Un bien que se convierte en mal

Verónica Fernandez

foto: Caridad

A comienzos de este año, se decidió por fin, dar respuesta a otro de los agravantes problemas que afronta la capital cubana, el abasto de agua.  Durante los 3 primeros meses del año en curso, estuvo trabajando la Empresa de Aguas de la Habana en la localidad de Cojimar, mi pueblo, ubicado al este de la ciudad.

Todos estábamos muy contentos porque se le iba a dar solución a una gran necesidad de la población, pues eran privilegiados los pocos que no tenian problemas con el agua.  Comenzaron a trabajar durante largas jornadas, calle por calle, con excelentes equipos adquiridos recientemente, lo que agilizaba y hacia menos engorroso el trabajo.

Abrían zanjas en las calles para poner nuevas tuberías y eliminar las ya existentes, viejas y obsoletas que desde hacia mucho tiempo no estaba cumpliendo ninguna función. Después de realizadas las tan esperadas conexiones por los pobladores de Cojimar, habían que probarlas.

Por supuesto, la gente estaba a la expectativa y con inmensos deseos de resolver esta situación.

Durante el proceso de prueba, se dieron cuenta que habían conexiones nuevas que estaba mal hechas y que muchas, presentaban grandes salideros.  Esto, produjo descontento y abundantes comentarios acerca del mal trabajo e irresponsabilidad de los especialistas que acometieron la labor.  De nuevo, hubo que volver a abrir huecos en estas calles para subsanar la situación.

Pero, esta constituyo la primera etapa del trabajo de esta empresa de Aguas de la Habana en este reparto.

La segunda etapa que se suponía que iba a resolverse con más prontitud, aun hoy, no se ha resuelto.  En esta segunda etapa, correspondía el cerrar los huecos de las calles.  El 50 por ciento de los huecos fueron cerrados con una milimétrica capita de asfalto que en cuanto paso el primer vehículo, ocasiono que el hueco se volviera a abrir y el otro 50 por ciento, aun no se han tapado y en esta fase es en la que se encuentra la calle que pasa frente a mi casa.

¿Que ha originado esta situación?  Estos huecos, muy mal tapados los que están y los que no están, han provocado que en cuanto comienza a llover, se acumulen cantidades de agua que generan la proliferación del mosquito Aedes Aegypty en estas zonas; mosquito tan peligroso para la salud humana por ser el causante del dengue.

Con esto, digo una vez mas, que Cuba año tras año, gasta innumerables recursos y esfuerzos en las grandes campañas de lucha contra este vector; hay programas permanentes por la televisión cubana dirigidos a como combatir este agente trasmisor de enfermedades que nos pueden provocar hasta la muerte.

Yo me pregunto: ¿es justo que esto suceda? Mientras unos se esfuerzan por erradicar al mosquito, otros, por el mal desempeño de sus funciones y la no exigencia de su trabajo, hace que todo el trabajo que se esta realizando en esta esfera, se eche todo a perder y en unos pocos minutos de lluvia, todo lo que se adelanta de un lado, se atrasa del otro.

Retomo el concepto de Revolución dado por Fidel: ………es luchar con audacia, inteligencia y realismo……”. Aquí se lucho para resolver la situación del agua y se ha luchado y se lucha para combatir el mosquito, pero de nada vale esta lucha si en ella, no halamos todos con la misma cuerda, si en ella no hay unión y por lo tanto, no puede haber fuerza.

Lo que solucionamos, muchas veces, lo llegamos a convertir en problema. ¿Hasta cuando habrá que esperar?  ¿Es que no nos damos cuenta que nosotros mismos somos capaces de bloquearnos?

Veronica Fernadez

Veronica Fernandez: Naci en el pueblo de Regla, al otro lado de la bahia de la Habana. Muchos reglanos, huyendo de la contaminación de la refinería de petróleo, tradicionalmente han ido a vivir en Cojimar. Asi hizo mi familia cuando apenas cumplí cuatro años. Desde niña he sentido atracción por las artes y las letras. La poesía y el ensayo son mis predilectos. Tuve la dicha de estudiar Filología en la Universidad de la Habana con profesores de tallo mayor. Como Capricornio, me encanta la organización, la madurez de las personas, lo romántico de la vida y el desinterés, medula espinal de estos tiempos. Disfruto la comida criollo (arroz blanco, frijoles negros, pork y yuca con mojo) y la italiana, el chocolate y tomar un mojito en el casco histórico de mi ciudad.

Veronica Fernadez has 44 posts and counting. See all posts by Veronica Fernadez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *