Salir del entretenimiento

Verónica Vega

contracorriente
Contracorriente. Ilustración por Yasser Castellanos.

HAVANA TIMES — Cuando veo que pasan las semanas sin lograr completar un post para este diario, hago un examen de conciencia y me veo obligada a admitir que he caído en la abulia general de los cubanos.

No es por falta de opiniones, sino por la imposibilidad de que estas incidan siquiera en algo de todo lo que no funciona en nuestra sociedad o funciona tan mal.

Después de años de foros virtuales, que han sido hervidero de encontronazos y han ido mutando a estadios más civilizados, ponerse de acuerdo en muchos puntos no parece implicar cambios en la práctica.

Y digo “parece”, por no ser demasiado radical. Por momentos me atormenta la idea de que estos debates son el entretenimiento perfecto para sentirnos útiles, para creer en la proximidad de transformaciones que solo tienen lugar en el pensamiento, en la palabra, y en esa extensión de la realidad llamada ciberespacio. Por cierto, tan restringida y cara para los que estamos en la Isla, que la propia Internet es un ejemplo del progreso real de las discusiones sobre los problemas de Cuba.

Llegado este punto, me reprocho si he terminado por adoptar la filosofía de una amiga, quien dice: “De qué sirve decir la verdad si todo va a seguir igual”. Pues, sin poder demostrarle cambios tangibles, le insisto en que decir la verdad es siempre mejor que seguir siendo cómplices de la mentira. Aunque nada cambie alrededor, algo sí cambia para uno.

Y aunque parezca que sí, esta contradicción no desmiente lo que expresé al inicio. Cada verdad expresada, cada opinión dicha con honestidad y un propósito noble, tiene un efecto positivo, pero ¿no se supone que esto sea solo un primer paso?

El editor de Havana Times ha dicho que los lectores del sitio prefieren críticas con propuestas de soluciones. Recuerdo que mi primera reacción a ese comentario fue preguntarme qué solución podría lograr materializarse, pero tomé el criterio como un sano reto.

Cuando publiqué el artículo El poder de la duda, proponiendo que se introduzca en Cuba la medicina Ayurveda, para que no quedara en las palabras indagué hasta contactar con una persona que ha sostenido un proyecto científico vinculado a algunas embajadas, incluyendo la de India. Ella me dijo que aunque hay médicos que han contactado con AYUSH (la organización que en India se dedica a la práctica y difusión de la Ayurveda), al Ministerio de Salud (Minsap) no le interesa introducirla oficialmente en Cuba.

Por supuesto que siempre queda la opción de reunir personas interesadas, establecer el contacto por iniciativa individual y lograr que vengan especialistas con visa de turista a impartir cursos de manera completamente alternativa. Todo más caro, más escabroso, con resultados si acaso a escala mínima. Pero los caminos aún existen. Cito esto solo como muestra de la distancia entre proponer en un post y convertir en realidad.

Leo con regularidad el boletín del sitio y los comentarios, coincido con las opiniones de muchos colegas y lectores, me conmueven los posts de Irina Echarry siempre tan balanceados, objetivos, impecables. Con frecuencia escribo en mi mente apoyando los comentarios de Osmel Ramírez Álvarez, Pedro Campos, Haroldo Dilla… pero una y otra vez me desalienta esa sensación de estar correteando en un círculo.

Sé que mi vida no vale menos porque Cuba siga como está ni la de colegas, lectores, y hasta trolls. Seguiremos nuestro viaje hacia adentro y hacia afuera, en cualquier circunstancia. Pero cómo aliviaría que siquiera la quinta parte de todo lo que aquí discutimos (la mayoría sinceramente), empezara a ser una experiencia directa para los cubanos, sobre todo, los de a pie, que ni siquiera se enteran de estos debates.

 

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


5 thoughts on “Salir del entretenimiento

  • el 16 septiembre, 2016 a las 10:09 am
    Permalink

    Veronica, estoy de acuerdo con los comentarios anteriores, asi que no voy a repetir lo que ellos dicen. Havana Times, y en especial tus reportajes, certeros pero sobre todo llenos de sensibilidad, mueven algo dentro de quien los lee y nos hacen mejores de cierta forma. Dicen que una golondrina no hace verano, pero muchas gotas, ¿no llenan un cubo? Sigamos cada uno con la gotica que pueda. Pero no vayas a cerrar la llave. Un abrazo, Haydee

  • el 15 septiembre, 2016 a las 6:45 am
    Permalink

    Vero: entiendo tu pesar y he compartido ese mismo sentimiento de impotencia, de estar tirando piedras al morro. Pero tengo la convicción de que el muro no es inexpugnable y de que no hay catapultas más capaces que las de la verdad y la persistencia. Esa fe debe animarnos a no cesar en hacer y pregonar lo justo aunque no se divise horizonte aún. Sigue escribiendo en nombre de los que no tienen voz, nos necesitan aunque no nos puedan leer y ni siquiera sepan que existimos.

  • el 13 septiembre, 2016 a las 1:21 pm
    Permalink

    Verónica, no creas que son en vano las opiniones de uds, aquí he tenido la oportunidad de saber que en Cuba queda “buena madera” con qué reconstruir la nación.

    Gracias siempre por tus aportes.

  • el 13 septiembre, 2016 a las 6:24 am
    Permalink

    La labor de ustedes como comunicadores sociales es muy importante y crème, estan influyendo mucho en el estado de opinion de muchos lectores. Aunque creas que los lamentos caen en vano esto no es asi. Ahi ya hay algunos colaboradores de HT que han sido victimas de represalias del regimen por sus opiniones vertidas y eso significa que las verdades, aunque indirectamente, llegan a quien tiene que resolver las cosas y no lo quiere hacer.

  • el 12 septiembre, 2016 a las 8:36 am
    Permalink

    Muy interesante tu reflexión Verónica, pero discrepo que los artículos de las vivencias de los colaboradores de HT pasen sin penas ni glorias. Se aseguró que tu opinión como ciudadana es leída y analizada por miles de personas en el mundo que no tienen otra fuente directa de lo que pasa dentro de Cuba y como piensan sobre su gobierno una gran mayoría de los cubanos que ustedes y los que comentamos somos una muestra al azar.

    Te aseguro que a través de HT estas haciendo llegar tus opiniones ciudadanas directamente a la cúpula de la dictadura castrista que a diferencia de las opiniones del pueblo en asambleas del barrio y los sindicatos, las que se vierten en Internet les interesa muchísimo. No por gusto están apretando la mordaza a los periodistas y empleados del gobierno que se expresan libremente en sitios web y limitan sin justificación alguna el acceso de los cubanos al Internet. Te acuerdas que antes no teníamos Internet por culpa del bloqueo? Ahora la eterna justificación se les cayó con Obama y todo sigue igual.

    A los guardianes de la fe no los deja dormir el peso que tuvieron las redes sociales en la toma de conciencia y las movilizaciones populares de la primavera arabe para derribar dictaduras totalitarias como la castrista.

    Sigue aprovechando este espacio de libertad que ellos te leen aunque todavía no de del el acuse de recibido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *