Cómo se limpian las calles de la Habana

Verónica Vega

Barrendero.  Foto: Juan Suárez
Barrendero. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Pido disculpas a los lectores por este post escatológico. Si empezaron a leer comiendo algo, les sugiero que hagan una pausa en su merienda.

Ayer fui al mercado acompañada de mi perra Surat, y desde el portal, donde hay alineados varios teléfonos públicos, llamé a mi amiga y colega Irina Pino.

Mientras conversaba pegada al auricular, Surat se alejó el mínimo espacio que le permitía la correa, y ahí mismo, sobre el suelo de granito, vomitó algo que había comido hacía unos minutos.

Me preocupé porque es un lugar sumamente transitado, y mientras ultimaba unos asuntos con Irina, me preguntaba cómo se podría limpiar aquello. Aunque el mercado tiene ventanas tapiadas con tablas y rezuma abandono, está activo, abastece a varias zonas y el piso alguna que otra vez lo limpian.

Recordé lo eficaz que es para cubrir las excreciones el aserrín, pero cerca no había ninguna carpintería; hasta pensé en la posibilidad de verterle un poco de tierra seca que permitiera levantarlo con un recogedor y una escoba, en caso de que alguien en un ambiente tan caótico se tomara en serio mi delicadeza. Mas, con estos días lluviosos alrededor sólo había charcos y fango.

En lo que hacía estas deliberaciones, un señor pasó junto a mí, pisó involuntariamente el vómito, soltó una imprecación y se llevó la mitad en la suela de su zapato. Me quedé petrificada por la vergüenza, aunque a esas alturas la deyección parecía anónima y el hombre, por supuesto, no me relacionó con ella.

Casi enseguida y mientras me apuraba en despedirme de Irina, una anciana resbaló a causa del resto del vómito y tuvieron que sujetarla dos personas. Por suerte no llegó a tocar el suelo, ¿se imaginan lo que significa una caída a esa edad, una fractura de cadera? Nadie se fijó en mí pero yo tenía ganas de que me tragara la tierra.

Cuando me alejé, ya no quedaba nada de la deyección, sólo las huellas húmedas de los pasos de los muchos usuarios y transeúntes.

Regresé a mi casa observando las calles y recordé lo que me contaba mi mamá de cómo limpiaban los portales públicos, las paradas, y las calles antes del 59, durante la noche, con mangueras a presión.

En Charlieu, una pequeña ciudad de Francia, vi un carro que al avanzar frotaba con cepillos el pavimento. Mi esposo me cuenta que en su reciente visita a Cienfuegos, vio un vehículo parecido limpiando las calles, que sus habitantes mantienen impecables. Habaneros que viajan con frecuencia a otras provincias, cuentan lo mismo de ellas. ¿Qué ha pasado con la higiene de la Habana, con esos portales y calles que son una extensión de nuestras vidas?

Sé que en otros países, junto con un perro se adquieren insumos de limpieza fácilmente transportables para recoger sus bostas. La desventaja en ese sentido aquí es doble:

1- De haber esos insumos en tiendas para mascotas, deben ser tan absurdamente caros como el resto de los accesorios.

2- Las bostas de nuestros canes no son como esas secas y sólidas de los perritos primermundistas, por la alimentación especializada. El arroz, el boniato y la carne cocinada dejan un saldo mucho más blando…

En sitios urbanos sin apenas vegetación, estas heces son un problema serio.

Entonces, ¿cómo se limpian hoy día los portales públicos y las calles de la Habana? Los que más pulcros se mantienen, a pesar del intenso tráfico, son los de tiendas en divisa, u hoteles.

En lo que concierne a las calles, los barrenderos recorren las cuadras fijas que tienen asignadas, recogen las hojas caídas, algunos papeles y parte del polvo.

El resto de los desechos disolubles, se limpian con las pisadas de los pasajeros, con las patas de los perros, con las ruedas de los vehículos.

Exactamente como el vómito de esta anécdota, migran a otros sitios y se disuelven lentamente y por fricción, como se pierden los cuerpos de los animales atropellados que nadie pone en la orilla de la calle: van desapareciendo sobre el asfalto, de tantos carros que los aplanan, uno tras otro.

Las lluvias, sin un impulso adicional y dirigido como el de una escoba, un cepillo, un chorro, en repartos con deficiente (o inexistente) alcantarillado, arrastran lo que pueden calle abajo, reciclan las muchas variedades de suciedad, año tras año.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.


19 thoughts on “Cómo se limpian las calles de la Habana

  • el 4 noviembre, 2014 a las 12:23 pm
    Permalink

    La habana es lindisima pero muy sucia p’q los habaneros son muy maleducados, esas borsitas que sirven para recojer las suciedades de los animales no son caras claro que con las necesidades de los cubanos no se pueden dar el lujo de gastar dinero en eso, un consejo que te doy cada vez que sales con el perro llevate atras una borsita de plastica y papel asi puedes recojer las suciedades de tu perro sin contribuir a ensuciar las calles

  • el 31 octubre, 2014 a las 12:10 pm
    Permalink

    La caca y demas consecuencias del perro son responsabilidad del dueño. Lo dice la mas elemental cortesia y sentido comun.

    Aqui la costumbre es llevar una bolsa de plastico para recoger la caca del perro. Todo el mundo lo hace, es la norma.

    En los parques hay bolsas gratis que pone la ciudad. Igual que hay bebederos de agua para los perros.

  • el 30 octubre, 2014 a las 5:14 pm
    Permalink

    Ay EDUARDO no le busques la quinta pata al gato que pa ir a África hay que pensarlo dos veces y para comer creo que como cinco.
    Y pueden decirme que comer murciélago y mono es por hambre o que sea por cultura, da igual, es PELIGROSO para la salud del que lo hace y de los que están cerca.

    Yo creo que me pasaría a punta de latas. Y no se que causa extrema me hiciera ir allá.

  • el 30 octubre, 2014 a las 10:06 am
    Permalink

    tony, no le vuelvas a responder porque le tumbastes 3 dientes, por favor dejale algo para que pueda masticar y dale un respiro al “yo me imagino aunque no he visto nada”, tienes razon iendo a lugares donde no se sabe a lo que uno se enfrenta es lo mejor lavarse las manos constantemente y comer solo lo que se ve o nota tiene cierta garantia de que “todo lo que este dentro lo mato la candela”, sino puede pasar que como dices se quede uno para siempre en ese pais, bajo tierra.

  • el 29 octubre, 2014 a las 10:48 pm
    Permalink

    “ME IMAGINO” su dedito estirado cuando toma Te”

    Parece ser que usted tambien es de los que se “imaginan” cosas que nadie ve. Ni usted me conoce, ni sabe porque yo fui a Africa ni tres pitos. Cualquier persona que lea lo que escribi no sacaria las conclusiones que usted saca. En ningun momento yo hable mal ni a las “costumbres” ” ni del “modo de vida” ni mucho menos de los Africanos. Todo lo que hable es de la falta de la sanidad que hay en esos paises. Cosa que los mismos Africanos estarian mas que de acuerdo conmigo. Es mas, fueron los mismos Africanos los que me aconsejaban que tuvieran mucho cuidado con lo que comiera y que tomara agua embotellada, porque ellos saben que no estamos acostumbrados a las bacterias en Africa. A lo mejor usted en su ignorancia tambien los consideraria “snob” o gente “fina”. En este blog cuando se ha mencionado que alguien vaya a Africa, he sido yo quien les a estimulado la idea. Pero siempre les he recordado que tuvieran cuidado con la comida y el agua.

    La imagen Africana de la carne con mosca y la basura en la calle no es ninguna “costumbre” ni modo de vida, es pobreza, y ningun africano la desea. Ni se siente mal por que alguien se la señale. Solamente usted es esa hiper sensibilidad barata y rebuscada saca esa conclusion tergiversando mis palabras con el proposito gratuito de ofenderme como persona.

    En una ocasion dijo que no hablaba ni discutia no se con quien porque era un anexionista. Tomo su posicion, NO me interesa ni discutir ni hablar contigo.Si tu no hablas con anexionista, yo no hablo con ACOMPLEJADOS. Tampoco soy tan fino como tu crees. Asi que, ¡ARRANCA, ARRANCA POR AHI!!!!!

  • el 29 octubre, 2014 a las 4:54 pm
    Permalink

    Luis, me referia a los guantes y bolsas de plasticos que hay en los supermercados para escoger, tocar las frutas, guardarlas y que despues de hacer eso, tu los tiras en la basura. Esas son gratis. No vivo en Madrid y no tengo perros. Mira, desconocia ese dato.

  • el 29 octubre, 2014 a las 3:25 pm
    Permalink

    ….no hay nada mas ridiculo que ir a un pais o a cualquier otro lugar y hacerle el feo a las costumbres,comidas o modos de vida de sus habitantes…no hay nada mas ridiculo,irrespetuoso y snob que viajar al africa para hacerse pasar por fino….a que fuiste al africa….a cazar elefantes como el rey???

  • el 29 octubre, 2014 a las 2:36 pm
    Permalink

    Oye Tony, ¿que parte de España vives? Aqui en Madrid la bolsa (de un color verde y pequeña) para recoger la m.i.e.r.d.a de perro la cojes gratis en un compartimiento que tienen las papeleras para eso, te lo da medio ambiente de la comunidad de madrid gratis, pero por ejemplo, sino recojes la c.a.c.a del perro, depende del lugar la multa va de 50-300 Euros hasta los 1500 Euros en Mostoles. Lo Idea es mantener limpia la ciudad.

  • el 29 octubre, 2014 a las 1:30 pm
    Permalink

    Mira quien habla. Por lo menos tuve el interes en conocer, fui y estuve 4 meses. Tu, no durarias ni una semana por esos lares. ¿Como se toma el te en el “Bayside” ?

  • el 29 octubre, 2014 a las 11:12 am
    Permalink

    ….tipico del presumido que se cree superior….me imagino su dedito estirado cuando toma te…el cafe no da categoria…viajar por africa con la nariz y el orificio apretados debe haber sido una tortura….

  • el 29 octubre, 2014 a las 8:48 am
    Permalink

    Aclaracion; Estos guantes de plasticos, no son gruesos, son muy muy finitos y transparente. No valen ni una fraccion de centavo.
    Aqui en España los rollos de estos guantes se ponen en todos los supermercados en la parte de frutas y verduras. No se puede tocar las frutas con las manos. Los compradores se los ponen antes de tocar las frutas para ver si estan maduras y cosas asi. Se ve muy mal no hacerlo.

    Vivir en un pais donde hay suciedad y poca higiene es de madre. Ventas de carne sin refrigeracion, moscas por todas partes , las calles llenas de basura, etc. Y no es que uno sea mas pulcro que nadie.
    Hace dos años cuando estuve viajando por Africa, en cuatro meses adelgace 12 libras.
    Vivia practicamente a base de pizzas y cuando comia algo de carne, me la comia casi carbonizada. Constantemente me estaba lavando las manos. Si me coje una de esas bacterias raras africanas, todavia estaria por Marrueco o por Mauritania. Bajo tierra.

  • el 29 octubre, 2014 a las 6:01 am
    Permalink

    Si Veronica no puede ni siquiera conseguir un bolsa plastica o un periodico pues tiene dos opciones: o que no saque el perro a lugares publicos o que no lo tenga pero no se puede pretender es que otros sean los que resuelvan los problemas que uno mismo es incapaz de resolver

  • el 29 octubre, 2014 a las 3:16 am
    Permalink

    Si en Cuba se roban los tanques de la basura para hacer palitos de tender ropa, se utilizan los periódicos (que cada uno cuesta 1.00 peso) para otros menesteres ajenos a la lectura (higiene personal), no hay guantes desechables a veces ni en los hospitales, las jabitas escasean y también se venden a 1.00 peso; Cómo resuelve Verónica el problema de la caca (o vómito) de su mascota? Saludos.

  • el 28 octubre, 2014 a las 8:31 pm
    Permalink

    Mi estimada veronica, definitivamente con todo respeto usted debe acatar la dura desicion de irse, le reitero puede llevar a sus mascotas o ir a un psicologo

  • el 28 octubre, 2014 a las 7:39 pm
    Permalink

    ….muy cierto…el responsable de cacas y vomitos de las mascotas es el dueño y siempre que lo saca a la calle debe ir preparado aunque sea con un periodico o una hoja de un arbol…la limpieza de la ciudad empieza por nosotros mismos….

  • el 28 octubre, 2014 a las 5:50 pm
    Permalink

    Si no fuera así, imagínate, sería lo mismo que estar echando las gallinas prietas con el trapo colorao.

  • el 28 octubre, 2014 a las 5:08 pm
    Permalink

    Si, en Nueva York es ley y te ponen una multa si no lo haces. Todo el mundo que tiene mascotas sale con una palita o con un guante de plastico y un cartucho.
    El centro de Madrid se lava todos los dias. Ya a la una o dos de la mañana tu ves a los que limpian las calles conectando las mangueras en todas partes. Para las 4 y media, ya la ciudad esta limpia para el dia siguiente.

    Tambien me he fijado por fotos y videos que los pueblos del interior de Cuba estan mucho mas limpios que La Capital.

  • el 28 octubre, 2014 a las 4:11 pm
    Permalink

    Si que estaba asqueroso el post como bien alerto Verónica. Yo camine muchas veces por esos portales y la verdad que le meten miedo al susto. En Internet se pueden ver fotos de esos mismos lugares antes de la barbarie y es verdad lo que dice mi vieja, que la gente disfrutaban de solo pasearse mirando las vidrieras por lo limpio y bonito que estaba todo.

  • el 28 octubre, 2014 a las 12:15 pm
    Permalink

    El que saca a pasear a su mascota debe llevar un cartucho para recoger sus residuos. El periodico sigue siendo buena opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *