Los grandes cuadros alineados en las paredes, abren al espectador una dimensión desconocida donde pasa a ser parte de su espacio, o más bien, de una indescriptible promesa de infinito.

Tuve la gran suerte de ver por primera vez a Tomás Sánchez y entablar con él un corto diálogo justo a la entrada de esta muestra. Con su hablar sereno, directo, con agradable sencillez, confiesa que usa el color blanco para simbolizar el Vacío o la Existencia antes de la Creación.

Aislado
Aislado por Tomás Sánchez

Y es ese blanco el que expande la vista en la alternativa virtual de fundirnos con el océano de conciencia y luz mencionado en filosofías de las que ha bebido, como la Vedanta. Es ese blanco el que aparece en forma de neblina para reflejar la relación del ser humano con lo intangible.

Es el que chispea entre montones y montones de objetos creados por el hombre en violento contraste con la naturaleza.

En el mundo moderno, donde el progreso ha acelerado a niveles patológicos el ritmo del pensamiento, la mirada de este creador nos obliga a hacer una parada. Y ahí, en ese vacío simbólico que no necesita resortes tan manidos en el arte actual como la rispidez, la procacidad o el cinismo, él contrapone paisajes (¿reales, imaginados?) de sobrecogedora belleza, con extensiones de desechos que amenazan sepultar el planeta.

Cristo mismo crucificado aparece en escorzo sobre un mar de desperdicios como símbolo doble: de la vida física, y del alma o la conciencia.

Hombre-crucificado-en-el-basurero
Hombre crucificado en el basurero. Por Tomás Sánchez

Pero bajo su pincel, incluso la basura (material o moral) parece palpitar en una anómala forma de belleza. “Siento como si los cuadros me halaran, me absorbieran”, me confesó un amigo al salir de la sala.

Y pienso en Van Gogh, que podía golpear atrapando la fealdad o la anodinia en un lienzo, la incertidumbre y el dolor hasta en una simple silla. Tomás Sánchez demuestra cómo el espacio y la belleza pueden ser también un golpe que involuntariamente nos sacude las muchas máscaras de la indiferencia.

Por sus propias palabras, supe que estará de nuevo en la Isla en septiembre de este año. Bienvenido de antemano otra vez a la que sigue siendo su patria, y ojala se tienda un puente permanente con este arte que tanta falta hace al mundo, y a los cubanos.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


18 thoughts on “Tomás Sánchez, un arte necesario

  • el 30 junio, 2015 a las 9:39 am
    Permalink

    Queridos paisanos: Resulta muy triste y decepcionante apreciar que aún albergamos en nuestros corazones y nuestras mentes,el tóxico que durante demasiado tiempo ha sido introducido en el discurso oficial de nuestra dolida tierra.Nuestro discurso de tan irrespetuoso e irreverente,surte similar efecto que el del gruupo de poder,por intolerante…y nos recuerda La embajada del Perú o el caso Elián por sólo citar éstos.Y me pregunto qué sucederá en el orden ideológico pero también a nivel de conciencia colectiva con los cambios que se avecinan.Dios nos de sabiduria y buen juicio,y los bendiga a todos.(Por favor,no quiero debatir,no deseo respuestas,sólo doy mi opinión,gracias.)

  • el 16 junio, 2015 a las 10:44 am
    Permalink

    Lo entiendo Señor, ha demostrado Ud una vez mas lo infiltrada que esta la Logia, de que tiene que seguir sus instrucciones. Por 26años obviando la obra de Sánchez por ser persona non grata de la gestapo-cubana, hasta ahora que tienen permiso a glorificarlo.

    Ya lo hemos visto tantas veces.., como cuando no les permitieron la “opción” de escuchar a Lennon, y que por las “circunstancias” de ser homosexual tener que largarte de tu país, hasta el envenenamiento a cinco generaciones para que odiaran a los EU, para ver ahora la batalla-de-veneración a todo esto.

    Ya pronto espero ver como normalmente empiezan a sacar de la gaveta a Reinaldo Arenas, a darle brillo a Cabrera Infante, y reclamar a Celia, cuando en vida no le permitieron jamás entrar a SU PAÍS a ver a su madre.

    Simplemente patético!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *