Las cosas que no entiendo

Verónica Vega

Resignación. Foto: Luis Angel Guevara Polanco

HAVANA TIMES – Una película de los 70 me despertó una curiosa duda, Metello, drama social italiano cuyo argumento se desarrolla en la Florencia de principios del siglo XX, y toca el tema de las luchas de la clase obrera.

En un momento de la trama un grupo de obreros ha convocado a un paro exigiendo mejoras salariales. Cuando surge una confrontación con el patrón, uno de ellos dice: “Solo estamos en huelga”.

Esta frase me llamó mucho la atención: “Solo en huelga”, o sea, no cometiendo un delito.

Cómo evitar transpolar la situación a mi país, donde nadie que conozco vive del salario estatal y mucho menos de una pensión, que es la suma de años de abnegado trabajo. Sin embargo, jamás he presenciado que el tema sea objeto siquiera de público debate.

Apelando a la sacrosantamente accesible Wikipedia offline, encontré:

“No fue hasta la difusión de la socialdemocracia a comienzos del siglo XX cuando el derecho a la huelga fue reconocida internacionalmente como un derecho esencial de los trabajadores, constitutivo de la libertad sindical. Se trata de uno de los derechos de segunda generación, que se reconoce en la actualidad en la mayoría de los ordenamientos internos y en tratados internacionales de alcance universal como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales…”

Lejos de aclararlas, mis dudas se multiplicaron.

Los “revoltosos” en la película eran anarquistas y socialistas, ideologías inseparables de la defensa de los trabajadores.

Cuba tiene un sistema socialista. Existe el sindicato. Sin embargo, el salario promedio es incluso más bajo que un dólar diario, reconocido mundialmente como estándar de extrema pobreza.

Si los socialistas luchan por los derechos de los proletarios, ¿en qué consiste la recompensa de la victoria? ¿Por qué somos socialistas?

¿Por la gratuidad de la salud y la medicina, descontada con el déficit de los sueldos y con carácter vitalicio, te enfermes mucho, poco o nunca; estudies o no estudies?

¿Qué celebran los trabajadores el 1ro de Mayo? ¿Qué derechos defiende el sindicato?

El único reclamo de aumento salarial del que he tenido noticia, (y de forma extraoficial), lo protagonizó Jeovany Jiménez Vega, un médico de Guanajay, junto a un colega que luego emigró a España.

¿Cuál fue el resultado? Ser expulsados de su centro laboral, que a Jeovany se le impidiera terminar la especialidad que cursaba y seis largos años de inútiles reclamos legales. Tuvo que recurrir a una huelga de hambre pública difundida a través de Internet para que se creara la resolución que le permitió:

-Recibir el salario de seis años sin ejercer su profesión involuntariamente.

-Terminar la especialidad elegida.

-Que su colega en España pudiera revalidar su título.

Y todo, por supuesto, sin aumento salarial. El hecho es lo suficientemente ejemplarizante como para que cunda el virus de la insolidaridad, en esa o en cualquier área laboral de la Isla. Aunque la mayoría de los cubanos ni se enteró del suceso. El precio de la rebeldía en Cuba se intuye, se transmite por el aire. La huelga laboral no requiere ser delito: simplemente no existe en el vocabulario aprendido y permitido.

Los aumentos que tiempo después tuvieron lugar para los trabajadores de la Salud y otros sectores, siguen siendo tan simbólicos como los salarios originales.

La endémica disfuncionalidad salarial se compensa con tácitas y escabrosas permisividades: desvío de recursos, regalos de los clientes, misiones al extranjero… Por más insostenible que sea el sistema, ya nadie se sorprende.

Lo que todavía asombra es cómo se mantienen los nombres y la exquisitez de los ritos, aunque en la práctica se desmientan escandalosamente.

¿Es Cuba firmante del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales…? ¿Necesita serlo para que su política oficial garantice lo mínimo por lo que los obreros socialistas luchaban, a principios del siglo pasado?

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


3 thoughts on “Las cosas que no entiendo

  • el 8 septiembre, 2017 a las 2:49 am
    Permalink

    Es la reevolucion, no la larevolucion, esta mas relacionado con volver a evolucionar.
    A ver, no ha sido mi intencion hacerla sentir mal o apuntar directamente a cosas que para mi se sienten obvias, sobre mi nombre, la escritora es usted e incluso usted tiene el derecho a usar seudonimos, nunca he utilizado la anonimidad que brinda el internet para atacar u ofender personas, no uso malas palabras tampoco porque pienso que el debate inteligente es siempre mas elegente y se disfruta mas.
    Sobre el articulo, como dije es interesante, hay bastantes interrogantes y serian un buen despertar para quien lo lee sino es cubano, pero teniendo en cuenta que somos mayoria(cubanos) los que leemos los articulos en havanatimes, creo que hace mucho nos hicimos todas esas preguntas y en este articulo se plantean esperando que ? que se respondan solas o que las respondan los comentaristas ? generar debate basandonos en las mismas denuncias de siempre ? ;)
    Creo que seria incluso mas interesante apuntar con hechos de cuando en Cuba se prohibio la huelga, si esta verdaderaemente prohibida por la constitucion, cual fue la primera muestra o indicio de que se queria hacer una, que llevo a que eliminaran la huelga o los derechos de los trabajadores y si crees que se recuperaran. Pero claro, este ya no seria su articulo, es solamente mi opinion y al final este es su articulo con su interpretacion basada en sus experiencias, me tome el tiempo de leer su articulo y respeto su opinion, igual siempre me gusta que respetan la mia aunque no me incomodo sino lo hacen porque al final no vivo con la gente, creo que si se aportaran nuevos puntos de vistas o ideas podria crear el impacto suficiente en las personas, la palabra escrita es una poderosa arma.
    yo seguire mientras tanto leyendo y disfrutando sus articulos.

  • el 1 septiembre, 2017 a las 4:09 pm
    Permalink

    Tienes razón larevolucion, parece que solo me atrevo a hacer preguntas, y obedeciendo a mi limitación, me gustaría preguntarte: tu nombre es larevolucion? Por qué no usas tu nombre real para comentar? Gracias.

  • el 30 agosto, 2017 a las 2:05 am
    Permalink

    hahahaha El articulo es interesante, pero me causa risa de que estas preguntas son Tabu en Cuba, decir huelga en Cuba es sinonimo de contrarevolucion, y para alguien que vive en Cuba esto no es nuevo, ni nuevo, ni sorpresa, son afirmaciones en vez de preguntas … Entonces, a la escritora del articulo, porque andarse por la nubes ? porque dar tantas vueltas ? no seria mejor partir del problema en vez de dar tantas vueltas para intentar sennalar el problema, en Cuba, siempre se hace eso cuando no se quiere enfrentar la verdad de frente y nadie se quiere meter en lios, nada, una Tesis para indicar o sennalar que pudiera existir un problema que claramente todos saben que es un Problema heheheh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *