Ladrón en una guagua cubana, ¿Qué podemos esperar?

Por Verónica Vega

Ilustración por Yasser Castellanos de su serie "Pensando en Cuba"
Ilustración por Yasser Castellanos de su serie “Pensando en Cuba”

HAVANA TIMES — Las guaguas en Cuba pueden ser escenarios de tantos dramas. Espacio obligado por un tiempo relativo, crea a veces una falsa y circunstancial intimidad entre gente extraña. Compartimos el mismo aire, las conversaciones, (tal vez los pensamientos) el límite de los cuerpos, los olores y las emociones.

Hace unos días, viajando en una repleta 462 hacia Regla, me sorprendió la voz de una mujer que exclamaba:

-¡Fuiste tú el que me cogió la pulsera! ¡Yo vi cuando te la guardabas en el bolsillo!

Una voz masculina replicó algo que no alcancé a oír. Miré hacia donde provenía el sonido pero un flujo de gente me separaba de los interlocutores. Aunque era una acusación grave, la voz femenina se sentía muy firme.

-Sácatela del bolsillo que de aquí vamos para la policía.

Me sorprendió que la gente a mi alrededor no mostrara interés en el asunto. Los que se conocían siguieron hablando, los que no, miraban hacia cualquier parte, con expresión de apatía.

La mujer insistía en su reclamo, cada vez con más énfasis. Imaginé la cara del hombre y pensé que, de ser culpable, debía desear que el piso se abriera y se lo tragara.

Frenó la guagua y como me bajaba en la siguiente parada, intenté avanzar hasta la puerta cuando oí la voz de la mujer: “¡Claro que es de oro, sinvergüenza!

Y entre el rumor de la gente, gritó:

-¡Miren, para que vean que yo tenía razón!”- y vi la mano en alto sosteniendo una pulsera de oro.

Al parecer, el ladrón había devuelto la prenda justo en la parada del semáforo de Guanabacoa, una de las más concurridas, y había bajado rápidamente perdiéndose entre la muchedumbre,

La mujer avanzó hacia el centro de la guagua. Era una mulata, vestida de blanco, tendría unos 60 años. Admiré que mostrara tanta resolución a pesar de que nadie la había apoyado. Pero en entonces sí que la gente mostró entusiasmo y hasta le ripostaron:

-¿Pero lo dejaste bajar así como así? ¡Tenías que haberle dado un piñazo!

-¡No, una patada en los huevos!.

-¡A esa gente hay que cortarle la mano para que no siga robando!

-.¡Hay que matarlos!

Cuando me bajé, entre dos pasajeros que repetían frases por el estilo, pensaba en que los cubanos no dejan de sorprenderme: qué rápido se ponen de acuerdo al idear un linchamiento pero cómo les cuesta apoyar al que defiende pacíficamente un derecho.

5 thoughts on “Ladrón en una guagua cubana, ¿Qué podemos esperar?

  • el 10 agosto, 2013 a las 3:09 am
    Permalink

    No se porque, pero, todas estas historias evocan escenas de película cómica italiana de los años 50 y 60. Todo en Cuba tiene un fuerte aire folclórico. Uno no sabe si llorar o reír.
    Verónica, no se como danzas o pintas, pero en mi opinión, escogisteis bien en escribir.

  • el 7 agosto, 2013 a las 12:09 pm
    Permalink

    Bueno, hay de todo… Mi experiencia traumática en un p-15, con destino a Guanabacoa, y acompañado de mi madre, fue diferente a la de Verónica: esta vez era un borracho, que insistía en decir palabrotas frente a una pequeña niña. La madre se le enfrentó, como es lógico, e inmediatamente una avalancha de personas le cayó encima al hombre, que ahora amenazaba a la mujer con cortarla con la botella de “ron” que llavaba en las manos. Le exigieron al chofer que detuvieran la guagua, y lo tiraron a la calle. Los comentarios siguieron por un buen rato en la guagua.
    Pero es cierto, las guaguas cubanas son caldo de cultivo de disímiles historias, incluso desde los tiempos de Virgilio Piñera, que hizo el aporte a la literatura, de una picante historia de guagua.
    Lamentablemente, una gran mayoría de las historias son lamntables, como las de Verónica.

  • el 6 agosto, 2013 a las 3:37 pm
    Permalink

    labia, labia, labia…

  • el 6 agosto, 2013 a las 12:51 pm
    Permalink

    Muy bueno!

  • el 6 agosto, 2013 a las 12:13 pm
    Permalink

    y aqui en tienen que linchar no lo hacen !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *