Lo que nos espera en Cuba al final del camino (Vídeo)

Verónica Vega

Jubilados.
Jubilados en Al final del camino.

HAVANA TIMES — Acabo de ver un documental que debieran poner en la TV cubana, en horario estelar. Sería un buen indicio de que se está intentando “cambiar todo lo que debe ser cambiado”.

“Al final del camino”, realización de Matraka Producciones, basado en una idea original de Diddier Santos con guión de Yaima Pardo y la dirección de ambos, aborda el delicado tema de la tercera edad en Cuba.

El presente de esas generaciones que vieron escapar su vida en un sueño, y ahora enfrentan una realidad que está muy por encima de sus capacidades físicas, psicológicas, y sobre todo: económicas.

Sin tanteos maliciosos, sin dobleces políticos, va plasmando la cotidianidad de estos seres marchitos que reflexionan sobre lo que les pasa y hasta hilvanan soluciones. Con estupor, con ingenuidad o sin esperanza.

No hay tampoco ardides para activar el sentimentalismo: sólo lo que existe, lo que es, una verdad simple y por momentos aplastante: ancianos víctimas del desamor, la soledad, la vulnerabilidad y hasta el riesgo de la indigencia. Generaciones sorprendidas en medio de su caída que no saben cómo, que no pueden detener el proceso.

Al final del camino.
Al final del camino.

Se oyen frases como:

– Yo estoy viva porque Dios quiere que yo viva

– Me siento atropellado por mi familia

– Hay problemas materiales pero también conceptuales. No se pueden almacenar personas (en los hogares de ancianos) como se almacenan muebles…

Hablan todos: funcionarios que tienen bajo su responsabilidad estos dramas y no le son indiferentes, especialistas que analizan metas, trabas, carencias. Sin rodeos, sin babas. ¿Qué resuelve una pensión, qué resuelve la libreta, qué resuelve Seguridad Social?

También hay un fragmento de un discurso de Fidel: “…que en este pueblo de hoy y sobre todo en un mañana muy próximo, cada ciudadano viva fundamentalmente de su trabajo y viva fundamentalmente de sus pensiones”.

No es un detalle cáustico, es un elemento puntual, necesario. Se trata de ubicar, de delimitar responsabilidades. Porque son problemas que nos saltan a la cara. Problemas cuya gravedad se acumula.

Al final del camino.
Al final del camino.

Se ven hogares de ancianos, cuyas edificaciones están prácticamente inhabitables, donde ancianos amontonados ofrecen el sombrío espectáculo de la decadencia. Se ven proyectos de Cáritas o bajo el auspicio de Eusebio Leal con condiciones que sólo tienen en Cuba personas de la clase media, y la diferencia enorme que hace la dignidad.

Algunos de los que están al frente de los programas relacionados con el adulto mayor, no son precisamente jóvenes, y tal vez se miren en el espejo de ese “largo tramo de pensión” o incertidumbre, que les tocará también. Como nos tocará a nosotros.

Algo que me resultó significativo, es que los entrevistados, más que llamar la atención sobre sí mismos o justificarse, quieren hacer algo.  Todo el mundo está cansado de palabras.

Como dice un demógrafo hacia el final del filme: “…la población tiene que ser más proactiva. No podemos ser pasivos esperando que algo ocurra (…) Los jóvenes, los ancianos deben tener más participación en la creación de las políticas que los afectan. No pueden ser sólo objeto de esas políticas sino sujeto de ellas”.

Creo que somos muchos los que ya estamos de acuerdo en eso. La cuestión es: ¿cuándo y cómo empezamos?

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


6 thoughts on “Lo que nos espera en Cuba al final del camino (Vídeo)

  • el 16 noviembre, 2013 a las 4:56 pm
    Permalink

    en los paises desarrollados o capitalistas tenes que pagar , nada es gratis,

  • el 7 octubre, 2013 a las 7:58 pm
    Permalink

    Muy buen documental, y te felicito por haberlo difundido.Creo que falta privilegiar la atención a este sector poblacional. Es un sector olvidado por el estado y en los países más desarrollados, la atención de esa población es asumida por el estado y con altísima calidad. Conocía el proyecto de Eusebio LEAL, y también el establecimiento de Santovenia. Esos dos proyectos son una excepción en un mar de miseria y de desprotección. Las imágenes de otros asilos son espeluznantes.
    Te felicito por tu post.

  • el 7 octubre, 2013 a las 1:43 am
    Permalink

    Magnifico documental!!! Gracias Veronica por compartirlo y por tu reflexión a partir de el. Me alegra también que su director y creador haya comentado en este espacio, así que le hago llegar de forma directa las felicitaciones por tan magnifico trabajo. Tuve la oportunidad de ayudar durante un año (un día a la semana todo ese año) en el asilo de Santovenia y de alguna manera de acercarme a esta realidad. Aunque ninguno de los entrevistados o protagonistas lo menciona en el documental, quizás por razones obvias o por falta de información, una de las causas del envejecimiento poblacional en Cuba es también la emigración de un considerable numero de sus jóvenes. Aunque desconozco el dato estadístico, que supongo que el departamento de inmigración y extranjería lo tenga, por mi experiencia personal el número creo que es bien grande. En mi caso particular de las personas con las que estudié entre preuniversitario y universidad, sin temor a equivocarme, como mínimo un 50% hemos emigrado. Facebook es la principal herramienta estadística en mi caso para realizar este cálculo. Le he preguntado a varias personas conocidas de diferentes años y todos coinciden cerca de mi número y algunos me han dicho que mas. Evidentemente no es ni de cerca este un dato a tomar en cuenta pero sería interesante conocer el dato real. Yo creo que no estaría muy lejos de mi experiencia personal.

  • el 5 octubre, 2013 a las 8:11 am
    Permalink

    Seria ideal que la poblacion tuviese formas de protejer a las personas de la tercera edad de manera adecuada, pero para eso se necesitan condiciones y la disposicion del gobierno a aceptarlo. Es cierto que se nos acostumbro a que el Estado proveeria de todo, segun su propaganda “socialista” por decadas. pero tambien es cierto que el propio estado ato las manos del pueblo para que este participara en muchas tareas economicas y sociales de forma independiente. Muchos viejos terminan en asilos por razones de vivienda, dificultades para conseguir un transporte para llevarlos al medico, problemas con la alimentacion, imajinando que en un asilo tendran techo, comida y atencion medica garantizada mientras que la parte afectiva se deja en un Segundo plano. Por mucho que quieras a tu viejito, si no tienes las minimas condiciones de vivienda, etc no lo puedes tenerlo contigo. ahora, cuando las personas de la tercera edad empiezan a representar un a gran carga para la pesima economia del pais, es que empiezan a preocuparse de este problema. esto es solo un avance de lo que le toca a la poblacion dentro de diez o quince años mas: un gran porciento de la poblacion dependiendo de un seguro social que no tiene ingresos suficientes por baja natalidad, pocas ofertas de trabajo y baja poblacion en edad laboral.

  • el 5 octubre, 2013 a las 2:08 am
    Permalink

    Has tocado un tema candente, Verónica. A mi juicio, lo que escribes en esencia se refiere a la necesidad urgente del “empoderamiento” de la ciudadanía, a la obtención de crédito ante la sociedad, desplegando nuestras capacidades como individuos con una carga de responsabilidades y derechos. Para bien unas veces, y muchas más para mal, en Cuba se ha dependido por años del funcionario, no del ciudadano activo, que junto a otros ciudadanos con intereses comunes sea capaz de asumir empresas para bien de la comunidad. Ahora que tantas entidades estatales van de capa caída, como que va siendo hora de prestar atención a esta urgencia.

  • el 4 octubre, 2013 a las 3:47 pm
    Permalink

    Hola soy Diddier Santos, muchas gracias por el interés y la ayuda a que se conozca y se debata este tema tan necesario de discutir, gracias otra ves
    saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *