Lucrar con la ignorancia, y con la inocencia

Verónica Vega

HAVANA TIMES — La foto corresponde a un envase de los llamados “perritos” (especie de salchichas muy consumidas en Cuba), que ofertan entre sus productos cárnicos los mercados en divisa.

Son bastante populares y se utilizan para solucionar una comida rápida e, incluso, el pan con “algo” que desesperan en improvisar las madres para la merienda de sus hijos en la escuela.

Lo que realmente me llamó la atención de este paquete de “perritos”, en específico, fue que la modelo fotografiada es una niña.

Como el mensaje de la imagen no es ni tan subliminal (si quieres un niño sano, bello y robusto, dale a comer salchichas), me suscitó varias preguntas:

  1. ¿Sabrán los padres de la modelo que la Organización Mundial de la Salud clasificó las carnes procesadas como carcinógenas para nuestra especie?
  2. ¿Lo sabrá la niña que ofrece inocentemente el pan con salchicha?
  3. ¿Por qué esa información primordial no está incluida entre los datos inscritos en el envase?
  4. ¿No se pronuncia nuestro Ministerio de Salud Pública con respecto a los productos comestibles dañinos que se expenden dentro del país, al menos, con los que ya han sido clasificados como tales por la OMS?

A juzgar por lo que enuncia el envase, la oferta es una maravilla:

Sugerencia de consumo, aparece justo al lado del pan con salchicha aderezada con kétchup y mostaza. Grasa saturada: 0 kcal, azúcares totales 0 kcal, energía 46 kcal, energía por envase 460…

Hace unos años, por quejas relacionadas con adolescentes callejeando y haciendo bellaquerías en horario escolar, el Ministerio de Educación estableció en las escuelas secundarias de la Isla una sesión de clases corrida.

Esto resultó un desastre a todos los niveles, por el hacinamiento, por el estrés que generaba el hermetismo en los adolescentes sin otro estímulo que un aburrido programa de estudios, mayormente a través de teleclases, y también por la deficiencia en el abastecimiento de alimentos.

Esta última cuestión intentó resolverse con un yogurt de soya generalmente adulterado con agua y un pan con embutido. En raras ocasiones, y era el mejor recibido, el pan contenía queso fundido.

Recuerdo de esa etapa los perros merodeando por la secundaria 17 de Noviembre, donde estudiaba mi hijo, asechando los panes con embutido que los alumnos lanzaban desde los pisos superiores.

La mayoría de los muchachos almorzaba lo que le llevaban sus padres al mediodía, en pozuelos plásticos entregados por la puerta trasera, casi como un acto clandestino.

Entiendo la feliz coyuntura para animales abandonados y famélicos, pero las veces que le di a mi perra de estas lascas de embutido provenientes de la merienda escolar, le produjeron unas llagas en la piel que segregaban pus y le producían gran escozor, y solo se le quitaron con un tratamiento a base de antibióticos.

Según un amigo médico consultado, en casi todos los países existe un divorcio lamentable entre lo que se oferta en el mercado y las instituciones de la salud. Algunos países muy desarrollados como Suiza sí regulan que no se expendan alimentos clasificados de nocivos, como los transgénicos, y otros.

Entiendo que cada persona adulta es libre de consumir lo que quiere. Pero el mercado estatal no debería vender productos oficialmente clasificados de dañinos para la salud sin que el cliente lo sepa, tal como se hace con las cajas de cigarrillos.

Y aunque el producto que dio origen a este post sea elaborado en México, con todo lo que se precia el Gobierno cubano de proteger la infancia, no debería prestarse para usar la imagen de una niña promoviendo un alimento cancerígeno.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


16 thoughts on “Lucrar con la ignorancia, y con la inocencia

  • el 26 junio, 2017 a las 5:51 pm
    Permalink

    ….entonces una comida sana en los usa cuesta igual que la de un mcdonals pero la gente prefiere a mcdonalds???…la comida organica ,libre de quimicos y otras basuras y que se vende como lo mas sano es igual de barata que los “perritos”,hamburguesas y otras carnes frias que venden por alla???…entonces el presupuesto familiar y lo que ganas no tiene nada que ver con si compras comida sana o si prefieres comprar por kilo los paquetes de salchichas y hamburguesas en las tiendas de mayoreo???….

  • el 26 junio, 2017 a las 10:43 am
    Permalink

    No edu, van a tener la opcion de alimentarse muy mal con muchas ofertas de perritos en los supermercados, diferentes ofertas de la basura que vende mcDonalds, de la otra basura que vende Wendy’s, de la otra basura que vende burguer King, amen de otras basuras que abundan por toda la ciudad. O puedes comprar comida de mas calidad, preparala de la manera mas sana posible, escogiendo lo que comes y en la tranquilidad de tu casa. pero lo mas importante con muchas, mucha opciones de las cuales escoger y que TU DECIDAS, no el gobierno.

  • el 26 junio, 2017 a las 10:40 am
    Permalink

    yeyo, alimentarte con mala calidad en usa es una opcion, no creo que eso exista en cuba.

  • el 26 junio, 2017 a las 10:39 am
    Permalink

    y si edu, muy particularmente en cuba, como no existen instituciones separadas del gobierno que todo lo controla y solo se dice lo que este estima conveniente pues hay que criticar y hay que correr la voz porque no se sabe que esta comprando para alimentar al pueblo y donde lo compra. Que por cierto, tu sabes donde sale lo que el gobierno “preocupado” de cuba adquiere sus productos, se lo informa al pueblo acaso? hay donde buscar esa informacion y corroborarla sin que el G2 se meta en el medio ?

  • el 26 junio, 2017 a las 10:36 am
    Permalink

    que gran descubrimiento el de Edu!!! asi que la gente tiene que adaptar sus opciones en la vida a las posibilidades de su bolsillo, y dime genial edu, donde es que eso no sucede en el planeta tierra?

  • el 25 junio, 2017 a las 7:10 pm
    Permalink

    Los cubanos comeran sano el dia que tengan la opcion para hacerlo ademas de la informacion para saber que es sano y que no, pero ese dia esta muy lejano aun. No soy optimista.

  • el 24 junio, 2017 a las 3:20 pm
    Permalink

    ….como la que ya hay en los usa o sera peor???….

  • el 24 junio, 2017 a las 3:19 pm
    Permalink

    ….entonces los cubanos solo van a comer sano cuando mcdonalds pueda abrir sus tiendas en cuba???…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *