Apariencia de carnaval

Veronica Fernandez

Carnival en la Havana 2010. Foto: Irina Echarry

Tuve la oportunidad en estos días de julio de visitar a mi amiga Margarita, visita que le debía desde hace meses, pero tenía que aprovechar la ocasión de estar un poco desocupada de trabajo.

Margarita es una amiga de años, trabajamos juntas al inicio de mi vida laboral, en la década de los 80, en la antigua Dirección de Aficionados y Casas de Cultura del Ministerio del ramo, devenida hoy, Consejo Nacional de Casas de Cultura.

Mi amiga Margarita es una excelente especialista en Danza que ha transitado desde la base hasta la nación por los meritos alcanzados en su esfera. No es de las personas que prospera por amiguismo, por caer bien o por ofrecer dinero, es de las pocas personas que ha avanzado gracias a su desempeño profesional.

Es por esta razón que confío en determinadas cuestiones que ella me argumenta con un excelente sentido de conocimiento y experiencia en la labor que ha realizado en sus treinta años de vida laboral.

Al llegar a casa de Margarita aquella mañana, me sorprendí por encontrarla tan molesta, pues ella es de las personas que siempre están dispuestas, optimistas, alegres y de las que afronta la vida con el refrán “a mal tiempo buena cara.”

No tuve que preguntarle acerca de la situación por la que estaba tan abatida, inmediatamente me hizo sentar en una butaca de la sala de su casa para relatarme la historia.

Me comenta que había escuchado por la televisión que se iban a realizar carnavales este verano en la Habana; noticia que la abatió enormemente por todo lo que ello implicaba.

Quien se encuentre un poco distante de este contexto artístico-cultural, quizás no pueda darse cuenta o palpar la realidad de los hechos, pero para Margarita esta información era algo insólito.

Me comenta mi amiga que los eventos no se pueden hacer con el único objetivo de cumplir un plan, que esta actividad nunca se dio a conocer entre las propuestas del plan verano, que las comparsas y carrozas no han ensayado ni una vez, que no existe la gastronomía necesaria para cubrir la demanda de esos días, que es indispensable el aseguramiento de equipos de audio, tarimas, luces, policías, transporte, etc., etc.

Pero además, le preocupa la agresividad de nuestro clima durante el mes de agosto dado por las altas temperaturas que pueden ocasionar graves daños a nuestra salud. Después de enumerar todos estos inconvenientes, me percate’, una vez mas’, que a mi amiga había que darle la razón. Estos motivos son suficientes para que una persona responsable como ella se pueda sentir disgustada.

Margarita y yo, coincidimos plenamente después de analizar cada uno de estos aspectos. En verdad lo que se va a realizar es una apariencia de carnaval y para hacer esto, es mejor no hacerlo.

Lo que se hace debe tener calidad, jamás he visto algo semejante que nos desacredite tanto en el ámbito cultural de nuestro país, me comentaba.

Es verdad que muchas personas se encuentran de vacaciones en esta época del año y sobre todo, los estudiantes que recesan su actividad docente, pero ello no implica hacer un desprestigio del carnaval de la Habana, matarlo totalmente.

Soy de la opinión que las cosas se hacen bien o no se hacen, ese siempre ha sido mi lema. Pienso al igual que Margarita que hay una distancia abismal entre el carnaval de la Habana que se realizaba hace tres décadas al que se lleva a cabo hoy día.

Razones hay muchas que inciden en ello por la falta de recursos fundamentalmente, pero también por la falta de visión e identidad nacional de nuestras fiestas populares tradicionales que han derivado en borracheras, malos hábitos de conducta donde prolifera la delincuencia y donde la música que golpea nuestros oídos esta muy por debajo del sentido de cubania que debe caracterizar estos festejos.

Por otra parte, durante unos años se había decidido por las autoridades competentes realizar los carnavales en febrero, por ser un mes ausente de ese calor agobiante que nos propicia la fatiga y hasta el desmayo.

¿Por que no continuar con esa variante y organizar aunque sea cada cinco años un carnaval que se respete y que al menos se parezca al verdadero carnaval de la Habana que muchos conocimos y que estaba entre los mejores de América y del mundo? ¿Es que acaso no queremos conservar este valioso sello patrimonial?

Precisamente, ya es hora de retomar y preservar nuestras tradiciones. Este es unos de los lineamientos que aparecen reflejados en el VI Congreso del Partido, pero si no somos capaces de tomar en cuenta esta aspecto tan importante del ámbito cultural de una nación, ¿que podemos esperar para lo demás?

Veronica Fernadez

Veronica Fernandez: Naci en el pueblo de Regla, al otro lado de la bahia de la Habana. Muchos reglanos, huyendo de la contaminación de la refinería de petróleo, tradicionalmente han ido a vivir en Cojimar. Asi hizo mi familia cuando apenas cumplí cuatro años. Desde niña he sentido atracción por las artes y las letras. La poesía y el ensayo son mis predilectos. Tuve la dicha de estudiar Filología en la Universidad de la Habana con profesores de tallo mayor. Como Capricornio, me encanta la organización, la madurez de las personas, lo romántico de la vida y el desinterés, medula espinal de estos tiempos. Disfruto la comida criollo (arroz blanco, frijoles negros, pork y yuca con mojo) y la italiana, el chocolate y tomar un mojito en el casco histórico de mi ciudad.


One thought on “Apariencia de carnaval

  • el 9 agosto, 2011 a las 8:15 am
    Permalink

    Los carnavales de Ciudad Habana siempre han sido los mas malos de Cuba. He asistido a Carnavales en Santiago , excepcionales… en cuanto a todo oferta, carrozas, lugares de recreacion, calidad de las ofertas, he asistido a los de Guantanamo… lo unico que le faltan a esos son la calidad de las carrozas… todo lo demas es bueno.. los de Bayamo son igual de buenos… pero los carnavales a mi opinion que desde que tengo uso de razon no son para nada buenos son los de la capital, lo comico es que una gran parte de las personas siquiera saben que estan en carnaval… en las demas provincias no hace falta que lo pongan en television para que la gente se entere, ademas las ofertas de los carnavales habaneros son las mismas de siempre lo que aveces con menos calidad…….. Estoy de acuerdo con que hagan algo que sirva…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *