Los traumas de la libertad

 

La libertad tiene alma clara
Y solo canta cuando va batiendo alas (…)
La libertad nació sin dueño
Y yo quién soy para colmarle cada sueño…
-Silvio Rodríguez

Verónica Vega

Foto: Juan Lagos López

HAVANA TIMES – Un debate en el que participé recientemente me hizo atisbar cómo sería Cuba tras la transición tan soñada, temida, evitada.

Opiniones sobre, por ejemplo, qué hacer con las estatuas y los monumentos. ¿Cuáles quitar, cuáles mantener, cuáles erigir? ¿En base a qué decidirlo? ¿Sobre la memoria editada? ¿Sobre el dolor? ¿Cómo representar la conquista de un cambio real en el espacio público?

Alguien hablaba de preservar los monumentos a los líderes de la Revolución en una demostración de genuina democracia. Porque, por muy representativo que sea derribar los símbolos de una dictadura, ¿dónde está la diferencia si se comienza con la misma intolerancia?

Otros sugerían preservarlos, pero añadiéndoles una tarja con la información omitida. Un joven propuso rendir tributo a víctimas de esa misma Revolución: los fallecidos en el hundido remolcador 13 de marzo, a Oswaldo Payá…

Y todo era tan aplastantemente simple, que me pregunté: ¿por qué es tan peligrosa la verdad de que la Patria (el espacio donde nacimos) es de todos y la historia es una ilación de hechos compartida o heredada? Cuántos recursos y tiempo, cuánta dosis de adoctrinamiento e inútil sacrificio para desmentir una realidad que está a la cara.

Porque si el pasado puede adulterarse, ¿qué hay del presente? Cuando la sugestión desaparece las cosas ocupan el lugar que por naturaleza les pertenece.

Sin embargo, fuera de ese espacio por desgracia todavía simbólico, ya en la sociedad real vendrían los traumas generados por la larga anormalidad. Muchos seguirán con miedo a hablar. Muchos reproducirán la misma intolerancia padecida. Muchos se esforzarán incluso en perpetuar la sugestión destructiva solo por temor a un cambio.

Y recordé lo que dice Khalil Gibrán, el profundo poeta libanés:

“En verdad, eso que llamáis libertad es la más fuerte de esas cadenas, a pesar de que sus eslabones brillen al sol y deslumbren vuestros ojos.

“¿Y qué sino fragmentos de vuestro propio yo desecharéis para poder ser libres?

“Si es una ley injusta la que deseáis abolir, esa ley fue escri­ta con vuestra propia mano sobre vuestra propia frente.No podéis borrarla quemando vuestros códigos ni lavan­do la frente de vuestros jueces, aunque vaciéis el mar sobre ella.

“Y, si es un déspota el que queréis destronar, ved primero que su trono, erigido dentro de vosotros, sea destruido”. (Del libro El Profeta)

¿Estamos los cubanos listos para ser libres? Con seguridad no. Pero, por más complejo que sea el proceso, por más propensos que estemos al error o a reproducir formas de fanatismo, el único modo de aprender, es viviendo la experiencia de ser libres. Y el primer paso es opinar públicamente todos (los que quieran), sobre cómo construir la nueva Cuba.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.

Veronica Vega has 193 posts and counting. See all posts by Veronica Vega

11 thoughts on “Los traumas de la libertad

  • Compleja LIBERTAD …..el poder definirla difícil, según el diccionario se dice : ” La libertad es la posibilidad que tenemos para decidir por nosotros mismo como actuar en las diferentes situaciones que se nos presentan en la vida. El que es libre elige entre determinadas opciones las que le parecen mejores o más convenientes, tanto para su bienestar como para el de los demás o el de la sociedad …”
    Libertad – Wikipedia, la enciclopedia.
    Entonces la definición como tal es compleja, depende del entorno, del medio en que nos hemos desarrollado, las circunstancias, la herencia, de tantos factores que no podemos controlar hasta cierto punto…….pero entonces que es lo que podríamos estar en capacidad de controlar , con mayor capacidad de control y desarrollo? la respuesta está en NOSOTROS MISMOS…….porque nos hemos olvidado que cada uno de nosotros somos la célula básica de las sociedades y mientras logre entenderme más como individuo, en mi esencia podré ser mejor , ser libre en lo que quiero para mi , así mi entorno empezará a cambiar y a trasformarse ….creándose una conciencia colectiva…..las respuestas no vienen de afuera sino de adentro, rescatemos nuestra esencia en el espíritu que nos habita y trasformaremos el mundo !!!!! la enajenación nos mata, la masificación, el mundo está bajo esos cánones…….que hacer……? si la libertad también es restringida por estas mismas circunstancias y definida y aplicada según la conveniencia……queremos la libertad de ortos? no conformes con la nuestra? y Los ” otros ” tampoco están conformes con la que tienen…..seamos auténticos y creemos la ” nuestra “…..pero antes debemos definirnos como individuos, antes de poder comprender nuestro entorno y trasformarlo…..no es fácil pero demos el primer paso, …….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *