Receso para unos, Dificultad para otros

Verónica Fernandez

Parada de buses en La Habana. Foto: Caridad

El lunes 12 de abril, cuando salí a la calle, sentí a mí alrededor un proceso de transformación en la sociedad cubana y me pregunte: ¿que pudiera estar pasando?

En camino hacia la parada del ómnibus me tropezaba con más y más personas de todas las edades. Después de mas de 2 horas de espera, llego la ruta 58 que hace la travesía desde el este de la capital hasta el centro de la Ciudad de la Habana, donde por suerte del destino pude montar, tras una carrera de velocidad, junto a otras personas que hicieron lo mismo y después de parar 2 cuadras antes de la parada.

Al llegar esta ruta a su parada final, ubicada en el municipio cabecera de la capital que es Plaza de la Revolución, volví a percatarme del tumulto de personas que habían en la calle y pensaba: no puede ser solo la semana de receso escolar de las escuelas primarias lo que ha hecho que se abarroten tanto las calles, los ómnibus y cuantos lugares existen, pues nada escapaba de los miles de personas que encontraba a mi paso.

Al fin, al llegar a mi trabajo, pude entender el hecho en cuestión. Lo que sucedía era que esa famosa semana que desde hace algunos años se les viene dando de receso escolar a los estudiantes de la primaria, ahora es para todos los niveles educacionales, es decir, se le suma la enseñanza Secundaria, PRE-Universitaria y Universitaria. Se que no estoy al mas alto nivel para poner en tela de juicio esta decisión, pero si puedo decir que deja mucho que desear.

Pensé por un momento que toda esa gente que estaba en las calles no tenía un lugar donde refugiarse, que no tenían casas. En fin, pensé muchas cosas……La decisión puede ser maravillosa para contribuir con el ahorro de la economía del país, pero puede ser catastrófica si tenemos en cuenta que todos esos estudiantes son jóvenes y niños que se desprenden con sus padres, abuelos, hermanos y amigos hacia cualquier lugar, pues ya el calor en Cuba esta azotando y recurren en su mayoría hacia las playas y como Cuba esta rodeada de mar, pues van en todas direcciones.

Este mecanismo es excelente, pues hay que brindar en esta etapa de la vida distracción, salud y bienestar a nuestras futuras generaciones, pero lo que no es nada excelente es el empeoramiento del transporte para los que tenemos que continuar trabajando para el desarrollo de la sociedad.

Resultan insoportables los meses de intenso calor de julio y agosto, donde tradicionalmente recesan todos los centros educacionales del país y donde el resto de las personas que tenemos que mantenernos en cumplimiento de nuestra jornada laboral, debemos dotarnos de una fuerza de voluntad extraordinaria para seguir adelante.

No obstante, ¿ahora también debemos incorporar estos periodos de receso? ¿Quién piensa en otros sectores de la población que contribuyen al desarrollo de la economía, el deporte, la ciencia y la cultura del país?.¿quien piensa en la mayoría de los trabajadores que no tenemos transporte para ir a trabajar?

Pensemos en medidas para el mejoramiento colectivo de la sociedad, nunca para beneficiar a unos y empeorar a otros. A veces pensamos que ahorramos con ciertas y determinadas medidas y por otro lado, despilfarramos recursos y que distan mucho de recuperarse.

Frases como estas: -Hay que tener el valor de montarse en un ómnibus durante esas jornadas de receso escolar- y otras tantas, que dejan mucho que desear.

Pienso que hay medidas y medidas a adoptar y tener en cuenta y que cuando se tome una decisión al más alto nivel, siempre se debe pensar en que beneficie a la mayoría y no a sectores determinados de la población. A veces nos equivocamos y nos cuesta trabajo reconocerlo, pensamos que estamos haciendo lo mejor y lo aplaudimos, pero ¿Hasta cuando van a continuar sucediendo estas cosas? Debemos continuar desarrollándonos, evolucionar y recordando como me enseñaron de los clásicos marxistas, que en la unión, esta la fuerza.

Veronica Fernadez

Veronica Fernandez: Naci en el pueblo de Regla, al otro lado de la bahia de la Habana. Muchos reglanos, huyendo de la contaminación de la refinería de petróleo, tradicionalmente han ido a vivir en Cojimar. Asi hizo mi familia cuando apenas cumplí cuatro años. Desde niña he sentido atracción por las artes y las letras. La poesía y el ensayo son mis predilectos. Tuve la dicha de estudiar Filología en la Universidad de la Habana con profesores de tallo mayor. Como Capricornio, me encanta la organización, la madurez de las personas, lo romántico de la vida y el desinterés, medula espinal de estos tiempos. Disfruto la comida criollo (arroz blanco, frijoles negros, pork y yuca con mojo) y la italiana, el chocolate y tomar un mojito en el casco histórico de mi ciudad.

Veronica Fernadez has 44 posts and counting. See all posts by Veronica Fernadez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *